English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

jueves, 4 de febrero de 2016

LOS GIGANTES DEL CIELO-Capítulo 3º Comienzo de la Obra.


Correo Electrónico: orvalen@libero.it



CAPÍTULO 3

COMIENZO DE LA OBRA – PRIMERAS AMONESTACIONES

Los Extraterrestres no tiene dificultad para manifestar con cualquier medio sus invitaciones para sensibilizar a la humanidad. Recordemos el hecho eclatante que sucedió el 20 de Julio de 1952, cuando 7 gigantescos discos volantes sobrevolaron Washington, mientras se proponía Eisenhower para la Presidencia, y mientras estaba en preparación la bomba H.
En abril de 1954, durante la Crisis Indonesia, Americano y Rusos amenazaban con represalias atómicas, pero un nuevo hecho extraordinario era propuesto por las Inteligencias Extraterrestres: Un encuentro personal ya sea con Eisenhower o con Kruschev.
Así, como la “Búsqueda Mundial sobre los OVNI”, también la “Bronderland Sciences Research Association” poseen un dossier referido a la visita del Ex-Presidente Eisenhower el cual fue informado de la existencia de los discos volantes por el General McArtur.
Un OVNI aterrizó en 1954 cerca de la base “Edward Air Force” y los ocupantes quisieron de la forma más completa contactar con el Presidente, el cual aceptó la invitación.

Encontró el disco aterrizado al fondo de la pista del desierto californiano y quedó fascinado por la idea de poderlo visitar. En el transcurso de 24 horas el disco permaneció aterrizado, Eisenhower reunió a los científicos de todas partes del País, para enseñárselo también a ellos.
Ya que la visita de Eisenhower debía quedar completamente secreta, y ya que los periodistas que lo perseguían querían saber donde estaba y ya murmuraban que había sido asesinado, la Oficina de Prensa de Eisenhower anunció que había debido de ir urgentemente al dentista para un arreglo de los dientes...
La cortina del silencio de la época era tal densa que fue solo por una indiscreción de un periodista si el evento se conociera. No solo un periódico hablo de ello.
Desgraciadamente no se ha conocido nada sobre el contenido de la conversación que Eisenhower mantuvo con los ocupantes de los OVNI. Según un reportaje confidencial de uno de los oficiales presentes Hablaban un perfecto inglés  y declaraban de venir de la estrella fija BETELGEUSE. Su modo de vivir escaparía a la comprensión de los hombres de la Tierra”. (Del Periódico “Sas Neue Zeitalter” n.40-78’).
Antes de tener el encuentro personal con los Extraterrestres, Eisenhower estaba ya carteándose con Eugenio Siragusa y lo había invitado a los Estados Unidos, pero este deseo no estaba en la Voluntad del Cielo, porque otros asuntos esperaban a Siragusa, mientras que las enormes responsabilidades que esperaban al futuro Presidente, habrían estado planteadas por las intervenciones  directas de los Extraterrestres.

Eisenhower luchaba por la paz en el mundo, preocupándose del futuro de los niños que hoy en día son los jóvenes, y que crecerían en un planeta árido en valores espirituales en una naturaleza coercida y destruida sin esperanza. ¿Cómo había cambiado entonces la Conciencia del futuro Presidente Eisenhower? Él era consciente de tal realidad incluso antes desde su candidatura a la presidencia; de hecho él se interesaba por los comunicados que regularmente recibía de Eugenio Siragusa. ¿Había sido quizá ya sensibilizado durante su vida?

Así el escribió:

Querido Señor Siragusa:
Su reciente carta dirigida a la Señora Eisenhower y a mí, nos ha profundamente llegado y golpeado por los sentimientos por Usted expresados.
Su preocupación sobre el futuro de los niños es muy natural y comprensible.
Es mi esperanza y mi fe pura, que una paz duradera será asegurada por el común esfuerzo de todas las Naciones Occidentales. Mucho debe ser hecho, y cada ciudadano debe ser envuelto en un duro trabajo y en el sacrificio, pero la meta se debe alcanzar, cueste lo que cueste.
Con aprecio y con nuestros mejores deseos para usted y su familia.

