English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

domingo, 7 de febrero de 2016

LOS GIGANTES DEL CIELO-. 7 º-.Sin Fronteras.


Correo Electrónico: orvalen@libero.it










CAPÍTULO 7
SIN FRONTERAS

El Mensaje que Eugenio Siragusa dirigía a la humanidad desplegaba ya sus alas hacia otras lindes, otras tierras lejanas, otros horizontes... Su voz se propagaba por allí donde, y por todas partes, era esperado con interés, con curiosidad y con desconfianza.
Pero un simbólico “signo” de apoyo por la inmensa fatiga que le esperaba, le vino precisamente del cielo; hacia ese mensajero que había puesto por primera vez sus pasos en tierra francesa, voló un pajarillo, dirigiéndose confiado y tranquilo hacia él que le extendió la mano... ¿Hubo entre ellos un tácito diálogo? ¡Quién podría decirlo!

En 1973, en el mes de abril, nació el primer Opúsculo de carácter interno, mimeografiado, enviado gratuitamente a todos los estudiosos primeramente de Italia, y luego del mundo entero, traducido en nueve idiomas y divulgado en todo rincón de la tierra.
Las enseñanzas que los Extraterrestres dirigían a la humanidad a través de Su Mensajero Eugenio, eran de este modo divulgadas y conocidas por cada hombre, por cada raza, credo político o religioso que pertenecieran: África, España, Rusia, Portugal, Francia, Holanda, Suiza, Canadá, Estados Unidos, América del Centro y del Sur, Australia, Siria, India, Japón...
Los Gobiernos de todas la Naciones tuvieron muchas veces aplausos de reconocimiento, pidiendo con sincero interés la continuación de tales informaciones.
Nacieron Secretarías y Delegaciones por toda Italia y del mundo, entorno a las cuales se reunían miles de estudiosos de cada clase o de cada cultura, que reclamaban insistentemente la presencia iluminadora de Eugenio.
Su voz anunciaba la más conmovedora realidad de la Era Moderna: Los Ángeles de ayer, hoy se rebelaban como Extraterrestres, o Mensajeros de Armonía y Justicia Universales.
“¿Pero por qué no se dejaban ver y no intervenían?”.
La pregunta era insistente y común en toda raza, país y religión.
Toda esa gente de cada color se apiñaba en los pasillos abarrotados, apuntando su mirada y su atención sobre aquel rubí resplandeciente que brillaba sobre el pecho del Embajador, de aquel hombre Cuerdo con mirada severa y lleno de Amor, de voz cálida pero nunca cansada en repetir: “¿Pero vosotros estáis preparados?”.
ADONIESIS contestó a la pregunta:
¿Qué querríais que hiciéramos? ¿Imponeros coercitivamente lo que no queréis en absoluto aceptar?
¿Cuánto deberíamos hacer más de cuanto ya ha sido hecho, para haceros comprender que estáis sobre las brasas del fuego, que la sociedad está completamente privada de aquellos presupuestos ideales que producen un pacífico y sano progreso y una verdadera felicidad?
No habéis comprendido, después de dos mil años, los Valores Sublimes del Amor, traídos sobre la Tierra por el Genio Solar Cristo, ¿qué más podríamos deciros de cuanto él os dejó dicho para que pudierais hallar el camino de la Verdad que ayuda a la vida a ser digna de ser vivida?
Muchos han sido los “Genios” Cósmicos que se han acercado, viviendo como hombres, sobre vuestro planeta para ayudaros, para daros iluminación y conocimiento; muchos de éstos han sido perseguidos, encarcelados, matados sin piedad.
Habéis siempre rechazado la Obra de Amor de los Hijos Conscientes en Dios y continuáis haciéndolo por miedo de perder vuestras costumbres egoístas, blasfemas y negativas.
Deberíamos cambiaros las cabezas o poneros en condición de aceptar la Verdad a cualquier precio. Los medios persuasivos a Dios no le faltan, esto también tenéis que saberlo.
A nosotros nos ha sido dado el desarrollar cuanto desarrollamos, por designios bien definidos, y que se refieren a la Elección y la Preparación para el Despertar de los “SEÑALADOS” de todos aquellos Espíritus Vivientes que poseen la predisposición hacia la aceptación del Nuevo Pacto y de la Nueva Ley.
A otros les ha sido dado el cómputo de deber poner en acto la “Parusia” en el tiempo en el cual “El Altísimo” lo querrá. Sabéis muy bien que si lo queréis, podéis ayudaros y ser ayudados por la Misericordia Divina.
Sabéis muy bien que está en vosotros resolver o no los graves problemas que os hacen gritar “ayuda”, nosotros esperamos este vuestro acto de buena voluntad para concederos un considerable empuje, a través de medios que vosotros no podéis ni tan siquiera imaginar.
Si queréis, realmente, ser ayudados, comenzad en predisponeros a creer que nosotros somos una realidad operante y aceptad, si creéis, aquello que os comunicamos independientemente de las vías y de los medios de los cuales nosotros nos servimos.
Realizad nuestros consejos y tendréis la certeza absoluto de nuestro Fraterno Universal Amor.

ADONIESIS.

