English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

domingo, 7 de febrero de 2016

LOS GIGANTES DEL CIELO-6º El Hombre llega a la Luna.


Correo Electrónico: orvalen@libero.it






CAPÍTULO 6 
EL HOMBRE LLEGA A LA LUNA


“MENSAJE DE LOS EXTRATERRESTRES
A LOS HOMBRES DE LA TIERRA
CIENTÍFICOS Y PILOTOS DE LOS ESPACIOS”.

Aceptar con puro sentido de religiosidad las conquistas de vuestra Inteligencia y tened escrupuloso y consciente cuidado en la puesta en práctica del Bien y de la Prosperidad de toda la humanidad de vuestro planeta. Sed humildes y mirad con sincera devoción la Luz de la Eterna Verdad que benignamente se rebela y os tiende sus invisibles y generosos brazos. No os enaltezcáis como suelen hacer los necios, más bien ser simples y puros de corazón para ser mayormente agradables a las cosas más grandes que vosotros que, misteriosamente, os empujan hacia un mejor destino.

Tened la Plena Conciencia de cuanto os es concedido para superar la miseria moral y espiritual en la cual habéis caído, por haber creído poco en Aquel que está en vosotros y a través de vosotros vive y opera en esta Viviente Célula de Su Macrocósmico Ser.
Vuestras conquistas sean puestas más sobre el Plano de la Verdad que está en vosotros. Y jamás estas se vuelvan instrumentos negativos y fatales del anhelado deseo de la suspirante evolución hacia el feliz progreso y hacia el Superior Bien Universal.

Para caminar seguros hacia las Celestes Praderas de la Creación es necesario inflamar las propias Almas de Fe Pura y despojarse los propios Espíritus de toda egoísta vestimenta material.
En los Espacios Puros, diferentemente a cuanto dijo un astronauta, es más fácil entrar en contacto con Dios, estar con Dios y sentir la Suavísima Armonía de Su Eterna Justicia, de Su Celestial Paz y de Su Divino y Penetrante Amor.
En estos logros nuestra Fraterna Ayuda no faltará, pero faltará –y seréis duramente contrastados- si ante éstas no daréis su Espiritual y Justo Valor, y si de éstas surge el funesto deseo de la Conquista del Poder con el consiguiente injerto del mal.

Sean los que sean vuestros pensamientos sobre este nuestro mensaje que hemos confiado a nuestro operador para ser divulgado, debéis de todos modos saber que nosotros tenemos sólidas Bases sobre vuestro satélite Luna y podemos, si se volviera necesario, procuraros serias tribulaciones con el objeto de privaros de ulteriores pasos en estas empresas.
Estad prevenidos y arrepentidos y nuestra ayuda no os faltará.
Con Fraterna Benevolencia Universal os saludamos.

Los Extraterrestres
Etna, Valle de las Águilas, 16-07-1969

Mientras, en la fascinante empresa del primer desembarco sobre la Luna del Apolo, una maravillosa aventura esperaba a nuestros cosmonautas, una gran prueba de revelación y de contacto: Una Flota de Astronaves Extraterrestres estaba sobre el lugar de aterrizaje esperando a los astronautas de la Tierra, el 21-07-1969.
Pero... ¿por qué ese cuarto de hora de silencio en las transmisiones televisivas? ¿Por qué también y siempre censurante, Conjura del Silencio?

De la Revista Venezolana “ELITE” Nº.2366.
“...Después de la experiencia de Cooper sobre las Hawai, los astronautas norteamericanos han sido aleccionados para no hablar de estas cosas con tanta naturalidad en sus comunicaciones radio, sino de reservarlas para la conferencia secreta que se tendrá sobre el fracaso de esta iniciativa”.