Dwight Eisenhower



Los años que van desde el 1952 hasta el 1962, período de preparación interior de Eugenio Siragusa antes de su primer encuentro físico con los Extraterrestres que marcó la Obra del Centros de Estudios Fraternidad Cósmica, son ricos de intervenciones para educar al hombre del planeta Tierra, que frecuentemente se ha preguntado, e incluso hoy se pregunta:
“¿Por qué los Extraterrestres no se muestran a las Personalidades Responsable de la suerte de los Pueblos?
 ¿Por qué no intervienen?”.
En torno a la inequívoca realidad extraterrestre, corroborada por múltiples avistamiento en todas las partes del mundo, y por encuentros cercanos con numerosos terrestres, miles de encuestas y de informes se han hallado ante un muro intraspasable: LA CONJURA DEL SILENCIO.

¿Por qué? ¿Querida por quiénes?
El Pueblo debe quedar ignorante y la escusa es siempre la misma: La psicosis, la exaltación, el peligro de una meditación capaz de despertar las conciencias y de decir “¡Basta!”. Todo entonces podría derrumbarse, también el Poder que decide sobre las vidas de los hombres, que determina las guerras, que instruye la maniobras más oscuras y delictivas. Están los que no deben comprender y están los que no quieren comprender que estos “Señores del Espacio”, que demuestran tanta desenvoltura en hacer cuánto consideran oportuno de hacer para despertar nuestras mentes sobre algo que han descuidado en recordar o que queremos ignorar porque así les resulta cómodo.
En este escándalo están metidos los más grandes Nombres de la Política Mundial, de la Estrategia Bélica y de la Ciencia; innumerables son las destituciones y la desaparición de Generales, Científicos y humildes Investigadores que intentaban de dar a conocer esta Realidad.
El salto que el hombre ha dado para conquistar el conocimiento de la estructura atómica, ha sido el perno sobre el cual gravitan los eventos futuros.




Ettore Majorana y Enrico Fermi supieron interpretar con conciencia despierta la ALARMA ante la cual habían llegado a estar: La conquista de una energía aún por estudiar, positivamente, para salir de La Edad de la Rueda, o, inevitablemente, la Autodestrucción.

Pero los hombres han elegido de nuevo otra vez la vía del mal.
En 1945 Hiroshima y Nagasaki son la prima llaga de esta elección, elección que luego fue realizada en 1946 por Inglaterra y en 1947 Rusia.
La guerra alimentaba sus ambiciones, el odio consumía los corazones ávidos de poseer y de conquistar; ni siquiera los más atroces sufrimientos de la humanidad descompuesta por el dolor les habían acercado a Dios.

Cuenta la historia del 1948 que cuando Rusia ocupó Checoslovaquia y en el mes de junio realizó el bloquea de Berlín, los USA decidieron realizar una acción preventiva, preparando las cargas atómicas.
Pero algún día después, EXTRAÑOS GLOBOS VERDES surcaron los cielos por encima de los arsenales atómicos americanos y soviéticos, y la explicación es inequívoca, categórica: LOS METALES FISIONABLES DE LAS BOMBAS FUERON ALTERADOS EN SU ESTRUCTURA Y VUELTOS MATERIA INERTE.

PODÍA, y DEBÍA haber bastado aquella advertencia.
Pero la Paciencia Extraterrestre –en el curso de los años- y el Amor por la exaltación de la Vida y no de la muerte, debieron intervenir para AMONESTAR a esta testaruda humanidad.
Éstos, e innumerables episodios de origen casi diario, son archivados en las “cámaras especiales” de los Servicios Secretos de todo Estado, argumentos profundamente tratados y ampliamente ilustrados por el Cónsul Alberto Perego y por el periodista Bruno Ghidaudi en los años 60’, o sea, antes incluso que una nueva Conjura del Silencio lanzara en el caos las informaciones de la VERDADERA HISTORIA DE LA HUMANIDAD.
El famoso contactista Georges Adamski escribía al Cónsul Italiano Alberto Perego, ferviente partidario de esta realidad:

Querido Sr. Perego:

