English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

domingo, 7 de febrero de 2016

LOS GIGANTES DEL CIELO-5º El Mensaje.


Correo Electrónico: orvalen@libero.it





CAPÍTULO 5

EL MENSAJE

No era fácil hacer aceptar estas sublimes verdades, estas Altas Enseñanzas, a la humanidad, atascada en el estanque de sus atávicas incapacidades.
Donde hay Luz, el hombre ve la sombra de sí mismos; donde hay Conocimiento, el hombre se pierde en su ignorancia; donde hay Vida, el hombre ve el espectro de su materia y confunde la Conciencia con la inconsciencia...
Entonces acusa, denigra, juzga, irguiéndose como sostenedor de una falsa ideología, que no es otra cosa que el reflejo de su involucionada personalidad.
Poco a poco, espirales de interés se abrían en los atentos oyentes, quizá aferrados a la fascinación de una realidad que para ellos era sueño, imaginando que otros seres similares a nosotros, sobre otros planetas esparcidos en el Cosmos, estuvieran viviendo una vida para nosotros inimaginable en su pureza y espiritualidad. Y soñaban, soñaban poderse encontrar con Ellos, de recibir diariamente consejos sobre la vida a seguir, en el mejor de los casos interesados únicamente en hacerse revelar los números de la lotería o el remedio para alimentarse y no envejecer...
Cierto, no son éstos los pilares sobre los cuales la humana conciencia se debe apoyar para prevenir a la conciencia, y Ellos, infatigables y pacientes portadores de la Palabra de Verdad, os hacían conocer a través de Su Mensajero Eugenio:

“LA VERDAD, LA GRAN VERDAD”
Son muchos los que buscan la Verdad, muchos son aquellos que la quieren servida sobre un plato de oro o de plata, muchos otros la quisieran ver surgir de la masa cerebral o de un vicioso razonamiento.
Sería fácil empresa, pero no encontraría jamás la Verdad. La Verdad ama enjugar el sudor del Amor que busca el Amor.
La Verdad no se revela a aquellos que dan solo una parte de sí mismos, sino a aquellos que dan todo de sí mismos, porque saben que solo con la total abnegación la Divina Luz que está en sí mismo se revela.
No es haciendo siempre “bla, bla, bla, bla” que la Verdad se revela; se precisa autorealizarla en sí mismos, porque este inmenso Bien está en cada uno de nosotros y calla si no la removemos con el Amor y con renuncia a los excesos y de los defectos, de desarmonizan y producen sufrimientos.
La Verdad se conquista con sacrificio. Este es el precio que se debe pagar para poseerla:
“Sentimiento de Justicia, Sentimiento de Paz, Sentimiento de Amor y de Fraternidad. Solo con estos Altos Valores la Verdad puede ser poseída.
¡Recordadlo!”

El Anunciador. 


¿Cuál es entonces el Mensaje contenido en la Revelación Extraterrestre?
¿Cuál es la Obra que Estos desarrollan, como Edificadores de los tiempos bíblicos y de los tiempos futuros junto al Mesías?

“EL VERBO DEL CONSOLADOR SE HACE PALABRA HUMANA”
La Luz Santa de la Eterna Verdad, de la Justicia y del Amor del Reino de Dios, está sobre la Tierra y en medio de los hombres.
Arrepentiros, porque es verdad, que el Consolador, Juez de Verdad y de Paz, está tras las puertas de este tiempo y de esta generación.
En verdad, él debía de venir, y en verdad, en verdad os digo:
Su Divina Luz está en el mundo.
Él está ya operante en la Verdad y en la Justicia, según los Divinos Designios del Sublime Padre Creativo.
Arrepentiros, hombres, porque es además verdadero, que Su Celeste Milicia opera, edifica y vigila, a fin de que se cumpla la Suprema Santísima Voluntad.
Sed justos y bien aconsejados y preparad vuestras almas a la purificación y la aceptación de las Supremas Verdades, que la Luz del Espíritu Divino edificará en vuestros corazones y en vuestras mentes.
Sed puros, mansos, caritativos y amaros los unos a los otros con Alegría de Espíritu y con la Paz en los corazones y en las almas, porque, en verdad, en verdad os digo:
Este era el tiempo de Su Venida en el mundo para glorificar en verdad la Divina Obra de Cristo Salvador de todas las almas del mundo, Primogénito de la Luz Creativa y Eterna de DIOS.
Glorificad y alegraros, hombre, y haced que ÉL eleve en lo alto de los Cielos y en la Eterna Beatitud del Amor Infinito del Padre Celestial, todas vuestras expectativas en la Paz y en el Bien de Su Excelsa Justicia Divina.
Realegrad vuestros corazones y en la espera del Gran Día, rogad, rogad, rogad con toda el Alma, porque es finalmente verdadero, que quien se habrá arrepentido y habrá construido en Verdad, en Justicia, Amor y Caridad para sí mismo y para el prójimo, será salvada eternamente su Alma hasta el día del GRAN JUICIO FINAL.