Pero las Ondas recibidas por radioaficionados norteamericanos han captado frases electrizantes de los primeros momentos en los que Armstrong y Aldrin dieron los primeros pasos sobre la superficie lunar.
Las frases pronunciadas por Armstrong fueron suprimidas por la NASA en la transmisión televisiva que se tuvo durante la llegada del Apolo 11 sobre la Luna.
Las frases captadas por los radioaficionados fueron las siguientes:
“¿Qué era eso? ¿Qué diablos ha sido?
¡Lo que quiero saber es qué diablos ha ocurrido!”.
Siguieron algunos instantes de confusión y se ha oído la voz del Control de la NASA que decía:
“¿Qué... no funciona?
(Palabras confusas debido a la mala recepción del Control de la Misión Apollo 11).

Armstrong replicó: “¡Esas cosas eran enormes, señores, enormes!
Dios mío. ¡Algo increíble! ¡Os digo que hay otras astronaves!
¡Están alineadas al otro lado del cráter y nos están observando!”.

Todo este increíble mensaje de Armstrong fue grabado sobre el audio de la transmisión televisiva.
No se debe de olvidar que los radioaficionados norteamericanos captaron una alarma desde el Apolo 13 en la cual los astronautas dijeron que estaban siendo seguidos por un objeto volante no identificado, un momento antes de que una misteriosa explosión destruyese irreparablemente el módulo de servicio.
Todo el mundo se acuerda las tristes horas vividas por los tres sufrientes astronautas y el peligroso regreso a la Tierra sin haber cumplido su misión”.
___________________

¡Nuestros astronautas saben muy bien por “quién” fueron seguidos durante los vuelos espaciales, y cuáles “Fuerzas Divinas” los han ayudado contra las adversidades que se presentaban a su ciencia todavía inmadura, adversidades que les habrían llevado hacia la muerte!
Mientras tanto los astronautas, de regreso hacia la Tierra, quizás no habrían querido nunca regresar... porque sabían que les esperaba un planeta de primitivos conocimientos.
Habrían sido juzgados como enfermos, por un extraño mal que fue “descubierto” solo después de a cuarentena, después del lavado mental... Gran parte de ellos descendían de las navecillas espaciales con una sonrisa angelical, con una alegría viva como si hubieran estado en el paraíso, listos para comunicarlos a los hombres que les esperaban sobre la Tierra, terminada la cuarentena se veían tristes, derrotados, desesperados, algunos incluso enloqueció. Es por esto que Aldrin afirmaba de haber encontrado a Dios. ¿Cómo era este Dios?
¿Cómo, cómo podrían hablarnos de estos Hermanos de Paciencia sin límites?
Su ayuda ha acompañado a todos los vuelos espaciales, salvando muchas veces a los astronautas de una muerte segura.
El 21.07.1961 Grisson niega de haber accionado el dispositivo de apertura de la puerta de la cápsula que explotó misteriosamente salvándolo durante la fase de recuperación.
El 20.02.1962 John Glenn fue acompañado durante 6000 Km. por miles de partículas luminosas, y durante la reentrada hubo riesgo de resbalar sobre la atmosfera y perderse en los espacio, pero a través del ventanilla redonda vio un Globo de Fuego seguir a la cápsula. Su declaración fue censurada y le costó la expulsión de los vuelos espaciales.
Los hallazgos Arqueológicos en varias partes de la Tierra, han demostrado claramente que desde los tiempos de la Prehistoria, Seres con atuendos “espaciales” aterrizaban sobre nuestro Planeta y las representaciones que nuestros Antepasados han transmitido son el testimonio más vivo de tal realidad. Desde las famosas estatuillas DOGU halladas en Japón, la ciencia moderna ha tomado la idea de los trajes espaciales de los astronautas, que, como sabemos, están hechas con bisagras esféricas, hasta ese momento desconocidas y actualmente adoptadas por nuestros pilotos espaciales.