Lo siento por haber tardado en responder a Sus agradables cartas de septiembre y de noviembre corrientes, pero me fue humanamente imposible poder atender mi correspondencia como quisiera. He estado ausente de casa por un largo período desde que recibí Sus cartas; y por otra parte tengo que ocuparme de otros asuntos además de la correspondencia.
Debo decirle que su relación de avistamientos ha sido de enorme importancia para mi; lo considero el mejor que haya recibido hasta hoy.
Antes de continuar deseo no obstante rectificar una impresión que pudiera tener. Y esta es: Yo no he pasado 200 horas “seguidas” con los habitantes de otros planetas. Se trata del período que corresponde al tiempo acumulado en el curso de doce diferentes contactos, o sea de una cifra total. Éstos contactos han continuado y la última visita a los Amigos de los otros Planetas tuvo lugar hace menos de un mes (marzo 1956).
Está completamente en lo cierto considerando que los discos volantes están propulsados por energía electromagnética. Si un Estado sobre la Tierra dominase esta energía, este podría efectivamente dominar el mundo a través del dominio del aire. Yo puedo asegurarle positivamente sin embargo que estos aparatos no son de naturaleza terrestre.
No dudo que haya Países en los que se esté realizando experimentos para intentar de construir aparatos similares. Es más, mi consta que diferentes Grupos Industriales están intentando descubrir los medios para dominar esta energía. Algunos incluso pueden estar muy cerca de la meta. Pero, por lo que a mi me consta, ninguno ha llegado aún al descubrimiento completo.
Esta Energía está en el origen del movimiento de todos los cuerpos en el espacio. Tome como ejemplo nuestro Planeta. Como usted sabrá, se calcula que este se mueva a 162 millas por segundo, en su órbita, cumpliendo alrededor de 600 millones de millas alrededor del Sol en 365 días. El mismo tiempo rota sobre sí mismo alrededor de 18 millas y media al segundo, durante las 24 horas. Nuestro planeta tiene por lo tanto un doble movimiento; desde que comencé a través de mis contactos personales con los habitantes de otros planetas, éstos han descubierto cómo dominar esta Energía Motriz.
Ellos han construido aparatos accionados por esta Energía, exactamente como son accionados los Planetas. Con una excepción: Mientras que un Planeta se mueve en una órbita que es siempre la misma, estos aparatos pueden ser maniobrados a través del espacio, a libre voluntad.
Estos aparatos producen automáticamente una gravedad propia, así como sucede en los diversos planetas y en el nuestro.
Por lo tanto aquellos que viajan sobre los discos no perciben el movimiento; exactamente como nosotros no lo percibimos sobre la Tierra aunque se mueve a lo largo del espacio.
La razón de los numerosos reconocimientos sobre Roma, como en aquel en el cual ustedes han sido testigos el 6 de noviembre de 1954, se debe atribuir a la intención de impresionar las poblaciones, dado que Roma es la sede de la Religión Cristiana.
Estas impresiones sobre la masa se repercutirán sobre la Santa Sede que acabará por proclamar la existencia de esta aviación. Esto conducirá al mundo para aceptar una postura amistosa hacia estos Visitantes Interplanetarios. Y no considerarlos ya más como hostiles o con miedo, como han sido generalmente presentados.
Las apariciones de los aparatos en determinados aniversarios de períodos revolucionarios o políticos suceden por los mismos motivos. O sea para hacer reflexionar a los Gobernantes al unísono (en vez de separadamente) sobre el interés general.
Una guerra podría explotar fácilmente por acuerdos separatistas entre los diferentes Estados y sería una guerra atómica. Como todos saben, esto sería como decir el final de nuestra civilización. No sería así si se llegara a un Acuerdo Único entre todos los Estados. ¡Pero parece demasiado tarde! Ya que los continuos experimentos de estas bombas aumentan el veneno que se acumula en nuestra atmósfera; y esto producirá únicamente daño a los hombres.
Si la verdad fuera conocida, se podría afirmar que estos Visitantes del Espacio han tenido ya una función en el cambio de las ideas de aquellos que conducían la guerra en Corea. Así en la situación explosiva en la Indochina Francesa que podía desencadenar de un momento a otro una guerra. Igualmente en la Crisis de Formosa.
Nosotros tenemos hacia Ellos, sean los que sean, una deuda de reconocimiento, por haber prolongado la vida humana sobre la Tierra.
Usted me pregunta sobre la razón de las explosiones.
Es conocido en los círculos científicos que en el estrato sutil de nuestra atmósfera, permanecen aquí y allá, los residuos de  energía atómica después de los experimentos y después de los experimentos de las bombas termonucleares. De tanto en tanto estas concentraciones pesadas de energía explotan por sí solas. Cuando los Habitantes de otros Planetas atraviesan con sus aparatos estas concentraciones, todavía no explotadas por el natural fenómeno, Ellos lanzan contra éstas un rayo para provocar la explosión y anular de tal modo el peligro.
En otras palabras, nuestros Amigos Interplanetarios, cada vez alcanzan estas concentraciones, busca de prevenir que los efectos venenosos caigan sobre la tierra. Lo cual conduciría a la destrucción de la humanidad.