(Catania, 15-8-1964)
DEL CIELO A LA TIERRA


Esta es por tanto la inspiración a través de la cual se mueven los Extraterrestres.
El Verbo que se hace palabra humana es un viento de revelación que desempolva y purifica, excavando surcos profundos en el corazón de cuantos hallan refresco e impulso de nuevos propósitos y voluntad.
Más que un Mensaje de Esperanza, es una Ley que triunfa, deshaciendo los seculares intentos de las filosofías del anticristo.
Inequívocamente, no es el Jesús muerto, sino el Jesús que ES, en carne y sangre, el Jesús que promete El Consolador, los Signos de los Tiempos, Su Retorno; no es una esperanza, sino una certeza, así como son certezas los frutos del higo que trae el verano y las flores se abren en primavera.
Es una juventud del espíritu que se refleja sobre el Alma humana, en cuyo tiempo, eternamente, edifica el comienzo del Nuevo Desarrollo Evolutivo, en los jóvenes hombres, en los valerosos, en los idealistas de un mañana sin vejez. A los jóvenes, que en el tiempo de Eisenhower eran niños, Eugenio ha dedicado la mayor parte de su trabajo porque veía en ellos la Génesis de la Nueva Conquista. A aquellos jóvenes que, dejados de la mano de sí mismos, la sociedad no ha ofrecido Cordura, sino solo ilusiones y apariencias, se dirigían los Extraterrestres, diciendo:

“MENSAJE DEL EXTRATERRESTRE ADONIESIS
PARA TODOS LOS JÓVENES DEL PLANETA TIERRA”
Para vosotros es este mensaje, jóvenes hombres de este mundo, para vosotros nuestra fraterna universal llamada, para vosotros que esperáis en un mejor destino lleno de Justicia, de Paz, de Amor y de Fraterna concordia.
Para vosotros es este mensaje de Universal Amor Fraternal que esperamos agrade a vuestros corazones, a fin de que podáis sentiros unidos a nuestra ansia y de todos los jóvenes que como vosotros viven en los mundos de otras Constelaciones, ya conscientes de los Altos Valores Espirituales y Materiales que  impregnan el manifestado emanante de la Suprema Inteligencia Creativa.
Para vosotros, jóvenes del Planeta tierra, que seréis los artífices del Tercer Milenio, la Linfa Espiritual y Material de la Renovación, la Fuerza Insuprimible de la mutación  del mal en Bien, de la guerra en Paz, del odio en Amor, del dolor en Felicidad, de la hipocresía en Sinceridad, de la injusticia en Justicia.
El Mundo, la Humanidad, y todas la criaturas del Universo, tienen necesidad de vosotros, del latido joven de vuestros corazones, de la visiones de vuestros Espíritus, de la posibilidades anímicas de vuestra humana naturaleza. Incluso la Naturaleza os llama en este período de tormento de cada cosa que agoniza y se apaga lentamente para siempre.
Todo sobre la Tierra necesita de vosotros para poner las cosas en su justo lugar y dar un rostro nuevo al mundo que os hospeda. Incluso la Luz del Sol se debilitaría si faltase vuestro entusiasmo, y sin vuestro joven Amor toda defensa se volvería un silencioso páramo de vida.

Vuestros Sentimientos saturados de Dignidad Espiritual, Moral y Social, deben demostrar, a quien aún no está en grado de comprender, que la Vida es Alegría si a ésta le es dada la Luz de la Verdad que ha sido llevada sobre la Tierra por AQUEL que volverá sobre éste vuestro Planeta para traeros la Nueva Ley.
Emplearos, jóvenes de la Tierra, a fin de que el mal no pueda prevalecer.
Grande y amenazante es la fila de los impíos partidarios de una ciencia destructiva y mortal. Muchos de vosotros se han vuelto instrumentos de los impíos que gozan con vuestro dolor, con vuestra desesperación, con vuestro abnegado deseo de amar, de vivir en Paz y de gozar de una libertad sana y justa tendida hacia la búsqueda del Sumo Bien Universal.
Emplearos, jóvenes hombres de la Tierra, con el propósito de que el Bien triunfe en el justo derecho y en el justo deber y para que el fruto del Pensamiento sea fruto de progreso, de ese progreso donde no hay lugar para la guerra, para el odio, para la injusticia, para el dolor y para la hipocresía.