Las más altas personalidades de diferentes Naciones no escondían su interés por los comunicados contenidos en los opúsculos y se dirigían insistentemente a las varias Secretarías y Delegaciones del C.S.F.C. para poder recibir periódicamente material de estudio.
GINEBRA fue la ciudad más tocada por Eugenio, porque de allí partiría el desarrollo de las traducciones, lugar de cruce entre el Alma Latina y el Alma Nórdica, oasis de relaciones humanas en todo campo. Los primeros años del 1970, el Tercer Decenio de la Obra Mesiánica del C.S.F.C., acaban por tanto con una explosión de interés internacional. La Conjura del Silencio y los sofisticados procesos publicitarios para hacer olvidar, lo habían logrado; pero la Revelación de los Extraterrestres como Figuras Angélicas, Consoladores del mayor sufrimiento como era el de la ignorancia, captaban la atención y la sensibilidad de los corazones anhelantes de Justicia, de Libertad y de Amor verdadero, aquel Amor que puro y limpio rebasaba los confines de los complejos humanos terrestres, y el encuentro de los Hermanos Universales vibra de éxtasis y de alegría tan grande como para quitar la incredulidad.
Los Extraterrestres por tanto estaban volviéndose más completos en Su Aspecto, ya no eran más los UFO misteriosos y proyectados en la velocidad del hiperespacio, sino hombres, hombres similares a los terrestres con un cuerpo, una sonrisa austera que reafirmaba cualquier duda, y dos ojos profundos y vivos en el Conocimiento Volumétrico de quien sabe y está aquí para dar coraje, para inducir a través de los Pastos del Amor del mismísimo Maestro Universal: EL CRISTO.
Macrocósmicas Inteligencias de solercia infatigable, listos con el más mínimo aliento para guiar e instruir para prevenir los errores, explicar de ellos las causas, dirigir los esfuerzos de los voluntarios, no para perdonar o para castigar, que es Prerrogativa única del Padre de todos los Seres: DIOS.
“ANGHELOS” significa MENSAJEROS, por lo tanto Ellos son los Mensajeros de la Conducta y de la Voluntad Divina, y según esta, podrían también cumplir ordenes de Consolación y de Juicio, Conscientes de la Infinita Justicia del Ardiente-Dios, o sea Fuego Purificador, Principio de toda cosa.

De hecho Ellos así se expresan con el teniente piloto americano Mel Noel el cual, volando con algunos colegas y cercano a una formación de 5 astronaves, oyó por la radio de abordo una voz “extraña” que aún más “extrañamente” respondía a las preguntas mentales que el coronel de la escuadrilla se hacía a sí mismo, y que por tanto nadie de sus compañeros podía conocer. Entre otras cosas, el coronel había preguntado: “¿Creéis en DIOS?”, porque si se trataba de criaturas inteligentes creyentes en Dios, necesitaba entonces valorar que no tuvieran intenciones hostiles.
La respuesta la oyeron todos, en cada uno de los aparatos:
“Nosotros creemos en la Fuerza Omnipresente del Universo. Vosotros debéis aprender a comprender que hay más de 150 Billones de estos Universos”.
Dijeron también que procedían de Venus, Júpiter, Mercurio, Marte y Saturno.
Después de un tiempo, el coronel se sinceró también con el teniente Noel, diciéndole que había subido a un disco y que había tenido con Ellos una conversación. Le dijeron que eran responsables de este Planeta el cual no habría tenido en el futuro condiciones favorables. Dijeron que el Planeta Tierra es considerado una especie de Residencia Temporal donde son enviados aquellos que tienen todavía problemas de fondo por resolver. Los hombres de la Tierra prefieren tener cosas tangibles, sin objetividad, frente a las cosas invisibles, pero deberían sin embargo constatar que no poseen precisamente nada, ni siquiera a sus propios hijos.
“Los niños son vuestra única esperanza.
A los 4 años ya se les influencia con perjuicios, desconfianzas, odio y egoísmo hasta el punto que éstos se encuentran ya en un camino embarrado. Nosotros comenzamos, sin embargo a educar a nuestros niños desde los tres meses de edad. A los 15 años son ya patrones de la Telepatía”.
Todos estos argumentos, y muchos, muchos otros incluso están en plena consonancia perfectamente con el contenido de cuanto era divulgado por Eugenio.

“COMPRENDED LA LUZ Y CONOCEDLA”.

Haced vuestro el Conocimiento que os llega de la Luz y os convertiréis en Hijos de la Luz.
La Luz es Amor, y las tinieblas son el odio. Sed Hijos del Amor y no hijos del odio.
Si comprenderéis y conoceréis la Luz, seréis Instrumentos del Altísimo, Hijos de Dios.
Buscad en vosotros es Bien y protegedlo celosamente, porque es la Felicidad, la Compañera Invisible de vuestro peregrinar en la Creación.
Seréis Buenos si poseeréis el Conocimiento de la Luz; seréis Buenos y Agradables al Reinante del Cosmos, al Dios Viviente.

E.S.

Es útil observar como en los diferentes puntos cardinales del Planeta, las manifestaciones  realizadas para despertar y sensibilizar lo Transcendental, tuvieron externaciones diferentes pero relacionadas con la conclusión de los tiempos en una única, sustancial Verdad.

“Los aspectos son diferentes, pero la Llama es Única”, -decía Eugenio-, cuando le hacían preguntas sobre la diversidad de las religiones. Y entonces él explicaba el Origen de las cuatro razas, diciendo:
“La raza injertada por los Seres de Alfa-Centauro (rubia, alta, hermosa, ojos azules) con una aguda genética informativa erótico creativa y con dinamicidades psicomotrices suficientemente realizada sobre el plano físico.
La raza injertada por los Seres de las Pléyades (corpulenta, estatura variable, color de la piel rojo-sangre de buey, ojos oscuros con corte oval) con una aguda genética informativa Espiritual y con una dinamicidad psicomotriz constructiva e imitativa de las Leyes fundamentales del Espíritu Creativo.
 La raza injertada por los Seres de Proción (corpulenta, estatura variable, color de la piel amarilla o verde claro, ojos obscuros ovales) con una aguda genética informativa Intelectual y con un dinamismo psicomotriz inventivo-práctico-colectivista-místico.
La raza injertada por los Seres de Orión (corpulenta, estatura variable, color de la piel marrón-oscuro, ojos obscuros normales) con una pronunciada genética informativa Mágica y con un dinamismo psicomotriz genial instruido por las Fuerzas Materiales y por las Vibraciones Primordiales de la Energía”.

