English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

jueves, 4 de febrero de 2016

LOS GIGANTES DEL CIELO-Capítulo 2º El Primer Encuentro.


Correo Electrónico: orvalen@libero.it






CAPITULO 2

EL PRIMER ENCUENTRO



Así escribió Eugenio Siragusa, mientras autorealizaba, a través de la iluminación, su Despertar, y deseamos dejarlo así, puro en su refinada preciosidad.
Entramos en cambio en el personaje Siragusa que comienza la Obra de su vida. Él sabía que no sería fácil, pero también había sido instruido para este difícil cómputo, de hecho a continuación escribió:


“Es necesaria la Cordura para volver la Sabiduría fecunda de Bien. Esto dijeron los “Grandes Cuerdos”, “los Ancianos” del Conocimiento Cósmico, los “Constructores del Mundo”.

La Cordura es la linfa que alimenta el equilibrio y la estabilidad de todo aquello que la Sabia laboriosidad del humano pensamiento edifica.
Sin la Cordura, la Sabiduría es una loca e inestable fuerza degenerativa, destructiva, desarmonizante, levadura de destrucción y de muerte.
En esta generación la sabiduría está privada de Cordura y el espectro diabólico la ha revestido de delitos, de perversidad, de hipocresía, egoísmo y mentiras. Una sabiduría degenerativa y podrida, siempre llena de monstruosidades y de dolorosa desesperación. Una sabiduría que asesina, sedienta de sangre y ávida de infernales artefactos destructores.
Tenéis oídos para escuchar y ojos para ver.
Aprended a ser Cuerdos antes y Sabios después.
Solo cuando hayáis realizado este Divino Binomio, vuestros ojos podrán ver el Paraíso en la Tierra, y vuestros oídos escuchar cantos de alegría, de Amor y de Felicidad.
Con Dilección Fraterna.

Solo la Cordura puede hacer de la Tierra un Paraíso, y cuando el hombre habrá comprendido la propia función en el equilibrio Ecológico de la Naturaleza Viviente de Dios, habrá conquistado el sentido de la Divina Providencia, entonces sustituirá al terror de la necesidad, a la violencia de la conquista, a la incertidumbre del mañana, a la opresión del prójimo, por un sistema de confianza, de paz, de seguridad, de ayuda fraternal.
Estos son los sólidos Principios a través de los cuales los Hijos de Dios edifican la historia.
Esforzaros en volveros Hijos de Dios.
Alguno, frecuentemente, se ha preguntado si Eugenio Siragusa, después del día de su fulguración, quedó como “un hombre común”, y se sentía contestar que a veces lo era..., a veces de hecho no lo era.
Querían quizá considerarlo hombre, con los mismos defectos y con las mismas costumbres alienantes.
Hay hombres que desean ayudar a su prójimo, y de buena fe se donan a sí mismos.
Así como hay otros hombres que alcanzan niveles de genialidad conductora y llevan adelante los esfuerzos humanos en la razón de la ciencia y en la investigación de los Valores del Espíritu, y estos son los Pioneros anticipadores de las conquistas.
Hay por otra parte hombres que desde el origen no lo son, aunque nacen sobre la Tierra, y estos son elegidos por Dios como Sus Simples y Humildísimos Siervos.
Son Anticipadores de un Mensaje parabólico que, sin tiempo, trae un nuevo empuje en el fatigoso caminar del humano camino.
No nos preguntemos el cómo y el porqué de esta elección, predispongámonos a escucharlos.

“Si no hubiera sido así como soy, no habría nunca podido servir a Mi Señor”.
“No habría podido amarLo así como Lo amo ni habría podido seguirLo así como Lo sigo, si hubiera quedado encantado por los efectos de las cosas terrenales, si hubiera quedado condicionado por las cosas que mutan y que no vuelven libre para estar completamente disponible para las Obras Eternas, para estar preparado a servir Aquel que se dignó de llamarme para seguirLo”.
“No os maravilléis, conozco muy bien la Naturaleza del Dios Viviente y no puedo no ser como ÉL me quiere: “Libre, libre verdaderamente”.
Las mías son alas desplegadas para remontar hacia los espacios y ser portador de Su Luz de Justicia, de Amor y de Verdad”.
“No puedo ser diferente de como me quiere Mi Señor, aunque si esto trae estupor y amargura a vuestras almas”.
“La Tierra no es mi patria, aunque en esta vivo y opero, opero por el Supremo Querer del Arquitecto del Todo del Sublime Padre de todas las cosas Creadas Visibles e Invisibles”.
“Soy así como debo, necesariamente, ser para servir La Sublime Luz de Aquel que amo por encima de toda cosa y de mí mismo”.