Catania, 17-2-1971

Eugenio concedía a los jóvenes un lugar consignado por Dios para cada uno de ellos, un lugar de combate para ser verdaderamente cristianos, con Aristocracia Espiritual.
La Verdad no se conquista con la demasiadas palabras, sino con sacrificio, con humildad y valentía. Muchos hombres han sido cubiertos por la corrupción, porque los conocimientos han sido dirigidos a las satisfacción de los sentidos, hacia las fuerzas destructivas que generan odio, deshonestidad, arribismo, robos.
Y los obtusos involucionados siembran desorden, sosteniendo que el Amor hacia el prójimo es una mera utopía y un inútil sentimentalismo. Y no saben, estos obtusos involucionados, que es sobre la sólida base del Amor que se practica la Ley de la Vida; no saben que sembrando desorden se recoge desorden, y que para obtener Justicia, en necesario primero ser Justos, y antes incluso que Justos, es necesario ser Buenos.

“SI NO PODÉIS SER JUSTOS, SED AL MENOS BUENOS”
Sed buenos para vosotros mismos y para todo aquello que debe nutrirse de vuestro Bien.
La vida es Alegría, es Felicidad, es Armonía y fuente de conocimientos y de esperanzas, valores éstos, que elevan siempre más el Espíritu hacia las Altas Metas del Supremo Conocimiento del Absoluto.
Sed buenos como lo es el Sol, que irradia todo rincón de vuestro mundo con Su Amor, con Su Luz y con Su Vida.
Es verdad que se puede lograr ser Buenos, aunque si ser Buenos no quiere decir ser Justos, pero ser Buenos es ya un acto de buena voluntad, que suscita la esperanza y la fuerza de ser, un día, también justos.
Buscad en todo modo de alimentar en vosotros y fuera de vosotros el deseo de realizar este Bien, de disfrutarlo y de donarlo, así como Dios se dona. Ser Buenos quiere decir ser mejores y vivir la vida con el consuelo de poder dar y recibir el Bien.
El fruto de la negatividad no es la Paz, sino la desesperación, el tormento, la insatisfacción de no haber sabido dar, ni tan siquiera a si mismo, la alegría de una Buena acción.
Lo sé que en este mundo no es fácil amar, pero sé también que es posible, si solo se desea y si se quiere con toda la fuerza de nuestro corazón.
Pensad... ¡sed buenos! Mi vida vibra de intenso Amor de solo pensarlo, mientras Dios sonríe y llora, llora y sonríe.

Eugenio Siragusa.

Por desgracia, la organización del consumismo no puede edificar el Amor Fraterno, sino odio y guerra, y ni tan siquiera el recuerdo de la última Guerra Mundial sirve para edificar la Paz.  Si preguntáramos a cada hombre, separada e individualmente: “¿Tú quieres hacer la guerra?”. Ninguno respondería “SÍ”.

¿Quién quiere entonces la violencia, declarada como de necesidad, quién quiere crímenes capitales declarados como actos de heroísmo?  

“MENSAJE A LOS HOMBRES POLÍTICOS DE LA TIERRA”
La violencia, este morbo que enviste sobretodo el espíritu juvenil sediento de algo que escapa a la búsqueda de quien debería tutelar la generación del mañana.
La violencia, que destruye el anhelo a la vida; que empuja a matar y a matarse, a destruir y a destruirse.
Muchos juegan con la vida de los jóvenes, empujándolos a volverse asesinos y a descargarse violentamente contra sí mismos. Estos brutos escondidos que azuzan y alimentan este sanguinario conflicto que ha producido mucho dolor y mucha amargura ha fermentado.
Os hemos muchas veces dicho de dirigir al máximo interés hacia vuestra juventud, con el fin de evitar su instrumentalización para metas tan siniestras y tintadas de arte diabólico.
No nos habéis escuchado, habéis permanecido pasivos y hoy muchas jóvenes vidas se apagan en el delirio de una muerte que no se puede y no se debe de ningún modo justificar.
Demasiadas palabras, y demasiados simposium  vacíos de contenido moral y espiritual hacia la juventud desesperada y afligida, infeliz porque desean de vivir en un mundo saturado de belleza y de Paz, vivificado de Fraternidad y de Amor. Pero es verdad que ante estos anhelos suyos prevalecen los motivos de interés y de poderes, capaces solo de hacer sufrir la vida y de desarrollar el odio y la venganza.
Vuestra juventud es la primavera del mañana y será solo primavera si la tempestad del mal no provocará el completo deshojamiento y la sequedad total del fruto que este podría traer a la nueva generación.
Nos apremia renovaros esta advertencia con el fin de salvar lo salvable.
Nos apremia además invitar a quien tiene el poder de hacerlo, de hacer renacer en el corazón de los jóvenes una luminosa esperanza, vivificada y sostenida por una educación sana y corroborada por el Bien inseparable de los Valores Evangélicos.
Lo queremos esperar.