“EL CIENTÍFICOS EXTRATERRESTRE, ADONIESIS,
A LOS CIENTÍFICOS DE LA NASA”.
18.10.1970

“Atentos a lo que os proponéis realizar en el cercano futuro viaje vuestro sobre el satélite de la Tierra, “Luna”.
Os aconsejamos de tener presente, y responsablemente, cuanto os hemos en su tiempo comunicado, si no queréis incurrir en serios dolores. Tened presente, además, que las particulares condiciones cosmofísicas de vuestro satélite no se prestas a aquellos experimentos que os habéis prefijado realizar.
Una intervención coercitiva de las fuerzas energéticas, provocadas por explosiones sobre la superficie o en el subsuelo lunar, podría desaprisionar un desequilibrio tal como para proponer al cuerpo celeste una desviación sustancial de su estado normal con el resultado de repulsión respecto a vuestro Planeta.
Vuestra desgracia se volvería irremediable si el satélite alcanzara el punto hipercrítico de su actual órbita.
Vuestra Historia no conoce nada de un remoto pasado, muy doloroso para los habitantes de entonces.
¿Os acordáis de la caída sobre la Tierra de una de sus lunas provocando inmensos desastres y el desplazamiento del eje terrestre de 45º hacia oriente? Este satélite vuestro podría señalar el final de vuestro Planeta si jugáis con desarreglar su Equilibrio Cosmológico.
¡Estad muy atentos a lo que hacéis!
Nosotros podríamos también no intervenir y permitir vuestra completa destrucción quitando, así, de nuestra Galaxia la Fuerza Negativa que vuestra especie edifica, y para daño de la Gran Familia Universal.
Pero ya que nuestro Amor es Luz de Dios, nuestros medios ya están en alarma y preparados para actuar, en el momento que fuese necesario, en intervenciones de impedimento, o de anulamiento de vuestra misión en el espacio.
¡Estad atentos, señores científicos de la Tierra!

Por el Científico Extraterrestre ADONIESIS
Dando fe de ello, Eugenio Siragusa.

Recordamos por este motivo el terremoto anómalo, que duró 55 minutos, verificado sobre la Luna, ¡provocado por los astronautas del Apollo 12!
Nuestra ciencia todavía desconoce las Leyes que regulan el Equilibrio Dinámico de los Cuerpos Celestiales, y con sus experimentos alteran su estabilidad produciendo estos anormales, peligrosos terremotos.
Tales experimentos efectuados especialmente sobre la Luna, que no tiene un movimientos de rotación propio, producen el riesgo de hacer caer nuestro satélite sobre el Planeta Tierra...
¡Las consecuencias son fácilmente imaginables!

Además de amonestarnos y advertirnos de los peligros hacia los que inconscientemente caminamos por ignorancia, los Extraterrestres nos ayudan también a comprender de qué modo es posible la vida humana sobre el satélite Luna.
Y este Conocimiento, Eugenio la hizo conocer al mundo científicos un año antes de que la ciencia oficial lo descubriese...

“MENSAJE POR PARTE DEL CIENTÍFICO EXTRATERRESTRE, ADONIESIS”

A todos los científicos y estudiosos del Planeta Tierra.

Adoniesis me ha rogado divulgar cuanto a continuación comunico:
“Es verdad que alrededor de 600 metros bajo la corteza lunar, el hombre del Planeta Tierra hallará los elementos necesarios para su supervivencia”.