No es el instrumento humano el que produce cuanto cree, sino que es una voluntad divina que guía los pasos y las palabras de un mensajero precisamente.
Es  por tanto la Verdad que sobrepasa al personaje, la que da a Eugenio Siragusa las característica de una lógica súperhumana.
Cuando cumplía 33 años él cuenta de haber sufrido un redimensionamiento, como cuando se tiene una transición desde la vida a la muerte, una transición que en este caso lo ha conducido desde el plano humano de la muerte al plano Divino de la Vida.
El Artífice es El Espíritu Primigenio que a través de Sus Ángeles ha vuelto a dar al instrumento Eugenio Siragusa el renacimiento en la Vida que le pertenecía más allá del tiempo, y por tanto los poderes de la Vida y de la Muerte, los Poderes Conscientes de la Omnisciencia Creativa Divina.
¿Es un maestro? NO, pero dejemos a los que vendrán comprender entre líneas, cuanto nos ha dicho en el ardor de la cruz.
Una humanidad abandonada que se habría podido aún salvar, ha rechazado el escucharlo seriamente. Solo los humildes, los beatos, los simples se han hallado y se hallan, junto a su corazón, en el Corazón de Dios.


A los Amigos Estudiosos.

No me arrepiento de haber nacido y de haber vivido parte de mi existencia en este siglo y en este mundo. No creía ni podía prever de ser empujado más allá del complejo humano saber. He amado intensamente la vida considerándola un don exclusivo de Dios y con este gran ideal he dado a mi Alma una sensibilidad interior verdaderamente sorprendente.
Enemigo de los libros, he preferido pedir la razón de cada verdad a todo aquello que aún tiene vida entorno a mí, así como naturalmente lo expreso. En verdad no me he sentido jamás solo ni puedo explicaros el cómo y el porqué he tenido siempre una tan clara convicción.
Dios es Grande y Él sabe y no me compete a mí pedir más de cuanto he tenido. Aquello que he escrito y que pongo a vuestro conocimiento no es fruto de la fantasía o de exhibicionismo, sino que es un dictado, un auténtico dictado que se sale, de la forma más absoluta, del campo mágico o espiritista. Quizá podría tratarse de un verdadero y preciso sondeo mental con el consiguiente desarrollo expresivo de imágenes puestas en mi conocimiento de un modo que pienso pero que prefiero al menos por el momento, callar.
Hoy se habla mucho más que ayer de los objetos volantes no identificados que surcan el espacio y que comúnmente llamamos Discos o Puros Voladores.
Se habla mucho, pero de ellos se sabe poco o nada. Yo personalmente lo he visto muchas veces y en diversas circunstancias y desmiento de la manera más plena a los doctores de la ciencia que todavía se obstinan en creer que se trate de ilusiones ópticas o de corpúsculos errantes en el espacio a pesar de los testimonios fotográficos y aquellas miles de millares de personas de todo el mundo que desde hace tiempos lejanos los han visto e incluso más los ven hoy.
En Japón, en Australia, en toda Europa, en Asia, en África y en las dos Américas, existen claras documentaciones de su presencia.
Yo personalmente no me preguntaré nunca quiénes son y de dónde vienen, estando sólidamente segurísimo de su realidad. Prefiero dejar al tiempo el privilegio de decir sobre sus conciencias. La conclusión de esta Gran Universal Verdad que supera los conceptos científicos morales psíquicos y físicos del hombre terrestre, llegará en el momento oportuno.
Por el momento debemos contentarnos de ver sus perfectísimos medios astronáuticos girar acá y allá en le espacio y quedarnos completamente convencidos sin ninguna duda, que son una realidad indiscutible; luego después de haber largamente razonado sobre el primer convencimiento, llegará el resto. Por el momento es suficiente pensar que dentro de estos medios que vemos debe haber alguno o más de alguno con un bagaje intelectual y con conocimientos científicos de impresionante portada.
¿Por qué vienen?
El momento que la humanidad está atravesando es verdaderamente crítico. El gran monstruo con testa de hongo amenaza con la destrucción y la muerte. Nada más real.
Pero esta vez el hombre irresponsable no cometerá lo irreparable y será obligado a doblar la espalda bajo la vara de Aquel que sabe amar, perdonar, pero que sabe también castigar.
Sus Mejores Hijos están aquí sobre la Tierra y yo estoy tan inmensamente feliz que quisiera que esta felicidad mía abrazase a todos vosotros, queridos míos, que como yo estáis esperando mirando con inmensa fe y con el Alma sensible la Bóveda Infinita de los Cielos”.