Dado que la Cruz es el Símbolo de la Religión Cristiana, la razón de la formación “en forma de Cruz” sobre Roma, demuestra que estos Visitantes son como lo que nosotros llamaremos “los Cristianos”.
Ellos reconocen el Espíritu de Cristo que es Universal y desean que los habitantes de la Tierra comprendan que Ellos se comportan según su mandamiento: SER HERMANOS.
Ellos intentan por lo tanto protegernos en un período muy peligroso como el actual, en el cual nuestra civilización puede ser destruida.
El hecho de la formación vista por ustedes (el 6 noviembre 1954) fuera una CRUZ GRIEGA”, que no es aceptada sobre la Tierra como un símbolo Cristiano, quiere significar sustancialmente el mismo concepto. ¡Estos Viajantes no vienen entre nosotros para salvar solamente a un “grupo” de pueblos y dejar el otro grupo! Ellos tienen un comportamiento “igual” respecto a todos los pueblos del mundo. Así pueden hacer ver cualquier símbolo capaz de ser entendido por las mases, en las diferentes partes del mundo donde se presentan.

No, por todo lo que yo sé, puedo jurar ante Dios que estos pueblos no son hostiles. Ellos tienen interés en el bienestar del ser humano y se esfuerzan para que la Fuerzas Agresivas que se desarrollan a través de la misma humanidad, no logren destruir al hombre.
Debo decir de nuevo otra vez que yo puedo hablar así solo por aquellos pueblos que he encontrado y no por todos los pueblos del entero Universo. Aquellos que han aparecido en estos últimos años, por lo que yo sé, pertenecen a nuestro Sistema Solar. Podría haber otros de otros Sistemas Solares hostiles para nosotros o a nuestro Sistema Solar. Pero, hasta hoy, no me consta que hayan aparecido.
Refiriéndome a la fecha de Vuestros avistamientos yo pienso que puede haber alguna conexión con la visita tenida por el Papa. De hecho han llegado comentarios aquí a los Estados Unidos que precisamente en aquel período dos aterrizajes tuvieron lugar en el territorio de la Santa Sede.
Hemos tenido también noticia que, cada vez que ha ocurrido una Conferencia Internacional entre las Grandes Potencia, al menos uno o dos discos volantes han sido vistos en el cielo sobre los edificios donde la Conferencia se desarrollaba.
Así ha sucedido en la Conferencia de las Bermudas hace algún año. He confirmado incluso que el Presidente Eisenhower recibiría el discurso ya preparado que luego pronunció antes las Naciones Unidas. Este fue la primera llamada hecha al mundo para abolir o controlar las bombas A y H.
Estoy convencido que alguna solución pacífica podrá ser alcanzada a través de las Organizaciones Militares. Esto podría realizarse más fácilmente a través de las organizaciones militares. Y podría suceder más fácilmente a través de la acción del Pontífice y de algún otro Jefe Espiritual. He aquí el porqué Roma ha sido visitada por los discos volantes más frecuentemente de otra localidad.
Prescindiendo de cualquier fe religiosa, es un hecho reconocido que casi todos honran y respetan al Pontífice.
No deberían existir dificultades por parte de otros Jefes Espirituales en reconocer lo que podría ser denominado como El cumplimiento de la Profecías. La Biblia está muy bien documentada sobre estos Visitantes; naturalmente usando nombres diferentes de los que nosotros les damos a Ellos hoy; Elías, Enoch, Ezequiel, etc. Si estos acontecimientos tuvieron lugar entonces, ¿por qué no podrían repetirse hoy? Por lo tanto no hay nada contra la Religión: al contrario, estos visitantes apoyan la Religión.
¡Si se trata de salvar el alma de los hombres, este es el momento de salvar el alma del mundo! ¡Y esta es la labor de los Jefes Religiosos; ya que ciertamente no lo hacen los Jefes Militares!
Espero de haberle dado con esta carta una clara visión de cuánto yo pienso.
Sinceramente Suyo,

George Adamski
Palomar Terraces - Star Route Valley Center
California - 20-4-‘56


(Del libro del Cónsul Perego “La Aviación de otros Planetas opera entre nosotros”).