Desde la Astronave Cristal-Bell
Woodok y los Hermanos
(21-7-1972)

Los jóvenes se interesaron principalmente por los argumentos referidos a la vida y sus ligámenes con el Amor y el sexo. Desde hace mucho tiempos éstos habían abandonado los viejos tabúes, encarando incomprensiones y contrastes con la vieja generación, y en una instintiva necesidad de libertad de dogmas y complejos, se dejaban ir en consideraciones, y en equivocadas realizaciones prácticas de libertinajes, confundiéndolo con la libertad.
En la certeza, o en la esperanza de poder ser ayudados en comprender mejor lo que en el embrión de sus Conciencias ya percibían como necesidad de un renacimiento, de una renovación, estos jóvenes se dirigían a Eugenio Siragusa que los instruía  con Sus Enseñanzas:

“¡El sexo, siempre el sexo!
En cada acto de vuestra existencia prevalece siempre la dinámica del sexo como el único fin de vuestra vida.
El erotismo convulso es vuestro pan cotidiano y notamos que vosotros terrestres no lográis pensar en otra cosa que no sea estimular, con cualquier medio, la frenética carrera hacia las bajas frecuencias habituales de la sexología.
La libido es siempre la resultante de toda simpatía, de cada encuentro entre dos sexos opuestos. No sabéis dar nada al Espíritu; solo a la materia concedéis el máximo confort. ¡Esto es un gran mal!
Muchos nobles sentimientos se malogran en el orgasmos de la posesión en exceso, en la excitación superflua y fluctuante del deseo carnal. El desequilibrio prevalece y el dinamismo espiritual se vuelve seriamente comprometido.
Es verdad que la práctica del sexo es necesaria, pero es cierto también que el exceso es deletéreo para un sano equilibrio psico-físico-espiritual.
Esto esta bien que lo sepáis.
Paz.
Adoniesis.

“SI QUERÉIS QUE EL AMOR VIVA, TENED LA PREVISIÓN DE NUTRIRLO
MÁS ESPIRITUALMENTE QUE MATERIALMENTE”.
El Amor muere sin la indispensable linfa de los Valores Espirituales.
Muchísima uniones fracasan, porque el Noble Sentimiento del Amor es inexorablemente ahogado por la posesión material y por la hipertrófica violencia de la libido obsesiva.
El Amor es como una delicadísima flor, muy sensible en su naturaleza y necesidad de ser deseado con genuino sentimiento y con espiritual felicidad antes del total abandono al abrazo que, daros cuenta, no deberá nunca estar desligado de la armonía materia-espíritu.

Recordarlo bien: El Amor no debe nunca ser poseído. Es el Amor el que debe poseer.
Cuando coercéis el Amor lo asesináis.
El Valor del Amor es grande si éste está nutrido por el Espíritu, alimentado en su delicada y sensible pasión. Sin estas indispensable predisposiciones se obtiene solo el amor efímero y transitorio de la materia y de sus orgasmos; la Luz que corrobora la Real Felicidad está ausente y la decepción desconfortante.
Es por tanto necesario que el Amante del Amor sea el Espíritu, porque es verdad que en su universal libertad se ofrece no para ser poseído, sino para poseer y completarse a través de la Ley que en su Eterna Inmutabilidad lo vuelve libre y lo transfigura en mil maneras y en mil modos.
La Patria del Verdadero Amor es el Cosmos. El Verdadero Amor no obedece a vuestras leyes, sino a la Leyes del Gran y Eterno Amor Creativo.
Debéis aprender a amar dando al Amor el único modo para que éste pueda sobrevivir: La Libertad en Su Ley.
Paz.
Woodok.