E.S.


No lo comprendían, procurándole sufrimiento interior, porque lo buscaban en la carne, lo veían y lo amaban como hombre, sin comprender de ir más allá donde él mismo, en el testimonio de sus Obras, los estimulaba de ir.

¿Quién y cómo podrían comprender mi escondido Amor?
Me juzgan y me hieren sin, realmente, conocerme, fustigando mi Alma, sin haberla comprendido en su real verdadera Esencia. Discuten sobre mí y sentencian, atribuyéndome sus defectos, sus debilidades, sus incapacidades y sus viles pensamientos.
¡Cuánta, cuánta tolerancia, Señor mío! Se no hubiera poseído Tu Luz en mi corazón, Dios mío, me habría desencadenado sobre ellos como una roca de montaña. “No saben ni lo que dicen ni lo que hacen”.
Tú, Sublime Armonía Divina, Tú solo puedes comprenderme, mi escondido Amor, porque Tú me has enseñado a poseerlo y a descubrirlo en mi prójimo.

¿Por qué este hombre, cuando escribía, cuando hablaba, cuando tocaba música, hacía conmoverse en lo profundo del Alma, leyendo en los corazones de quien ni tan siquiera había conocido en esta vida?
Tocaba el teclado del órgano y la armonía traspasaba cualquier sentido externo, abriendo una llamada lejana. ¿Cuál Fuerza movía sus manos, o mejor dicho, cuál Fuerza estaba en él como para promover la regeneración? Lo que genera es causante y produce frutos, y si los frutos quedan en eterno llenos de Amor, Paz y Alegría de vivir en el nombre de Dios, eh aquí que el Artífice es el mismo Dios.
Los Arcanos “jeroglíficos” de las notas musicales, la vibrante caricia que llegaba de la interpretación de sus manos, así como el encendido del Verbo en sus palabras, llevaban a cualquiera que estuviera a su lado, a un paraíso de beatitud contemplativa, donde la Fuerza de un Amor sobrehumano liberaba la Mente y el Espíritu de la prisión de los atávicos complejos.
Odio e ira, tristeza y aburrimiento, escepticismo y ateísmo, eran como mares en tempestad que se aquietaban como por encanto, porque eran consolados por la Luz que atravesaba las tinieblas, y la perla encerrada en cada Alma se abría a la Verdad, descubriéndola en si.

“LA VERDAD OS HARÁ LIBRES”
¿Pero qué hacéis vosotros para hacer vuestra esta Verdad?
¡Su Luz está en vosotros y la ignoráis!
Tenéis toda la posibilidad de hacerla vuestra y ser libres del mal que os ahoga y anula cada aliento vuestro de paz y de veras libertad. Pero nada o poco hacéis para que este Bien Divino es Universal pueda operar en vuestras Almas y en vuestros Corazones.
La Verdad os hará libres, libres de ser Conscientes en Dios y en Sus Leyes de Justicia, de Paz y de Amor.
Cada hombre debería saber que la Verdad es la Verdadera Libertad del Espíritu y del Corazón. Quien no conoce las posibilidades de este Sumo Bien, no es libre y no podrá nunca serlo.
El positivismo de cada acto es Verdad, es Bien, es Felicidad, es Amor en todos los sentidos.
Buscad la Verdad, hombres de la Tierra, y seréis libres como lo somos nosotros.