Adoniesis me ha dicho todavía:
Para la natural funcionalidad de las estructuras biofísicas del hombre, es posible rastrear bajo la superficie lunar aquellos elementos (oxígeno, presión, agua) los cuales están disponibles en cantidades suficientes para poder realizar una larga permanencia y sin necesidad de hacer uso de escafandras, reservas de oxígeno y complicados trajes espaciales.
Aún la ciencia terrestre no está en grado de poder conocer las particulares condiciones en las que encuentran a los Cuerpos Celestes, cuando éstos han perdido una considerable masa de su núcleo ígneo-cósmico.
Es también verdad que la ciencia terrestre desconoce la radical mutación que se produce en el Anillo Magnetoesférico cuando este sufre una progresiva absorción hacia el centro de toda la masa del Cuerpo Celeste.
La Absorción del Anillo Magnetoesférico hacia el centro es debido a la pérdida progresiva de la masa del Núcleo ígneo-cósmico. Tal absorción, además de provocar la compenetración de los elementos atmosféricos sobre el plano físico, produce además una modificación sustancial de las Fuerzas de Cohesión de la materia y una consiguiente contracción de toda la masa hacia el centro.
Aquellas perfectas figuras geométricas que son visibles sobre la superficie lunar y que sobre la Tierra llamáis “cráteres” no son otra cosa que conos provocados por hundimientos causados por el deterioro de las numerosas cavernas existentes en el substrato de la corteza lunar.
Frecuentemente sucede que la contracción de la masa ígneo-cósmica sufre fortísimas oscilaciones debidas a las líneas magnéticas de muy notable intensidad que se desarrollan entre el hemisferio visible de vuestro satélite y las vastas superficies de los océanos que periódicamente ofrece el geoide de vuestro planeta. Tales oscilaciones producen movimientos sísmicos de vastas proporciones, con la consiguiente salida de gas hacia la superficie y hundimientos.
Son estos gases los que producen algunos cráteres en forma de cúpula y los que producen extensas lenguas de fuego, algunas de las cuales son bien visibles desde la Tierra. Nuestras Bases Espaciales instaladas desde hace milenios sobre vuestro satélite, se hallan en el hemisferio lunar visible desde la Tierra.
Las zonas están exentas de la posibilidad de hundimientos por la particular naturaleza de los elementos que componen la superficie y las estructuras internas del substrato de la corteza, particularmente presionadas por las citadas líneas magnéticas.

Durante una reunión celebrada en Valverde, ante un numeroso grupo de militares de la aeronáutica y de la marina, alguien le preguntó:
“¿Por qué los Extraterrestres no evitan la desaparición o la desintegración de los pilotos y de sus aparatos?”.
 Eugenio contestó que desde el 1963 había divulgado el siguiente comunicado:

“ADVERTENCIA DE LOS PILOTOS EXTRATERRESTRES
A LOS PILOTOS CIVILES Y MILITARES
DE TODAS LAS NACIONES DE LA TIERRA”.

Creemos oportuno comunicaros que nuestros vehículos espaciales que vosotros terrestres llamáis Discos Volantes, están accionados por una potente energía fluctuante, desconocida por vosotros y por los científicos de vuestro planeta.
Os exhortamos, fraternamente, para vuestra seguridad y para las seguridad de los pasajeros que transportáis con vuestros aviones, de no excederos en la curiosidad, y de evitar completamente, de seguirnos y de introduciros en nuestra estela de vuelo.
Principalmente nos dirigimos al ciego sentido de irresponsabilidad de los hombres puestos al mando de los aviones militares encargados de interceptar nuestros medios espaciales, de acercarse lo más posible para fotografiarlos o derribarlos.
Exhortamos también a vosotros, queridos hermanos, de no hacerlo por vuestro bien y para nuestra tranquilidad de Conciencia. Nosotros nos hacemos notar muy gustosos y con todas las necesarias precauciones, pero vosotros no hacéis lo mismo y, frecuentemente, vuestra absurdo exceso de celo os procura graves y mortales accidentes.
A parte del hecho de que nuestros medios pueden alcanzar velocidades para vosotros imposibles e inconcebibles,  vuestras armas, sean las que sean, no podrán jamás afectar sobre la absoluta seguridad de nuestros medios, ni pueden poner en peligro nuestras existencias.
Es sin embargo extremadamente peligroso para vosotros y para vuestros aviones introduciros en la estela de nuestros medios en navegación.
Lo sabéis vosotros, y lo saben incluso vuestros científicos, que nuestros medios viajan en el vacío absoluto y a la velocidad de la luz usando la misma energía que consiente a los Cuerpos Celestes, incluidos los Planetas del Sistema Solar, de permanecer en el espacio cósmico en perfecto estado antigravitacional respecto a los demás Planetas.
Todavía vosotros, y en modo particular vuestros científicos, no conocéis la titánica energía que sobrepasa las zonas hasta hoy exploradas por vuestros satélites artificiales. El apresamiento y la utilización de tal energía es para nosotros posible y fácilmente realizable gracias a especiales instrumentos que nos consienten tal operación, desde hace ya muchos milenios. Además esta energía es por nosotros condensada a nuestro gusto y según el potencial de proyección requerido por las circunstancias.
El empuje de proyección de nuestros medios espaciales es por lo tanto regulable, y nosotros la llevamos a los máximos límites cuando nos encontramos con vuestros aparatos, por estos dos principales motivos:

a)     Permitir a vuestro poder visual de observarnos y a vuestra Inteligencia deducir.