La Relación Carismática no es, como muchos creen, un acoplamiento pasional corroborado por las impelentes vanidades físicas-racionales-sensoriales.
La Relación Carismática es, principalmente, una Perfecta Sintonía de complementariedad alimentada por Valores Interiores emocionales-astrales-espirituales.
La educación de la emocionalidad sensorial es la resultante, la terminal de los valores primarios ya mencionados. El Amor entre un Hombre y una Mujer podrá ascender hacia la sublime felicidad si sus vibraciones astrales se armonizan sobre el mismo plano emocional-espiritual.
Solo en este único caso El Carisma existe y vive con una unión indisoluble, habiendo edificado el perfecto gemelo, “la Androgeneidad”, la Real Naturaleza del Ser Divino iluminado por el Amor Divino.
En breve síntesis esto es El Carisma, o lo que es igual la Unión Perfecta entre Adán y Eva en el mundo de la materia tridimensional y cuatridimensional.

Desde la Cristal-bell
Hoara.


Una muchacha le preguntó: “¿Entonces, cómo son concebidos el Amor y la Procreación en Sus mundos?”.
“La Institución más importante para Los Extraterrestres es EL AMOR CREATIVO”.Contestaba Eugenio-.
Tal delicado divina tareadicen los Extraterrestres-, es el Pilar Básico sobre el cual se apoya la evolución psico-física y espiritual de los seres humanos.

Nuestra ciencia debería instruir un orden de vida de este tipo si es que quiere hacer desaparecer finalmente de la raza terrestre los seres infelices, lisiados por una inconsciente y delictiva concepción.
A los futuros esposos y padres y a las futuras esposas y madres esto dicen los Extraterrestres:
“Nosotros exhortamos a los gobernantes y a los científicos de la tierra a tener en la máxima consideración el acto divino de la concepción porque, en verdad, es la más sublima de la Obras ante el Gran Padre Creador y ante todas las Conciencia Universales.
Nosotros nos esforzamos para haceros comprender la gran importancia que reviste este nuestro cuerdo consejo. Por ello os damos un sintético cuadro, con nuestra devota pasión, sobre tan delicada experiencia material y, al mismo tiempo, espiritual y divina como lo es la Concepción, o mejor dicho EL AMOR CREATIVO”.
Los Extraterrestres me dijeron:
“Comprendemos cuán difícil es dedicarse al Bien de los recién nacidos, pero si verdaderamente amáis vuestras criaturas y a ellas queréis dar una existencia serena, a través de la salud del cuerpo, de la mente y la alegría del Espíritu destinado a vivificar los habitáculos materiales, debéis tener en consideración que la Obra del Amor Creativo es un acto de gran religiosidad ante Dios y ante los hombres.
En esto consiste el Secreto de la perfecta evolución de la raza humana ya sea en la materia que en Espíritu.
Nuestros científicos son Insignes Maestros de la Ciencia Pura desarrollada y ejercida en miles de miles de Sistema Solares del Universo al cual pertenece también vuestro Sistema Solar. Algunos Planetas de vuestro Sistema Solar forman activamente parte de esta Gran Confederación Interestelar y aplican de pleno, con escrupulosa precisión y pleno conocimiento los Postulados de la Ciencia Pura que nuestros Sabios e Insignes Maestros edifican para el Supremo Bien Colectivo y Universal”.
A las futuras esposas y madres los Extraterrestres por ello comunican:
“Vosotras mujeres terrestres  no imagináis ni lejanamente la gran responsabilidad que asumís ante el Santísimo Padre Creador y ante la Leyes Universales, cuando la Divina Llama de la Maternidad ha invadido de suave ternura vuestras Almas.
El más alto concepto que nosotros Extraterrestres honramos, es precisamente El Amor Creativo, que ensalza, en un plano puramente Divino, el corazón y el espíritu de la Mujer.
Nosotros y nuestras Mujeres sabemos esto y honramos con profunda devoción y con escrupulosa atención el proceso que comporta la edificación de esta Obra Divina.
Para nosotros La Concepción es un acto, más que físico, Espiritual; éste está de hecho más allá de todo pensamiento nuestro por una Ley insertada en nosotros con Aquel Amor Puro que no admite otras condiciones fuera de las mismas que sirven para volver perfecto el desdoblamiento de nuestra personalidad en un cuerpo pleno de salud, idóneo habitáculo para un Espíritu Evolucionado”.
Recordad, Mujeres de la Tierra:
“María, la Dulcísima Madre de Jesús, edificó con Gran Conocimiento y por Divina Inspiración el Templo físico sobre el cual debía reposarse Cristo, Esplendor Eterno de DIOS.
Ahora que vosotros habéis crecido también espiritualmente, os es fácil comprender cuán grande y sublime sea este incomparable sentido de responsabilidad ante Dios y ante todos los Seres del Universo.
La vuestra, en verdad es una Obra Santa que en toda circunstancia debe ser circundada de sabia entrega si verdaderamente queréis que vuestras criaturas tengan la muy bienvenida posibilidad de volverse habitáculos inmaculados de Almas Elegidas, Espíritus Perfectos de belleza y cordura angelicales.
Un tal  Conciencia alcanzada con Amor, Sentido de la Responsabilidad y Perseverancia, modificarían positivamente vuestras estructuras psico-físicas, en una efectiva forma evolutiva equilibrada, sana e idónea para albergar en alegría el Espíritu Santo del Padre Creativo.
Es por esto que nosotros os exhortamos a observar y experimentar cuanto ahora os indicamos, seguros de haberos sugerido aunque si en brevísima síntesis, los Valores Básicos que más y mejor os procurarán la Suprema Alegría de una sana maternidad y de una preciosa contribución para la más rápida y segura ascensión de la raza humana de este Planeta.
Si, en verdad, os ajustáis a cuanto nosotros os aconsejamos, los recién nacidos se parecerán más a los Ángeles que a los hombres de hoy.
Y he aquí reagrupado en siete Puntos Fundamentales lo que vosotras mujeres debéis prudentemente observar para ser siempre más dignas del cómputo que Dios os ha confiado.