Desde la Astronave Cristal-Bell por Woodok
Eugenio Siragusa.

¿Pero la muchedumbre comprendía de haber recibido la posibilidad del Despertar, en una amplia libertad de elección  en la aceptación o en el rechazo de los Valores de la Verdad Revelada?
Era muy, muy difícil saberlo, y aún más difícil creerlo.

Acordaros, hermanos.

“¡DIOS OFRECE, NO IMPONE!”
Tened la máxima consideración en este Principio y hacer que la oferta de cuanto recibís esté llena de Caridad, porque es verdad que Caridad es Amor.
El Padre Creativo ofrece: Sed así vosotros en semejanza de cuanto ÉL dispensa para sus criaturas.
Nosotros, por inspiración, os frecemos cuanto la Divina Voluntad nos concede. Frecuentemente proponemos, con humildad y con ruego, las gracias que creemos justo dirigir a cada uno de vosotros. Es necesario saber pedir para tener el ofrecimiento del Creador.

“PEDID Y SE OS DARÁ”
Con el mismo Amor con el que vosotros, hermanos queridos, ofrecéis, ÉL os donará. Y más aún de cuánto le pidáis.
La imposición es solo prerrogativa de Dios, pero en verdad nosotros os decimos: ÉL no impone, dispone y ofrece a través de Su Celestial Amor.
Asemejaros y sed misericordiosos con aquellos que rechazan.
Es verdad también, que quien rechaza está ya en lucha con la Verdad y la Verdad está destinada siempre a triunfar.

De los Ángeles Consoladores
E.S.

Si algunos mantuvieron en sí mismos cuanto había preciosamente recibido, y lograban auto realizarlo, esto permanecía en el valor de las simples Conciencias, responsables ante Dios.

Buscar a Dios significa servirLo, servirLo significa hallarLo.
Dios no se halla con las palabras, sino con las obras. Las manifestaciones exteriores y los ritualismos pasivos o egoístas, no atraen las Gracias del Señor.
Dios ama aquel que construye hablando poco y operando mucho. ÉL ama el coraje y la fe que el hombre logra expresar a través de las pruebas físicas y espirituales.
Dios no ama los tibios ni ama aquellos que tienen miedo de enfrentarse al diablo. No ama a quien quiere, por miedo, meterse bajo Su protección.
Dios ama a quien sabe invitarlo para ser amado. Se necesita fuerza, coraje y fe para servir y amar a Dios y encontrarLo para siempre.

Fueron necesarios 12 largos años para que Eugenio Siragusa se acostumbrara a aceptar cierto cánones que nada tenían que ver con los terrenales.
Tuvo consternaciones y lacerantes dudas en lograr tal empresa, pero después de lo que sucedió en el año 1962, durante el suceso de su primer encuentro sobre el Monte Sona en las pendientes del Etna, toda duda se diluyó y para él fue la segunda fulguración, la definitiva que lo debía llevar  hacia el Sendero donde tuvo comienzo su discurso.