Sus explicaciones continuaban, diciendo que las razas a lo largo del tiempo, se fundieron, que el valor de una raza se cruzaba con el valor de otra raza, pero que los cruces –en el tiempo actual- no se han completado aún. El hombre perfecto en su equilibrio, debe poseer los cuatro valores: Erótico-creativo, Mental, Espiritual y Mágico.
Esto debería ser, en definitiva, la conclusión del patrimonio genético del hombre terrestre por un lado, y por otro lado el comienzo de una verdadera evolución para entrar en la Cuarta Dimensión, en la cual el hombre pasa de una Conciencia Mundial a una Conciencia Planetaria.

“¿Pero qué diferencia haypreguntaban los oyentes perplejos por estos nuevos conceptos- entre la Conciencia Mundial y la Conciencia Planetaria?
“Cuando el humanoide comienza su ciclo de Homo Sapiens –explicaba Eugenio -, o sea cuando el Espíritu del “Ego-SUM”  compenetra la especie animal más evolucionada del Planeta, esta, de un porcentaje de cuatro partes de materia pasa a un porcentaje de tres partes de materia más una parte de Astral.
Naturalmente este ciclo evolutivo dura miles de años, hasta que el hombre llegará a poseer la Conciencia Mundial, o sea el conocimiento perfecto de la dimensión del planeta en el cual vive; a continuación comienza a adentrarse en el espacio, y durante este período de transición ocurre el Contacto con los Maestros Universales que aportan un desarrollo de Conciencia Solares, llevando al hombre desde el porcentaje de tres partes de materia más una parte de Astral, a estar compuesto por dos partes de materia y dos partes de Astral.
O sea el hombre penetra desde el visible hacia el invisible de la Creación, y muta su Conciencia con valores efímeros y transitorios hacia Valores más Eternos: Podemos decir que adquiere más energía perdiendo materialidad.
A ustedes les parece muy extraño que los Extraterrestres puedan aparecer y desaparecer ante sus ojos, pero será para ustedes comprensible cuando conocerán los Poderes Naturales de la dilatación de la materia. Ellos, que están compuestos más de materia Astral que de materia física, para volverse visibles a vuestros sentidos deben volver sus cuerpos, o sus astronaves, en una cohesión molecular particular perceptible por vuestro poder visual, extremadamente limitado. Es verdad que todo esto es para vosotros ciencia ficción y fantasía, pero es precisamente por esto que Ellos no pueden todavía tratar temas científicos de un nivel difícilmente comprensible o aceptable; no pueden imponer una “superioridad” existente solo en los circuitos cerebrales humanos, pero éstos están aquí únicamente para ayudarnos a salir del primer escalón que está ante nosotros, el que tenemos que superar para continuar”.

“¿Y cuál es? – preguntó irónicamente un anciano señor.

“Anteponer el Amor al odio, Cristo a Barrabás”  respondió sonriendo Eugenio, mientras se congelaba la ironía del interlocutor.

Eugenio estimulaba a los oyentes hacia aquellos conocimientos, hacia aquellos valores que son la Base Fundamental de toda búsqueda y de toda conquista.
Los operadores de Ginebra organizaban diariamente reuniones y conferencias, siempre llenas de atentos estudiosos. Era necesaria una voz fuerte, que removiese también aquellas conciencia del torpor social hecho por las costumbres y tradiciones, para volverlas conscientes de la Gran Verdad que Ellos incansablemente nos traen:

¡La violencia inunda! ¡El mal golpea, inexorablemente al bien! ¡Las conciencias pierden la iluminación!
Son muchos los que se preguntan: “¿Qué es lo que está sucediendo?”.
¿Por qué todo va hacia la perdición? ¿De quién es la culpa? ¿Quién tiene la culpa de estos dolorosos y lamentables eventos? ¿Dónde están el amor y la justicia? ¿Quizás la humanidad se dirige hacia la autodestrucción?

ADONIESIS responde:
Sobre vuestro planeta existe la mala práctica de vivir y de gobernar la vida. Se descuidan totalmente los Valores Existenciales que instruyen una vida feliz y próspera de bien para todos.
La incapacidad de aquellos que deberían guiar los pueblos hacia los Supremos Conocimientos de la Vida y de su Real Significado está saturada de ignorancia y de egoísmo. La pasividad de los pueblos en rechazar, con la no-violencia, el delito psíquico, con el cual los seres negativos imponen sus intenciones de dominio y de condicionamiento, es incluso más grave, porque permite a la ignorancia y a la prepotencia satisfacer sus intereses en perjuicio de aquellos que, en pasividad son débiles y vulnerables. “La Justicia” de Dios es la verdadera y capaz de hacer proliferar “El Amor” entre todos los hombres de la Tierra.
Jesús Cristo la predicó donándose si mismo totalmente. ¿La habéis aceptado y puesta en práctica? ¡No! ¿Y entonces...? ¿De quíen es la culpa?

“La historia del hombre –instó una muchacha-, está entretejida por guerras fraticidas, por revoluciones, por destrucciones, por muerte. Es verdad que se ha alcanzado un cierto bienestar económico, que se han realizado importantes conquistas tecnológicas, a pesar de ello la humanidad continúa debatiéndose desesperadamente en la búsqueda de un poco de serenidad, de un poco de paz. Materialmente tenemos casi todo, pero espiritualmente no,... ¿Por qué?”.

“EL HOY LO HABÉIS PREPARADO AYER
EL MAÑANA LO PREPARÁIS HOY”
Es inútil preguntarse el “por qué” de aquello que os sucede, porque os digo: Ya existía.