a)     El Acto Creativo debe desarrollarse en un clima de Espiritual Pasión evitando, lo más posible la completa participación en ese sentido del erotismo material. El hombre debe también plenamente participar en tal preciosa predisposición, y compartirla.

b)     La Mujer que ya está en estado de concepción debe habitar durante todo el período de la gestación, en lugares salubres donde abunde una rica vegetación y, en el suave silencio del Alma abstraída, contemplar su Sublime Acto Creativo. Debe nutrirse en alegría de espíritu, serena como una despreocupada muchacha raptada por la belleza de la naturaleza que la rodea a fin de que ella, como ésta, pueda en perfecta relajación perpetuar la especie.

c)     Por la particular situación de vuestra atmósfera muy contaminada por elementos tóxicos y a menudo letales, son preferibles las zonas altas de los montes donde el aire es todavía puro y fragante de aromática vegetación.

d)     Ninguna emotividad debe turbar su corazón, su Alma y su Espíritu. Tal felicidad debe estar siempre presente en ella en un período tan delicado y extremadamente exigente.

e)     La nutrición debe ser en carácter de perfecto equilibrio natural-evolutivo. La leche, la fruta y las verduras frescas de los campos, cultivados con dedicada competencia, constituyen vuestros alimentos ideales porque siendo ligeros son fáciles de asimilar y ricos en vitaminas. No alimentos brutos, sino alimento naturalmente puro y sustancialmente evolucionado.

f)      Los movimientos gimnásticos que sean armoniosos, agraciados y realizados con dulzura espiritual al amanecer y el atardecer del Sol. Reposo y profunda respiración al despuntar el día.

g)     Evitar siempre y de modo absoluto el humo de los venenosos cigarros porque son vehículo de numerosos daños que os postran y fácilmente se transmiten a la generación futura. Nada de bebidas alcohólicas, café y excitantes de cualquier género. Nada de medicamentos, esfuerzos bruscos, excitaciones psicofísicas y todo cuanto pueda influir negativamente sobre vuestro estado del momento.

Estos son los siete principios, si observáis con serena conciencia, os darán ciertamente la inmensa alegría de tener hijos que se parecerán mucho a los Ángeles de Nuestro Señor.
Sobre nuestros numerosos mundos, tal Institución es el primer y el más importante acto social, al cual nuestra ciencia concede el más grande valor. Nosotros consideramos este delicado cómputo la Primera Ley Divina del Padre Creador y por esto le somos leales con respeto incondicional. Gracias la Obra Santa de nuestros Divinos Rectores, conocedores de la Ciencia Pura y edificadores del Bien Supremo, apreciamos el Amor y la Voluntad de Dios, vuestro y nuestro Padre.
Os invitamos, oh mujeres, a escuchar lo que os hemos, con fraterno Amor, aconsejado.
Exhortamos particularmente a vuestros gobernantes y a vuestros científicos a tener en seria consideración tal necesaria Institución que, más que ninguna otra cosa, podrá dar al mundo entero frutos maravillosos, llenos de estupenda cordura. Os rogamos de creernos y de tener en cuenta este nuestro fraternal Amor hacia vosotros que, además de representar un Amor puramente Crístico, quiere ser la pasión espiritual de nuestros y vuestro Padre Celeste”.