“Una tarde noche del mes de abril, sentí la necesidad de dirigirme sobre el Etna.
Salí en coche y allí me dirigí. Tenía la neta sensación de que el auto fuera guiado no por mí, sino por una fuerza superior. Me enfilé hacia arriba por las curvas y llegué al Monte Manfré, a una cota de 1400 metros. Paré el coche al borde de la carretera y me dirigí a pié subiendo por un sendero que llevaba a la cima de un cráter apagado. Estaba a la mitad de la empinada subida, cuando vi perfilarse contra el negro de la colina la silueta de dos figuras, cuyo traje espacial plateado brillaba bajo los rayos de la luna llena.
Eran altos, de aspecto atlético, de cabellos largos cayendo sobre los hombros, con extraños brazaletes luminosos como el oro en las muñecas y en los tobillos, con un cinturón fosforescente a la vista y extrañas placas sobre el pecho.
Al verlos, la sangre se me heló en las venas y me sentí inundado por el sudor.
Era desde hace 11 años que yo anhelaba espasmódicamente vivir tal momento; pero el lugar aislado, el silencio alrededor, la oscuridad de la noche, el inesperado encuentro, eran todos elementos que no ayudaban ciertamente a hacerme valeroso y tranquilo. Pero fue una cosa efímera. Uno de los dos Personajes dirigió hacia mí un haz de luz proyectado desde un dispositivo que tenían en la mano, y de improviso mi ser fue recorrido por un escalofrío extraño y me sentí invadido por una calma y una serenidad indescriptibles: El corazón, que antes parecía que quisiera salirse del pecho, retornó a latir regularísimo.
Miré a los dos a la cara: Iluminados por la luna entreví rasgos dulcísimos y una mirada austera y suave al tiempo. Y he aquí que uno de los dos me dirigió la palabra en perfecto italiano: “La Paz esté contigo, hijito. Te hemos estado esperando. Imprime en tu menta cuanto te decimos”.
Y me dictaron un mensaje para enviar a los Jefes de Estado y a los hombres responsables de la Tierra:

MENSAJE A LOS PODEROSOS DE LA TIERRA

¡CIENTÍFICOS!
¡HOMBRES DE GOBIERNO!

A PESAR DE NUESTRO DESAGRADO, AÚN ASÍ DEBEMOS NECESARIAMENTE ADVERTIROS QUE, SI COMO HASTA HOY CONTINUARÉIS REALIZANDO LOS ALOCADOS DESIGNIOS QUE OS HABÉIS PREFIJADO SOBRE LOS EXPERIMENTOS NUCLEARES, ESTAMOS AFLIGIDOS AL AFIRMAROS QUE NADA SE PODRÁ HACER PARA EVITAR QUE ÉSTE VUESTRO MUNDO SUFRA UN PESANTE GOLPE DE NATURALEZA DESASTROSA Y MORTAL.

SI QUERÉIS QUE ÉSTE VUESTRO PLANETA NO TENGA QUE VOLVERSE LA DOLIENTE GALERA DE REMOTO TIEMPO, DEBÉIS, EN EL MODO MÁS DECIDIDO, ELIMINAR, Y PARA SIEMPRE, ESTOS VUESTROS INJUSTIFICABLES, ALOCADOS Y LETALES EXPERIMENTOS NUCLEARES.
NOSOTROS ESTAMOS DECIDIDOS A VIGILAR VUESTRO DESTINO Y ESTO PORQUE HEMOS ALIMENTADO Y ALIMENTAMOS UNA GRAN ESPERANZA SOBRE VUESTRO PORVENIR.
OBRANDO Y ACTUANDO ASÍ, PONÉIS SOBRE NUESTRAS INTENCIONES CONSTRUCTIVAS GRAVES IMPEDIMENTOS.
PERMANECED SEGURÍSIMOS QUE, SI HALLAREIS LA FUERZA Y LA VALENTÍA DE CONSTRUIR UNA FÉRREA UNIÓN ENTRE TODOS LOS PUEBLOS DE LA TIERRA Y DE REALIZAR LA COMPLETA DESTRUCCIÓN DE TODAS LAS ARMAS DESTRUCTIVAS QUE TODAVÍA HOY MÁS QUE NUNCA OS VUELVEN ORGULLOSAMENTE NEGATIVOS Y MORBOSAMENTE AGRESIVOS, NOSOTROS NOS SENTIREMOS AUTORIZADOS, POR EL AMOR QUE NOS UNE A VOSOTROS DESDE LOS ORÍGENES DE ESTE SISTEMA SOLAR, A ACERCARNOS SIN RESERVA ALGUNA PARA DAROS AQUELLOS CONOCIMIENTOS Y AQUELLA MEJOR CIENCIA QUE PROVOCARÍA, PARA TODA LA HUMANIDAD DE ESTA VUESTRA TIERRA, UNA VIDA SERENA, RICA DE FELICIDAD, DE VERDADERA LIBERTAD E INFINITA PROSPERIDAD.
HACIENDO Y ACTUANDO ASÍ, PROVOCÁIS EN NOSOTROS OTRAS Y ENORMES DIFICULTADES, GRAN DESILUSIÓN Y AMARGURA.