EL 16 ENERO 1957 el Almirante S. Fahrney, Jefe Adjunto de los Misiles de la Marina Americana ha declarado:
“Según informaciones digna de fe, a nuestra atmósfera se mueven objetos a altísima velocidad. Ningún medio, ni de los Estados Unidos, ni de la Unión Soviética está actualmente en grado de alcanzar las velocidades atribuidas a estos objetos por los radares y por los observadores.
Estos objetos parecen ser dirigidos por una Inteligencia dado el modo en el cual vuelan. Según informes de científicos y técnicos, estos objetos vuelan in formación y realizan maniobras que parecen indicar que estos no fueran totalmente dirigidos por un equipo automático. Estos objetos son incontestablemente el resultado de largas investigaciones y de un conjunto de conocimientos tecnológicos excepcionales”.

(Del libro del Cónsul Perego)

Sondeo P.E.S. Solex
Catania, 25-10-62’

Los Experimentos Nucleares han puesto en alarma los Habitantes de otros Planetas.

Esta es la principal causa que los ha empujado, como anteriormente lo han hecho en tiempo remoto, a visitar, con grande y particular actividad de observación, la Tierra.
Esta vez, para Ellos, la misión es especialmente grave pero, no por esto imposible de ser lograda plenamente.
Ellos conocen muy bien la particular situación de nuestro planeta y saben incluso que, durante su juventud, las dolencias periódicas han sido extremadamente violentas y, en numerosas veces, muy preocupantes en relación a su continuidad de su existencia y del equilibrio entero del Sistema Solar.
Las sacudidas apocalípticas que en determinados períodos se han verificado, han dejado grabado en el rostro del mundo profundas cicatrices que, aún hoy, nos dicen la gravedad de las convulsiones sufridas, y esto hasta hace poco tiempo, si no medimos con el tiempo de nuestra vida los 12.000 años transcurridos. Conocer el mundo en el que se vive no es tarea fácil para una generación, pero para nuestros Antepasados tal cómputo no fue difícil, porque vivieron y transmitieron a los descendientes toda su existencia conflictiva entre los miembros retorcidos de una Tierra a veces sana y otras veces destrozada, unas veces libre de las aguas y otras veces sumergida.
Los Aztecas, conocedores de lo que habían vivido los Padres, prefirieron construir sus casas en las cimas de las más altas montañas (3.000-4.000 metros de altura)  por el temor de quedar prisioneros de un mar que fue capaz, muchas veces, de elevarse de su lecho y de avanzar con paso lento pero inexorable para sumergir todo.
En aquellos tiempos ahora tan lejanos de nuestros pensamientos, estuvieron presentes Los Hijos del Espacio, quizá nuestros hermanos, hijos de aquellos que renunciaron a quedarse en este mundo porque eran menos valerosos que aquellos que aceptaron el destino y quedaron para hacer de ello cuna de vida, de esperanza y de paz.
Hoy de nuevo están entre nosotros con sus medios más potentes y científicamente más evolucionados; animados por gran Amor hacia nosotros que somos sus similares, agonizantes en sanguinarias luchas, privados de comprensión, ávidos de poder y de conquista y, lo que es peor, autores de una titánica fuerza de la cual no sabemos, de ningún modo, servirnos para un pacífico y cómodo progreso.
Ellos están aquí con nosotros porque saben mejor que nosotros lo que podría suceder de un momento a otro y, mientras están listos para intervenir con todos los medios que disponen para impedir lo irreparable, vigilan el geoide y en particular modo su eje magnético que, con los experimentos nucleares en cadena efectuados en este tramo de tiempo, lo han golpeado con tal intensidad como para poner en serio peligro su ya precaria situación de inestabilidad.


El jueves santo del abril de 1963, el Papa Juan XXIII promulga la Encíclica “Pacem in Terris” en la cual reaviva los derechos naturales de libertad de la persona humana, en la esperanza de un mundo mejor para el logro del desarme total.
Pero los Extraterrestres intervienen, enseñando que “no puede haber Paz ni Progreso sin Justicia”...