Catania, 14 septiembre 1963
Del Cielo a la Tierra
Dando fe de ellos,
Eugenio Siragusa

Y los pensamientos de los oyentes quedaban envueltos por sueños de paraísos perdidos, donde la armonía de una vida sana podría conceder otras relaciones con la naturaleza, y una más elevada Conciencia de responsabilidad hacia la procreación de los Espíritu que renacen sobre este Planeta.
Participar en la Creación es un Acto Divino que debe ser meditado a fondo, así como debe ser profundamente meditado el delictivo concepto de interrumpir la vida en el seno maternos, antes incluso de que esta se manifieste.

¡EL ABORTO ES UN DELITO! – dice Adoniesis.
Sabéis muy bien que suprimir una vida llamada es una grave desobediencia hacia la Suprema Ley de la Creación y del Creador.
Sabéis que hay períodos de no-llamada de una nueva vida.
El animal, a diferencia del hombre, actúa para llamar la vida y volver numerosa la especie, y esto lo hace precisamente en el período en el cual la hembra es idónea para ser fecundada (menstruación).
No es así para la hembra del hombre. Esta, cuando menstrua no es apta para ser fecundada y este período varía, pero no alcanza nunca el séptimo día, si la hembra está sana.
Hay todavía dos períodos septenarios de no-procreación; siete días antes de la menstruación y siete días después de las menstruaciones, en total 21 días, que os permiten de actuar solo sobre el plano erótico sin incurrir en daños por coerción o por delito.
Vuestra ciencia podría, si solo lo quisiera, tener la absoluta certeza de cuanto os indico resumidamente; y esta certeza evitaría los dramáticos y frecuentemente deletéreos traumas hacia los cuales van vuestra hembras, cuando recurren a medios de impedimentos coercitivos. Frecuentemente, estas intervenciones producen desequilibrios psicofísicos letales.
El Aborto, tal como lo practicáis inconscientemente, además de ser un delito grave frente a Dios y los hombres, es un efecto que no puede quedar exento de una Ley que deberíais bien conocer.
Yo digo: Sería muy, muy saludable hacer el amor con juicioso sentido de responsabilidad, teniendo religiosamente presente que vuestra temporal presencia en el mundo tiene un objetivo muy preciso en la Economía del Devenir Eterno de la Vida, y en los Ciclos Ecológicos de toda la Creación.

ADONIESIS

“FUE DICHO Y ESCRITO: “AMAROS Y MULTIPLICAROS”.
Una invitación proveniente de una Dimensión Superior, donde el Amor se desarrolla por atracción no-física, sino Astral y donde el coito no es material, sino Espiritual, Perfecto.
En la Dimensión en la cual vive el hombre, debe amar y procrear; no puede ser de otro modo.
La Ley que gobierna los Valores Manifestativos Tridimensionales, impone al Espíritu de servirse de la materia para desarrollar Su Obra.
Jesús Cristo era plenamente consciente de esta Ley Creativa y era además consciente de la Justa Práctica de esta Ley, que enviste de Consciente Responsabilidad al hombre y la mujer de este mundo y de esta dimensión.
El hombre sea hombre, y la mujer, mujer. El macho no haga de hembra y la hembra no haga de macho.
¡En este triste tiempo, muchos han dado la vuelta a los valores de esta Ley!
Creo que es superfluo hablar del surgimiento de la sodomía, que inunda como un río de pútrido fango provocando, deliberadamente, a La Ley.
 A esta aberración material se han sumado todas las demás no menos deletéreas consecuencias, que han hecho del hombre y de la mujer un fluctuante delirio de diabólicas pasiones.