PODRÍAIS SER VERDADERAMENTE LIBRES Y, COMO NOSOTROS, PATRONES DEL UNIVERSO Y DE SU ETERNA BELLEZA. PODRÍAIS SER LIBRES DE ALEGRAROS, AMANDO SIN SUFRIR Y VIVIR SIN PENAR.
PODRÍAIS, FINALMENTE, DIRIGIR VUESTROS OJOS LLENOS DE ESPERANZA Y DE AMOR, DE BEATA SERENIDAD Y DE DULZURA ESPIRITUAL, HACIA LA IMAGEN VIVIENTE DE AQUEL QUE ES SIEMPRE EL CREADOR ETERNO DEL TODO.

¿POR QUÉ RENUNCIAR A TANTA PAZ Y A TANTA FELICIDAD?
¿POR QUÉ QUERÉIS A TODA COSTA AUTO-DESTRUIROS TAN TERRIBLEMENTE, NEGANDO EN UN GALEÓN VUESTRA HISTÓRICA FATIGA EVOLUTIVA?

ESTE MENSAJE QUE HEMOS DICTADO CON GRAN AMOR, PERO CON OTRA TANTA PREOCUPACIÓN, ES UNA DE LAS INVITACIONES MÁS SENTIDAS, DADA LA GRAVEDAD DE LOS ACTOS QUE OS PROPONÉIS DE REALIZAR.
NOSOTROS HEMOS HECHO MUCHO Y CONTINUAREMOS HACIENDO LO POSIBLE PARA DETENER LO PEOR.

EN EL CASO DE QUE VOSOTROS, GOBERNANTES Y HOMBRES DE CIENCIA, ELIGIERAIS LO PEOR, A NOSOTROS NOS QUEDARÍA SOLO LA OBLIGACIÓN DE LLEVAR AL EXTERIOR DEL IRREMEDIABLE DESASTRE SOLO A AQUELLOS QUE NOS HAN CONOCIDO Y COMPRENDIDO Y QUE HAN AMADO AL PRÓJIMO COMO NOSOTROS LO AMAMOS.

¡POR ELLO SER PRUDENTES Y RESPONSABLES SI QUERÉIS SOBREVIVIR!
HACED QUE NO PERMANEZCA INÚTIL LA CONDONACIÓN CELESTE QUE SE OS DONÓ POR JESÚS-CRISTO POR GRACIA DEL PADRE CREADOR.

                                                     Dando fe de ello, Eugenio Siragusa

30-4-62’

Fue el Primer encuentro físico de Eugenio Siragusa con los Extraterrestres, el 30-4-62’.
A continuación tuvo otros encuentros, con diálogos y coloquios. Aprendió así que Estos forman parte de una Confederación Intergaláctica a la cual están adheridos habitantes de diferentes planetas. Ellos son los Tutores de la raza humana, incluida la de nuestro planeta.

 No saben, los hombres de la Tierra, que una humanidad altamente evolucionada envía astronautas y misioneros desde distancias de muchos años-luz, para traer entre nosotros un Mensaje de Dios, y darnos Luz sobre nuestra verdadera existencia.

“En vez de agradecernos –Ellos dicen- por nuestros esfuerzos, fingís de ignorarnos y pisotear nuestras Enseñanzas, desde la época de Moisés. 
Nosotros tendríamos todas las razones para consideraros enemigos. Vuestra impiedad, vuestras blasfemias, vuestros crímenes contra la Vida Santa serían suficientes para justificar una tal enemistad hacia vosotros, pero nosotros hemos eliminado desde hace mucho tiempo el vacía de un razonamiento como este. Y venimos con humildad para exhortaros en tener un mayor sentido religioso por todo aquello que os rodea, pertenezca este al reino mineral, vegetal, o animal-humano”.


Correo Electrónico: orvalen@libero.it





trucos blogger