El porqué de lo que hoy os sucede y el porqué de lo que os sucederá mañana, no son otra cosa que los efectos de las causas que habéis edificado, sean éstas positivas, sean éstas negativas.
Recordad: “Lo que sembréis recogeréis”. Si habéis sembrado coles, cuando recogeréis es inútil que os preguntéis “el porqué” no habéis recogido lirios. Vuestra es la elección de sembrar aquello que queréis, mañana, recogeréis.
“Es vuestro Libre Albedrío”.
Sois vosotros y solo vosotros en programar, hoy, el destino de vuestro mañana.
La ascensión hacia los Supremos Conocimientos de Dios podéis hacerla en breve o en largo tiempo, pero la debéis hacer. “Es Ley”, Ley Inmutable del Creado y del Creador.
A Dios le es posible mutar un destino. ¡ÉL lo puede todo!
Yo os digo, en verdad: Que incluso el peor de los hombres que consigue atraer hacia sí y hacerla suya la Verdadera Luz, el Amor Divino lo compenetrará y cohabitará con su Espíritu. Si él persevera en la devoción y se esforzará en comprender su Ley y su Verdadera Naturaleza, entonces Dios mutará su destino y lo hará Hijo Suyo y Su Instrumento.
No os maravilléis si os digo: “Él vuelto consciente en Dios, puede, si por Amor lo quiere, mutar el destino de los demás”.
Es la Gnosis, la Unión Consciente entre el hombre y Dios, el Potente y Divino Querer de Dios en el hombre, su consciente instrumento de Amor y de Justicia Eterna.
A todos se les ha dado conquistar este Prodigioso e Inmenso Bien.
Yo estoy aquí para enseñároslo. Estoy aquí para atraer sobre aquellos que lo quieren, con el corazón y el alma, la Verdadera Luz: El Conocimiento de Dios, la Gnosis.
No os preguntéis quiénes son, no importa saberlo, pero escuchad aquello que os digo y haced de ello tesoro.
Creced en el Conocimientos de las Verdades Universales y Eternas, aceptando con paciente aguante los amaneceres y los atardeceres de los días que separan la Aurora de aquel Feliz Día que te habrás autorrealizado a ti mismo y estar preparado a “La Llamada de tu nombre”.

E.S.
Ginebra, 25-5-1973

Luego de haber tenido una conferencia en una ciudad de Francia, Eugenio supo que se había pagado los sitios por los que asistieron, y se irritó muchísimo, diciendo que si lo hubiera sabido antes, habría rechazado participar. La Verdad no se vende y no se compra –insistía siempre- y así tal como se recibe, se debe donar”.

Con este espíritu que trae a la mente el ritmo tranquilo de los zapatos de los apóstoles en Galilea, Eugenio tejió sus viajes, sus reuniones, la misma correspondencia, mientras que las preguntas que de toda parte del mundo llegaban hasta su mesa, dejaban su corazón lleno de esperanza y de alegría.
En su mayor parte eran jóvenes, los cuales, deseosos de separarse de los valores tradicionales de una vida familiar cómoda, anhelaban formar comunidades, donde el núcleo pudiese ser en continua expansión y no limitado al egoísta, reducido grupo de la familia tradicional. Pero ninguno los ayudó nunca a comprender como se debía entender una comunidad y los jóvenes, en el deseo de realizar esta instintiva necesidad, se dejaban arrastrar por una errada y caótica concepción de la comunidad.
Estos preguntaron por tanto a Eugenio cómo poder realizar este anhelo de ellos, como anticipándose sobre los tiempos futuros:

“CÓMO SE DEBE CONCEBIR UNA COMUNIDAD
DE HIJOS CONSCIENTES EN DIOS”.
Nadie es superior y nadie es inferior. El más pequeño sea el más grande y el más grande sea el más pequeño.
La Armonía de la Almas debe siempre desamarrar la generosidad de uno hacia el otro a fin de que todos sean como las abejas laboriosas.
El Bien Instintivo sea siempre cuidado y toda cosa sea siempre en su justo sitio según la Regla de la Ley Universal: “Ocupa tu puesto con Amor Altruista”- pensar menos en si mismos y más en los demás.
El Orden emana de la Armonía y ambos dos son el resultado de Evolución Espiritual. La observación del Orden y de cuanto deriva de este Equilibrio es necesario si se quiere alcanzar la Perfecta Armonía psicofísica de la Comunidad.
Donde reina el caos, la blandura, la indiferencia y la incapacidad, reina incluso la intolerancia y también la insatisfacción.
Debe existir un mutuo y recíproco valor de fraterna colaboración, espontáneo, libre de todo formalismo de casta, de raza y de religión.
La Comunidad de los “Hijos Conscientes en Dios”, está vivificada por todo aquello que produce “El Bien por el Bien”.

ADONIESIS.

Pero no es este el tiempo para realizar similares ideales – añadía- antes es necesario desbancar del ánimo humano las incrustaciones de egoísmo, de hipocresía, y de sodomíticos recuerdos. Vuestro Amor debe alcanzar la Pureza de los Ideales para los que nace...
No olvidemos que la Verdadera Comunidad debería de ser la Entera Humanidad”.

“Si...”
Si vuestras Almas estuvieran en perfecta, fraterna y amorosa comunión;
Si no existieran divisiones de credo, de raza y de ideales políticos, tecnológicos, económicos;
Si todos los hombres de vuestro planeta se sintieran una única y gran Familia, conscientes de ser hermanos y hermanas de un Solo y Único Padre Creativo;
Si el mal fuese el enemigo de todos y el Bien se sintiera como una indispensable necesidad de todos para poder vivir en Paz, en Armonía y con las necesidades existenciales necesarias para vivir sanos y felices;
Si éstos Valores existieran, seríais como nosotros somos: “Libres”.
Cesarían  vuestra tribulaciones y el mundo recibiría el flujo benévolo y positivo de vuestras felices vibraciones.
Los Zigos serían vuestros amigos y el Amor de los Cielos vuestro consuelo.

El Consolador.

 Entre los más violentos problemas sociales, tal como la droga, también el suicidio es frecuentemente una elección para evitar las adversidades.

“EL SUICIDIO”
ADONIESIS en mérito a esto dice:
¿Cuántos hay sobre vuestro planetas que conocen el enorme valor de la Vida y de su Real Significado?
Para vosotros terrestres puede no tener ningún significado, y suprimirla una cosa lícita; pero para nosotros, que conocemos este inmenso Don de la Inteligencia Creativa, le damos a esta el Sagrado Derecho de ser vivida con Plena Conciencia y con los Reales Valores que ésta nos indica.
La Vida, vivida como debe ser vivida, y no como vosotros la vivís, es la Obra Maravillosa del Dios Viviente. ¡Es Dios mismo que vive!