NI PAZ NI PROGRESO SIN JUSTICIA
Vuestra Conciencia no edifica, con Justicia ni con equidad y con Amor al prójimo, las necesarias cosas útiles para la vida.
Los Bienes que el Cielo os concede, son Bienes de Paz y medios de progreso evolutivo físico y espiritual.
Si de tales Bienes no hacéis buen uso, éstos, ciertamente, se vuelven elementos de discordia y medios de retroceso físico y espiritual.
Vosotros terrestres deseáis mucho la Paz, la invocáis diariamente y en toda ocasión, la pedís a Dios y a los Justos, pero al mismo tiempo ponéis vuestro egoísmo ciego y malvado por encima de tal deseo, pisoteando la Justicia, Pilar Indispensable y apoyo seguro de la Paz y del Progreso humano.
Éste, vuestro planeta, os ofrece muchísimo y aún más os concede la Divina Providencia. Pero vosotros de ello hacéis estragos, desgastando en cosas tan inútiles tales ricos Dones, operáis de modos tan adversos para la misma Paz y al Bien Colectivo de los seres.
¡Recordad! ¡Recordad!
¡Ni Paz ni Progreso sin Justicia!
Así, como estáis edificando, nunca, nunca podréis alcanzar tal preciosísimo Bien, es más, el mal echará raíces más profundas y la discordia no se diluirá, sino que, aumentará entre todos los hombres de la Tierra.
Es necesario arrepentirse, ser Justos, Concienzudos si queréis Paz, Armonía, Bienestar y Progreso Físico y Espiritual.
Es necesario que los hombres propuestos para administrar las riquezas Celestiales, estén animados por Conciencia Justa, por Mansedumbre y plenos de Amor hacia las justas necesidades del prójimo.
Es necesario distribuir con equidad y Justicia las cosas de Dios.
Solo haciendo así podrán reinar la Paz y el Bien entre los hombres de la Tierra. De otro modo, ¡no esperéis ni un solo pan ni un solo pez!
Nosotros creemos siempre válido la Divina Enseñanza de Jesús Cristo para realegrar de Paz y de Bien las Almas que tiene cuerpo, y por tanto hambre y sed y deseo de vivir, de agradecer y de amar a Dios.
Nosotros comprendemos y amamos a quienes tienen Sed de Justicia, pero no comprendemos ni amamos a aquellos que, con malvado egoísmo y conciencia adversa, niegan el Bien que Dios concede con Divina Gracia a todos Sus Hijos, sin distinción alguna.
¡Arrepentiros!
¡Arrepentiros, si queréis que la Paz reine sobre la Tierra!
Nosotros, y mucho menos el Divino Padre Creativo, sentimos alegría por lo que hacéis; es más, estamos tristes y nos lamentamos por tanta injusticia.
¡Arrepentiros!
La Justicia es el habitáculo de la Paz.
La Paz fuera de tal habitáculo no existe, ni existirá nunca. ¡Estad seguros de ello!

Del Cielo a la Tierra
Dando fe de ello, E. S. (2-5-’63)


Incluso el Presidente Kennedy gritaba: “¡Paz en todas las fronteras!”.  Y para él las fronteras habían sido superadas, porque en la última conferencia en las Naciones Unidas, el 29-9-1963, exclamó con expresión reveladora: “¡CONCIUDADANOS DE ESTE PLANETA! ¡SALVEMOS AL MUNDO DE LA DESTRUCCIÓN Y DEL HAMBRE!”.
Según Informes Secretos, el Presidente Kennedy y el entonces jefe de Rusia Kruschev, fueron visitados por los Extraterrestres, y por iniciativa de ellos se aplicó “El Pacto Rojo” entre Moscú y Washington para evitar guerras atómicas.
(Periódico “Das Neue Zeitalter).