b)     Evitar lo más posible el alargamiento de campo energético con el fin de anular un eventual choque de éste con vuestros aviones.

Pero frecuentemente sucede que dirigís vuestros aviones sobre nuestros medios obligándolos a acelerar el empuje de proyección y, por lo tanto, el consiguiente alargamiento del campo de la energía fluctuante. –De esto nacen graves incidencias que pueden induciros a situaciones extremadamente peligrosas e incluso mortales.
Embestir aunque solo sea el residuo de la energía todavía en un relativo estado de condensación, que es dejada por nuestros medios, comporta para vuestros aviones la completa desintegración y por lo tanto vuestra muerte segura. Por esto os invitamos, con fraterno Amor, para que no os aventuréis con ciencia en tales empresas, y os exhortamos, con espiritual afecto, a que os alegréis por nuestros encuentros, así como nos alegramos nosotros, con serenidad y paz en el corazón.
Nosotros queremos solo habituaros a animaros y comprender nuestra conciencia y nuestra Santa Misión de Bien Universal y de Verdad Divina. Nosotros edificamos las condiciones ideales para el Santo Adviento de la Justicia Celestial por Voluntad Santa de Dios. – Nosotros venimos a vosotros sobre la Tierra animados por Su Santo Amor y por Sus Sagradas Leyes. ¡Arrepentiros! Quedad atentos y aconsejados.
Esto os lo hemos comunicado a través de nuestra mente sobre la Tierra para advertiros y volveros conscientes.
La Paz y la Serenidad estén sobre Vosotros y sobre toda la humanidad.

18.06.1963
Por los Extraterrestres.
Dando fe de ello Eugenio Siragusa.

Eugenio seguro no se esperaba un reconocimiento de los hombres, porque si así hubiera sido, abría desistido de tal empresa desde los primeros tiempos, pero él sabía, conocía Quien lo guiaba para un propósito que humanamente no es comprensible.
“Ve” –le decían-. “Pero es que tengo fiebre, tengo una úlcera en la boca, ¿cómo podré hablar a la masa?”.
“Ve”, -nuevamente fue la respuesta, la orden. Y él iba.
Empujado por este acto de humilde obediencia, la fiebre bajaba, la úlcera desaparecía, y a lo largo del viaje recibía signos de protección y de consolación. Y miles de estudiosos que lo han acompañado, esperado en los diferentes continentes, son testimonios de ello.
La Tercera Fase de su Obra fue la más asidua, la más fecunda en conferencias y en viajes al exterior. Y si el lector se preguntara como hacía –económicamente- para sostener los enormes gastos de estos desplazamientos, que les pregunten a aquellos que en cada parte del mundo lo han invitado, ¡sobre los enormes y sobrehumanos sacrificios en los que él condujo su misión, privándose frecuentemente de lo necesario para que no faltara nada en el empeño asumido ante DIOS y ante los hombres!
¡Muchas  veces, durante las reuniones y conferencias, los ojos de los oyentes más atentos y sensibles brillaban de lágrimas por la alegría de haber finalmente hallado la respuesta a una Verdad largamente buscada!
“¡Ahora, lo que estaba oculto, sale a la luz!” –decía-.
Y científicos, doctores, altos oficiales, religiosos, hombres de gobierno y del arte le hacían confidencias de experiencias personales, algunos incluso de encuentros físicos con Extraterrestres. 



Correo Electrónico: orvalen@libero.it
trucos blogger