¡El Suicido es un delito contra Dios!
No puede haber justificaciones para aquel que renuncia a la vida o que solo se predispone a perderla. Las represalias de la LEY son pesantísimas y los efectos de estas absurda causa, dolorosísimos.
La Vida es un Sagrado Don  que es respetado hasta cuando tendrá su natural final. Coercer la Vida significa coercer a Dios en Su Derecho de Ser para operar en Su Eterna Gloria.
Recordaros: “El hombre es la Inteligencia y la Inteligencia no es el Alma, sino el Espíritu, y el Espíritu es Luz, Verbo de Dios que se hace carne”.

Comprended y os convenceréis de que la Vida es Sagrada y es vivida, cualquiera que sean las pruebas a las cuales está destinada para caminar al encuentro de la Suprema Gloria de Dios.
El que se mata será obligado a desear la Vida y no poderla tener. Vagará durante mucho, mucho tiempo en la consternación y tribulación.
¡Esto es bueno que lo sepáis!

Por ADONIESIS
E.S. 31.07.1973

“NO MACERÉIS EL CUERPO: ¡EDUCADLO!”.

El Cuerpo Físico es un instrumento que se educa y no se ofende o se vitupera como una cosa abominable o, peor,  se abandona o cancela.
El Cuerpo Físico es el Vehículo del Cuerpo Astral y el Cuerpo Astral es el vehículo de aquel Espiritual.
Educar el instrumento físico quiere decir volverlo eficiente, armónico y capaz de servir, dignamente, la Obra del Espíritu operante en vuestra dimensión, para el Devenir continuo de lo que es útil para la Economía Creativa del Cosmos.
Aquello que nace del Espíritu no es como aquello que nace de la carne, pero es cierto que uno tiene necesidad del otro y el otro necesita del uno, para poder realizar, en las dimensiones iniciales, la intensa y constructiva operatividad en el Gran Edificio del Creador y de lo Creado.
Es una cosa inútil y deletérea poner en dificultad, descuidar y debilitar un medio que la Suprema Inteligencia ha establecido que existiera para un preciso propósito.
Es también verdad que este sea educado y limpiado de todas aquellas escorias de las cuales se cubre por causa de la insana metodología que practicáis en el desarrollo existencial.
Paz.

ADONIESIS

El Cuerpo debería ser el “Templo de Dios”: Esto nos ha enseñado Jesús.
Eugenio era la expresión viviente de la Vida, la Vida entendida como Expresión Única de la Divina Creación.

“Amar la Vida no para sí mismos – decía-, sino para aquella Fuerza Edificadora presente in cada uno de nosotros, instrumentos activos del incesante Movimiento de Dios”.

“AMAD LA VIDA”
La Vida es mucho más importante que el sentido que vosotros terrestres le dais.
La Vida es un Con Precioso, porque es a través de ésta que realizáis las obras que instruyen una colaboración en la Economía Creativa y en el Armónico desarrollo del Gran Ser Cósmico que os contiene y del cual toda cosa visible o invisible forma parte inseparable.
La Vida es la expresión y voluntad de ser en el Espíritu Creativo, exigencia insuprimible del Gran Amor de manifestarse, de producir, de reproducir, de mutar, de unirse al deseo de conocer lo transitorio, lo mutable, en la Eternidad; y no solo por esto, sino también para buscar y deleitarse de las prodigiosas bellezas que resplandecen en la Luz del Creado y del Increado, en la forma y en la sustancia.
La Vida es un maravilloso sendero de conocimiento, un medio excelente para experimentar, un paso de un largo camino que conduce hacia la Sublimación Absoluta de la Materia, hacia la Radiante Contemplación Consciente del Espíritu, hacia la Suprema meta, hacia DIOS.

E.S.

¡Que angustia oprime el ánimo, pensando al vacío que existe entre tales conocimientos y el humano peregrinar sin seriedad, en busca de una Verdad que se pretende escapar, escondiéndola a sí mismos!
El hombre ha creado el monstruo de la violencia, y en esta ha puesto el mito de la necesidad porque hoy está muy lejano de la sepultada aristocracia espiritual. Es más, la arrogancia de la voz y de la altanería de la blasfemia son poca cosa ante el silencioso operar de quien egoístamente acumula bienes materiales o morales para daño de los demás.


¿Os habéis preguntado, al menos una vez en vuestra vida, quién es Dios y si es posible, realmente ConocerLo?
Yo os digo, en verdad: Es posible saber quién es Dios. Es posible conocerlo, poseerlo y ser por ÉL poseídos.
DIOS, en Su Veras Naturaleza, es simple y puro como un niñito amante de jugar y amar así como un niño ama y juega con sus juguetes.
No busquéis conocer a Dios como siempre lo habéis creído, porque así no existe.
ÉL es la Luz de Amor, de Justicia y de Armonía que compenetra el Todo, porque el Todo es ÉL mismo, que en potencia posee tales Virtudes.
Si un Ser Dios es consciente, ese Ser puede hablar de Dios en primera persona, porque es Dios siempre que se expresa en él. En tal caso el Ser es Consciente en Dios y lo posee y Dios posee al Ser.
DIOS ES LA SUPREMA INTELIGENCIA DEL CREADO y ES TAMBIÉN EL CREADO MISMO en cada Suya Manifestación.
DIOS tiene el derecho, inderogable, de poseer lo que quiere, porque le pertenece, porque es parte de Sí Mismo.
Ninguna cosa creada puede jamás decir de no ser luz de Su Luz, carne de Su Carne; ¡ninguno podrá nunca decir esto jamás! Sois vosotros, si lo queréis, en conocerLo como ÉL es y sois siempre vosotros en ignorar Su Verdadera Naturaleza y de conocerLo como ÉL, realmente, no es.
Sois vosotros en hacerlo bueno.
Sois vosotros en hacerlo no bueno.
Su Naturaleza es aquella de ser Bueno, Amoroso, Justo, Caritativo y Dulce como un niño.
Sois vosotros que educáis a Dios en vosotros.
Sois vosotros que podéis, si solo lo queréis, poseerLo como ÉL es para vuestra felicidad.