“El Encuentro de Kennedy es del 24-3-1963, cuando en la Base de Edward en California aterrizó un disco del cual descendieron dos Extraterrestres preguntando por él. Este, fue informado ipso facto, los encontró al día siguiente 25-3-1963, y tuvo con Ellos un extenso coloquio”.
Sobre lo que en el coloquio hablaron, no puede haber dudas, dadas las frases pronunciadas por Kennedy, y de sobra reporteadas.
 ¿Cómo se había vuelto su Conciencia? También él fue asesinado, en la invisible gloria de haber propuesto a la humanidad un Universal “Estandarte de Paz”.
Ni siquiera el Papa Pacelli, Pio XII, quedó insensible a esta Verdad, y él mismo tuvo importantes manifestaciones, vivió significativas experiencias que su familia contó a Eugenio Siragusa, que fue invitado muchas veces a coloquiar después de frecuentes contactos epistolares.
En octubre de 1960, Pio XII, durante un paseo por el jardín del Vaticano, fue testigo de un fenómeno similar al sucedido en Fátima, en el cual vio “el Sol girar en el Cielo”... En otra ocasión vio el lago de Castel Gandolfo teñirse de rojo color sangre, mientras recorría las calles de la localidad absorto en la oración.
Con fecha 3-10-1958, el mismo Papa Pacelli habló de “Ángeles que siempre han protegido la humanidad y que ven el Rostro de Dios desde más cerca...”.

Pero el episodio más desconcertante tuvo lugar en el período de la Guerra de Cuba, en el cual el Papa Roncalli, Juan XXIII, vio en peligro a la humanidad entera, y envió el Tercer Mensaje de Fátima a las más Altas Autoridades de Washington, Moscú y Londres.
Tal mensaje debía de haber sido revelado, dado a conocer, en 1960 por voluntad de la Virgen María, ¿pero quién impidió al Papa, hasta aquel momento, de hacerlo de público conocimiento?
Fue una indiscreción diplomática que lo reveló, “en parte”, sobre el periódico de Stoccarda “News Europa”, del 15-10-1963 bajo el título, “El Porvenir de la Humanidad” bajo la firma de L. Einrich.
El Documento fue considerado por las Autoridades Vaticanas como “indispensable” para la convención que se refería al cese de los experimentos nucleares, y la autenticidad del mismo no ha sido nunca desmentida por el Vaticano.
¿Por qué, entonces, tanto secretismo?
La mejor explicación está en el mismo texto.

El 13 de octubre de 1917, después de una serie de Apariciones, La Virgen Santísima, Apareció por última vez a los niños de Fátima: Lucia, Jacinta y Francisco. Después de haber ocurrido “El Milagro del Sol”, La Señora reveló a Lucía un Mensaje Especial que “entre otras cosas” decía:

Un gran castigo caerá sobre el entero género humano, no hoy, ni mañana, sino en la segunda mitad del Siglo XX. Lo dije revelé ya a los niños Melania y Massimino, en “La Salette”, y hoy te lo repito a ti, porque el género humano ha pecado y pisoteado el Don que hice.
En ninguna parte del mundo hay orden, y satanás reina en los más altos puestos, determinando la marcha de las cosas. Él efectivamente logrará introducirse hasta la cumbre de la Iglesia; él logrará seducir a los espíritus de los grandes científicos que inventan las armas, con las cuales será posible destruir en poco minutos gran parte de la humanidad.
Tendrá en su poder a los poderosos que gobiernan los pueblos, y los levantará para fabricar enormes cantidades de esas armas. Y, si la humanidad no se opusiera, estaré obligada a dejar libre el brazo de Mi Hijo. Entonces veréis que Dios castigará a los hombres con mayor severidad que hizo con el Diluvio.
Llegará el tiempo de los tiempos y el final de todos los finales, si la humanidad no se convertirá; y si todo debiese quedar como ahora, o peor, se debiera mayormente agravarse, los grandes y los potentes perecerán junto a los pequeños y los débiles. También para la Iglesia, llegará el tiempo de Sus más grandes pruebas. Cardenales se opondrán a Cardenales: Obispos a Obispos. Satanás marchará en medio de Sus filas, y en Roma habrá cambios. Lo que está podrido caerá, y lo que caerá, no se le levantará más.
La Iglesia será ofuscada, y el mundo trastornado por el terror.
Llegará el tiempo en el cual ningún Rey, Emperador, Cardenal u Obispo, esperarán a AQUEL que tiene que retornar, pero para castigar según los Designios del Padre Mío.
Una Gran guerra se desencadenaría en la Segunda Mitad del Siglo XX. Fuego y humo caerán del Cielo, las aguas de los océanos se volverán vapores, y la espuma se elevará trastornando y hundiéndolo todo. Millones y Millones de hombres morirán de hora en hora, los que queden en vida, envidiarán a los muertos. Por todas partes donde se dirija la mirada, habrá angustia, miseria, ruinas en todos los países. ¿Ves?
El tiempo se acerca cada vez más, y el abismo aumenta sin esperanza. Los buenos perecerán junto a los negativos, los grandes con los pequeños, los Príncipes de la Iglesia con sus fieles, y los regentes con sus pueblos.
Habrá muerte por todas partes por causa de los errores cometidos por los insensatos y por los partidarios de satanás el cual entonces, y solamente entonces, reinará sobre el mundo; por último, cuando aquellos que sobrevivirán a todo evento, estarán aún con Vida, proclamarán nuevamente a Dios y Su Gloria, y Lo servirán como en un tiempo, cuando el mundo no era tan perverso.
Ve, pequeña mía, y proclámalo.
Yo por tal propósito, estaré siempre a tu lado para ayudarte”.