E.S. 24.06.1973

¿Pero usted, qué definición nos da de Dios?

“Comprender a Dios... ¿Cómo puede lo relativo comprender lo absoluto?
Muchos hombres creen de haberLo encontrado, de haberLo realizado, pero no pueden encontrarLo o realizarLo mas que racionalmente, y por lo tanto “a sus imágenes y semejanzas”, Dios es perseguible, pero es necesario “buscar” sin parar, continuamente, dentro y fuera de nosotros, sin nunca creerLo real como es nuestra realidad.
Nosotros no podemos partir de la realidad que creemos tal, para andar hacia lo metafísico; para reconstruir es necesario antes demoler “la vieja casa”, o sea derruir las viejas cogniciones para poder edificar las nuevas”.

Eugenio, frecuentemente, hablaba por simbolismos, dejando al oyente libre de realizar “su verdad” según la propia madurez, capacidad de evolución.

“Pero por “vieja casa” se entiende también este nuestro planeta – precisaba-, en el cual la mayor parte de los ladrillos que lo componen están podridos: Éstos serán entonces vueltos a poner bajo fuego, para ser rehechos, mientras que la parte menor de los ladrillos que han quedado sanos, será utilizada  como  Pilar, como “sal y levadura” para la “nueva casa”.

Los oyentes parecía que habían comprendido la parangón, mientras Eugenio concluía de este modo:
“Dios puede disponer de este modo de los hombres de este planeta”.

DIOS SE AUTODETERMINA – DIOS SE AUTODEFINE – DIOS SE AUTOMANIFIESTA”
Dios como Inteligencia del Todo, manifestado e inmanifestado, se expresa a Sí mismo según Sus necesidades.
ÉL se diferencia creando para Sí mismo lo que determina su continuo devenir.
ÉL ES AQUEL QUE ES, porque es Omnipresente, y por tanto está en cada átomo de toda cosa. ÉL es la Causa Primera de todos los efectos, siendo ÉL el Origen de su mismo Principio.
Todo, hombre incluido, está programado y todo es en función de Su Eterno Devenir.
La Omnisciencia es Completo Conocimiento de cada una Suya particular Función sobre todos los Planos Dimensionales.

E.S. 02.04.1972

¿Y a quién, si no es a los voluntariosos, a los intrépidos, a los aventureros buscadores del Conocimiento más allá de todo límite, confiar las Revelaciones del verdadero existencialismo humano, de los Secretos de la Vida y de la Naturaleza de Dios?

¿Por qué existo?
¿Quién produce mi existencia y para qué sirve?
¿Obro conscientemente o inconscientemente?
¿Existe una Ley que me ordena de hacer una cosa en lugar de otra?
¿Puedo hacer algo diverso de aquello que la Ley establece sin incurrir en castigos?
¿Cómo puedo hacer el Bien si no lo conozco?
¿Cómo puedo evitar el mal si no lo conozco?
¿La experiencias de qué sirven?
¿La experimentación está establecida a priori?
¿Por qué debo conocer el mal?
¿Qué es el mal?
¿El Bien, qué produce?

Sus revelaciones dejaban surcos profundos en las conciencia de los oyentes, y un atisbo lejano de posaba sobre ellos, tejidos – a pesar de todo-, por una progresiva maduración.
Muchos religiosos, monjas y sacerdotes pertenecientes a diversas órdenes de varios cultos, italianos y extranjeros, escribían y visitaban a Eugenio deseosos de profundizar con las preguntas y “misterios” bien concretos.
La figura de Jesús era siempre, justamente, en el centro de todo tema, y Eugenio amaba aclarar la relación, existente entre la personalidad humano-divina, de Jesús Cristo.

Cristo es Hijo de DIOS.
Jesús es Hijo del Hombre.

Cristo es Sublimación Astral.
Jesús es Sublimación Física.

Cristo es Genio Solar o Verbo Solar.
Jesús es Genio Planetario o perfección relativa del ser consciente de la Verdad Universal.

Cristo no es Jesús, pero está en Jesús y a través de su cuerpo expresa su Trina Divinidad.
Cristo no es Dios. Cristo es expresión Purísima de Dios, pero no Dios.
DIOS ilumina a Cristo. Cristo ilumina a Jesús, Jesús ilumina al hombre que no es consciente de la Verdad.

Parece un proceso simple de compenetración, pero en realidad es una Real Programación de la Suprema Inteligencia Divina del Creado y del Increado.
Programación, que instruye una parte de sí misma, operante en una dimensión Inicial e Inconsciente, pero siempre predispuesta a sufrir, de diferentes maneras, la insuprimible voluntad ascensional y por lo tanto el seguro conocimiento de su Real Naturaleza Divina.
El hombre de la Tierra ha recibido de Jesús Cristo la fuerza inicial de la voluntad ascensional, aunque si los modos con los que esta Fuerza ha sido dada, ha costado miedo de muerte y de dolor.
El hombre podría ascender evitando el dolor y, en breve tiempo, volverse Consciente de su Real Identidad. Jesús Cristo enseño, principalmente, el método para llegar felizmente al conocimiento y por tanto a la Conciencia de sí mismos en DIOS.
Era una Programación que todavía está en su pleno desarrollo.
La meta en el tiempo estaba marcada y esto Jesús nos lo confirmará en su Próximo Retorno.

E.S. 14.10.1972

Naturalmente viene espontáneo preguntarse, cuando se ha estado largo tiempo ligados a los atávicos complejos de miedos del mal:
“¿Pero quién es el diablo? ¿Cómo podemos defendernos y cómo reconocerlo, cómo hacernos fuertes para combatirlo? ¿Pero realmente existe?”.

Eugenio Siragusa, contestando, citó una frase que el Papa Pablo VI dijo a alguien que le hizo la misma pregunta:
“El diablo existe”, -dijo el Papa-.
“De acuerdo, existe. ¿Pero en función de qué?”.

El diablo existirá hasta que los hombres tengan más necesidad de él que de Dios, hasta que los hombre preferirán el odio al amor, el mal al bien, la guerra a la paz, el egoísmo al altruismo, la injusticia a la justicia.
El diablo lo alimentan los hombres porque aman todo aquello que él les ofrece.
El diablo es el medio de la tentación, el medio de la prueba.
El diablo no es, ni podrá nunca ser nunca el fin de nuestra ascensión.
DIOS es el Final.
Los hombres pueden permanecer, pero no por siempre, súbditos suyos. Cuando los hombres habrán aprendido a elegir el Bien en lugar del mal, serán súbditos e Hijos de Dios. Entonces, y solo entonces, el diablo no tendrá más razón de existir, porque su función habrá terminado.
 La elección, si él debe o no existir, es solo nuestra. ¡Recordadlo!
Si el Amor será más fuerte que el odio, el Bien más fuerte que el mal, la Paz más fuerte que la guerra, el Altruismo más fuerte que el egoísmo, la Justicia más fuerte que la injusticia, el diablo perderá y se disolverá porque no tendrá ya más razón de existir.
Entonces dirá: “He aquí, Señor, son todos Tuyos”.
Entonces, él se volverá, el Arcángel del Bien.

E.S.

“TEXTOS DE ESTUDIO”.
¿De quién se sirvió Dios para poner a prueba la integridad del Profeta Job?
¿Dios puede o no puede todo?

En la oración del Padre Nuestro está escrito: “No me induzcas en tentación”; ¿De quién se serviría el “Padre Nuestro” para inducirnos en tentación? ¿Cuál es el  medio? ¿Quizás el diablo?
¿Con cuál permiso el diablo ha tentado a Jesús-Cristo? ¿Si Dios no lo hubiera querido, el diablo lo podría haber hecho?
¿Si lo hubiera podido hacer sin Su Permiso, en qué consistiría la Omnipotencia de Dios?
El diablo da miedo si no se conoce a Dios.
Dios no tiene rivales. Somos nosotros los que atraemos el valor negativo o el valor positivo. Es nuestro Libre Arbitrio: O el diablo o Dios.

E.S. 31.10.1974

En este contexto de Libertad de Elección, halla lugar el Libre Arbitrio del hombre, de concluir más o menos positivamente, las experiencias de la vida terrenal. En el Amor Altruista de lo justo y de lo pacífico se puede recorrer el sendero de la Verdadera Libertad y volverse libres de la ignorancia y del posesivismo.
Así clarifica ADONIESIS:

Ser Libres no quiere decir hacer aquello que se quiere, para perseguir los deseos y satisfacerlos, egoístamente y materialmente.
Sed Libres significa, principalmente, conocer La Verdad, Las Leyes, el Amor altruistamente y seguir al Bien que el Espíritu quiere donar sin nada pedir, sin condiciones, sin coerción alguna.
Ser Libres quiere decir también poder entrar en Comunión para una mayor realización de los Valores de la Armonía y del Real Conocimiento de aquello que nos concede el ser Conscientes, en la superación de los complejos que estimulan un creciente desequilibrio en las completaciones Espirituales y Físicas.
Ser Libres, por último, significa deber necesariamente Amar al Prójimo suyo como a sí mismos,  sean los que sean los quereres del Espíritu en sintonía con el Espíritu que quiere, en la libertad y en el conocimiento, entrar en sintonía para experimentar tanto cuanto corresponda a su Alma siempre dispuesta a mejorar en el Conocimiento de su naturaleza material.

Paz.
ADONIESIS

Suiza, Bélgica, Holanda. Sus viajes se sucedían sin reposo, acompañados por el anhelo de miles y miles de personas que en todos sitios querían escucharlo, lo querían ver, frecuentemente  intrigados por aquel Mensajero que trae la Palabra de los Extraterrestres. Nunca en sus viajes lo llevaron a lugares históricos o turísticos de las localidades visitadas, viajes que tenían sin embargo el tiempo justo del encuentro, del dialogo, y del regreso.
Se podía bien comprender que en su lenguaje había una Sabiduría constante, y en sus ojos la Luz de los Espacios Visibles e Invisibles.
Pasaba por allá donde la Voluntad Superior lo conducía, para encontrarse con la mirada y el abrazo de cuantos habían deseado, esperado esto.
Y entre los muchos abrazos, había de vez en cuando uno que le daba un sacudida interior. ¿A quién encontró de los remotos tiempos?
Para algunos de éstos era como haber nacido en aquel momento, en una suavísima caricia de un tiempo que no ha pasado, y poder decir: “Henos aquí, de nuevo juntos. Prosigamos el trabajo”.
Este viento se ha esparcido por la Tierra proviniendo desde Sicilia: ¿Una Nueva Galilea de argumentos renovados?
Sin duda alguna una Galilea amada fuera de sus propios límites geográficos, y un Siervo de Dios odiado en su propia patria.
“...que aquel que llegó cercano llenará de Gloria el País de la otra parte del mar, más allá del Jordán, la Galilea de los Gentiles”.
(Isaías, 8:23)

Muchos decían: “Pero usted no dice nada nuevo. ¡Son las mismas cosas que ha dicho Jesús!”.

“El Maestro de los Maestros –contestaba Eugenio- ha enseñado aquello que en aquél tiempo la humanidad estaba en grado de retener, aunque hasta la fecha no ha logrado ponerlo en práctica, y dio incluso que no habría podido hablar de las “cosas Celestiales”, sobre las cuales nos habría instruido el Consolador Prometido por el Padre.
He aquí, los Ángeles Mensajeros están cumpliendo esta Obra, y el Espíritu de la Verdad vuela entre los hombres de este tiempo, en los que son más que visibles los Signos Proféticos. Estos Seres de Volumétrica Conciencia me han mandado entre vosotros para traeros, hombre entre los hombres, una Enseñanza que podéis aceptar o rechazar.
Esta es mi tarea: Hablaros de los Extraterrestres, así como Ellos desean, como yo Los conozco y como espero que dentro de no mucho tiempo también vosotros conoceréis.
Deseo que mi preparación sea también la vuestra.
¡Puede mutar la forma del Mensaje, pero no la Sustancia!