La desconcertante certeza de estas frases haya perfecto eco en los coloquios que los Extraterrestres tuvieron con personajes de diverso estatus social, avalando así cuanto Eugenio Siragusa reportó de sus propios encuentros con “Los Señores del Espacio”, con “Los Guardianes del Universo”, Los Guías Infatigables que a través de los profetas de todo tiempo como portadores de Cordura, han intentado de ayudar a los habitantes de la Tierra para recorrer los senderos que conducen al Amor Fraterno, para conducirlos por tanto hacia Ellos.
En este tiempo, habían tomado contacto con Eugenio Siragusa que habían seguido y preparado desde su 33º cumpleaños. Este contacto era siempre Consciente, o sea con el Conocimiento de lo que sucedía, a través de quien y para qué fin.
Este es el verdadero Contactismo: El Conocimiento de ser aquel que realmente se es, y no aquello que se quisiera ser, o se cree de ser.
El coloquio con los Extraterrestres es por lo tanto una Sintonía Directa, ya sea en el pensamiento que en los hechos, no puede haber otros caminos: Es el coloquio Directo entre el Ego humano y el Ego Divino.
No es el hombre quien desea y busca el coloquio, sino El Divino que elige el instrumento humano idóneo para el coloquio. De consecuencia, el contacto sucede cuando el hombre acepta volverse instrumento y por tanto mensajero, redimensionándose a sí mismo y volviéndose consciente de ser aquello que la Realidad Divina lo ha llamado para ser, sin que ningún pensamiento o deseo humano egoísta pueda condicionar la Pureza de los Conceptos recibidos, y para transmitir.
Seriedad y responsabilidad son los Pilares que proponen discernimiento sobre la enorme diversidad entre aquellos que creen que la sintonía es un trámite para el poder mediánico inconsciente, y por lo tanto influenciable por interferencias incontrolables, y aquellos que, en plena y despierta Conciencia, reconocen la Luz y la separan de las tinieblas.
En los pasados tiempos, remotos y recientes, esta predisposición fue poseída por otros ilustras operadores, dotados de una voluntad no ciertamente terrenal. Es un Don conferido a quien posee cualidades espirituales idóneas para poderlo practicar, siguiendo escrupulosamente las directivas, que a través suyo, deben ser seguidas.

A tal propósito el escritor Raymond Drake, que hizo un estudio muy profundo sobre los contactos entre los extraterrestres y los hombres de la Tierra, desde los tiempos bíblicos, en su libro “La Biblia y los Extraterrestres, escribe:

“El primer encuentro con los extraterrestres de Eugenio Siragusa, un empleado de Aranceles de Catania, en Sicilia, interesa al que escribe, Oficial de Aranceles de Sunderland, Inglaterra, no porque realicemos los dos la misma profesión de San Mateo, aquél que Jesús encontró en su puesto en el Banco de Gabella, sino porque un similar encuentro con los espaciales sobre las pendientes del Etna recuerda el primer encuentro entre Moisés con “El Señor” sobre el Monte Oreb hace más de 3.000 años.
Narraciones similares podrían ser hechas entre Geordes Adamski, Dino Kraspedon, Howard Menger, Buck Nelson, Orfeo Angelucci, Cedric Allingham y por personas menos conocidas que en nuestros tiempos han afirmado de haberse encontrado con los extraterrestres y que han transformado de forma completa sus vidas haciéndolos aceptar los Advenimientos del Éxodo no como una fantasía sino como un hecho posible”.

Correo Electrónico: orvalen@libero.it

trucos blogger