“Sería interesante saber si los Extraterrestres que visitan nuestro Planeta viven nuestra misma experiencia de fe fundamentada sobre Cristo Redentor y Liberador del pecado de los padres y de sus consecuencias”.

ADONIESIS responde:
Sabéis muy bien que nadie puede poner límite a la Omnipotencia de Dios.
Sabéis también que nadie está en grado de replicar a Dios: ¡Nadie!
A pesar de que conocéis estas verdades, no queréis admitir que nosotros somos una realidad operante y consciente de Su Divina Inteligencia, una Emanación de Su Voluntad, un acto de Su Ilimitado Poder.
Nosotros no tenemos un Cristo Redentor y Liberador del pecado; nosotros estamos en la Luz Crística y poseemos, así como Jesús poseyó, la prerrogativas de Su Amor y de Sus Divinas y Eternas facultades.
Nosotros no hemos desobedecido a las Leyes del Cosmos.
Cristo es, para nosotros, la Luz, la Verdad, la Vida.
Siempre lo ha sido y nunca la materia ha tenido mano superior sobre los Valores Eternos del Espíritu. La materia la hemos siempre dominado y nuestra Inteligencia no ha sido jamás ofuscada por la ignorancia. Nuestra libertad está tutelada por la Consciente Obediencia a la Verdad de la Ley que expresa la Suprema Inteligencia Creativa, en cualquier dimensión en la que esa se manifieste.
En el Cosmos hay miles de millones de Universos y en éstos pulula la Vida Inteligente. El Edificio del Cosmos puede ser comparado a un Gran Ministerio compuesto de múltiples oficinas de diferentes actividades. Todos las oficinas tienen un cómputo que desarrollar, así como cada dimensión tiene una obra que llevar a cabo en relación a las exigencias de la Economía del Cosmos.
La Inteligencia Suprema, que instruye el Devenir continuo del Ser Eterno, tiene sus Leyes y posee los medios para hacerse respetar.
Vosotros conocéis las leyes que instruyen vuestra dimensión y las desobedecéis; he aquí el porqué tenéis necesidad de un Cristo Redentor y Liberador.
Nuestro grado de civilización es el de poseer la Verdad y ser Libres, Libres de querer vivir, a toda costa, en la Luz del Amor, de la Justicia, de la Paz y de la Fraternidad Crística.

ADONIESIS
(03.08.1974)

España, tierra de Almas fogosas como todos los pueblos latinos, descendientes de aquel “nuevo pueblo” del cual hablaba Jesús, acogió el Mensaje de Eugenio Siragusa con una vivísima participación hecha de incontenible entusiasmo, de escucha y de sereno juicio. No surgieron polémicas, sino diálogos fraternales, peticiones sinceras en respuestas y preguntas, principalmente de carácter religioso espiritual.
Esta Nación explotó como por una revelación largamente buscada y finalmente hallada, y las emisoras radiotelevisivas de Madrid le dedicaron programas y entrevistas, seguidas por millones de oyentes y telespectadores.
La correspondencia llegaba en avalanchas a la Secretaría de Valverde, y grupos de estudiosos españoles visitaban frecuentemente el Centro Siciliano.
En 1975 Eugenio habló en la Televisión Española y entre otras preguntas, le fue puesta la siguiente:

“¿Cómo se podría resolver la economía mundial?”.
Eugenio respondió con mucha simplicidad que si hubiera respetado una sola enseñanza, se habría resuelto uno de los más graves problemas de la humanidad:
“¡Lo necesario para todos, lo superfluo para nadie! ¡Esta es nuestra Ley!
Sabemos muy bien cuán difícil es, para vosotros terrestres, aceptar este ordenamiento, pero estaréis obligados a deberlo meditar y deducirlo mucho, y por lo tanto determinar la Ley que permita a todos los seres vivientes sobre vuestro Planeta de tener lo necesario, aboliendo lo superfluo, que no es otra cosa que el derroche de las reservas naturales y la depauperación de la riqueza de todo el genero humano.
Este sentido de responsabilidad consciente deberá prevalecer por justicia y por amor, superando los obstáculos que se interponen por causa del hipertrófico egoísmo de pocos para daño de los muchos. La miseria y el hambre son estimulantes de prácticas delictivas y de vicios negativos y deletéreos.
El bien relativo para todos, nadie excluido, es el método más eficaz y más lógico para impedir la degeneración y el odio y para avalar un proceso de verdadera Paz entre todos los hombres de la Tierra. No es difícil instituir y poner en práctica esta Ley Universal, no es difícil si la Buena Voluntad prevalecerá con Consciente Conocimiento y con Aristocracia Espiritual.
Es necesario crear un Común Denominador y dirigir la gran riqueza del humano trabajo en una dirección positiva, evitando la dispersión o la destrucción a través del negativo deseo de tener mucho para disfrutar poco, dejando a los demás privados de tener aquello poco que les basta para vivir.
En la Economía Creativa de vuestro Planeta existen valores que escapan a las investigaciones científicas hasta hoy efectuadas por vuestra ciencia. Estos valores actúan proponiendo a la Inteligencia acciones no conformes a vuestros deseos ni a vuestras injustas demandas.
Debéis, forzosamente, habituaros a no demandar lo imposible y a regular vuestras necesarias exigencias con una regla que sea contenida y responsable.
Lo superfluo y el derroche crean distonías en la Economía Creativa y las represalias son el hambre y la negación del equilibrio en todo sentido.

Es necesario satisfacer lo necesario, invirtiendo conscientemente la riqueza de todos y el trabajo de todos para el bienestar relativo de toda la humanidad.

ADONIESIS
Marzo 1974



Correo Electrónico: orvalen@libero.it