¡El Amor, aquel verdadero, el Amor, que hace feliz el corazón y el Alma, es completamente otro!
De ese Amor hablaba el Maestro de los Maestros, el Perfecto Conocedor de las Divinas Leyes Creativas del Cosmos.
Habló del Amor Altruista donde no hay lugar para el egoísmo y para las aberraciones que lo matan.
Él enseño el Amor Creativo y el modo de cultivarlo y conquistar en ello la Luz de la Verdadera Felicidad, empeñando el hombre y la mujer en educar la caduca materia e iluminarla con los Valores Sublimes del Espíritu.
El Amor es y será un Sublime y Delicado Sentimiento del Dios Viviente, siendo Él, plenamente consciente de que “El Amor es Vida”, Ley del Espíritu Creativo Viviente en esta Dimensión.
Jesús Cristo enseño la Ley, pero no la practicó, porque ÉL no era del mundo. Era la Luz del Amor de Aquel que ES.

E.S.
(12 septiembre 1973).

Nunca como en este tiempo el uso indiscriminado de la “droga” ha segado víctimas entre nuestra juventud. Se habla de “evasión”, de “búsqueda de los valores y de ideales” para la compensación de un vacío interior que la nueva generación siente oprimir insistentemente dentro de ella, y el remedio a estas laguna es el abandono en los “paraísos artificiales” que la droga promete.
Son muchos las entidades, los institutos, voluntariosos que se ocupan  y se preocupan de “desentoxicar” estos cuerpos enfermos, pero mientra se cura el efecto, se olvida la causa.
Un sistema viviente como el cuerpo humano, sometido a los diferentes tipos de drogas, no excluidas las psíquicas, sufre un irreversible alteración del equilibrio psico-físico que pone en peligro aún más la disolución de la unión Espíritu-Cuerpo, provocando por ello la pérdida de la Conciencia, o Anulación de la Inteligencia.
La Conclusión: SE DESCIENDE A LA DIMENSIÓN ANIMAL.
Así es como se expresa Adoniesis:

A TODOS LOS CIENTÍFICOS DE LA TIERRA
“DROGA”

¡Un terrible retroceso amenaza al Género Humano de este Planeta!

El Extraterrestre Adoniesis me ha dicho:

Las Estructuras y la Emotividades Psicofísicas aceleradas por la acción dominadora de las drogas, pueden transformar al Homo Sapiens en Hombre Bestia.
La permanencia en este terrible vicio, propone a las Estructuras Informativas Genéticas una progresiva mutación hasta alcanzar la inhibición total de las facultades intelectivas y de la completa anulación del mecanismo biofísico, necesario para el Espíritu que es precisamente “La Inteligencia Divina”.

En un tiempo muy remoto sobre vuestro planeta se verificó un retroceso de este género por causa de un indiscriminado abuso de la drogas.
Los animales, que sobre la Tierra llamáis Simios, son todavía el veraz testimonio de aquel terrible retroceso que transformó al homo sapiens en hombre bestia.
Este atroz destino podría embestir gran parte de vuestra especie si no recurrís a detener con todo medio el vicio, siempre más creciente, de la droga. Si vuestra ciencia se quedará pasiva, la dinámica mental demoníaca se extenderá como una mancha de aceite y las dolorosas desgracias que investirán vuestra especia serán terribles.
¡Es doloroso para nosotros daros estas comunicaciones poco placenteras de aceptar, pero si no queréis correr el riesgo de convertir vuestros cuerpos no-funcionales  para el Espíritu (Espíritu=Inteligencia Divina), entonces, deberéis sentir de pleno la responsabilidad de cuanto os comunicamos, y la Consciente Necesidad urgente de detener el grave vicio de la droga!
O aconsejamos de perder tiempo, porque el tiempo en este particular caso es muy valioso.

Nuestro operador, en servicio sobre vuestro planeta, ha tenido precisas disposiciones en relación a esto y está a disposición de todos aquellos que están animados de Buena Voluntad para construir cuanto es necesario y cuando es deber de hacerlo para impedir que tal terrible vicio alcance el punto crítico.
Sed conscientes y perseverantes en el Bien.

Por el Extraterrestre Adoniesis.
E.S. 8-4-1970


¡Cuántos, cuántos jóvenes él salvó de la droga!
¡Los salvó con la fuerza del Amor, la única fuerza creativa que domina y edifica, cuando es pura e iluminada por la Verdad!
Los salvó dándoles un Ideal, un estandarte para llevar en sus futuros.
¿Pero están los hombres en grado de ayudarse y amarse como hermano?
Si no son partidarios del Amor, lo son entonces del egoísmo entretejido de hipocresía, y están de tal modo ciegos como para no saber salvar ni tan siquiera el futuro a través de sus propios hijos.

Cuidad seriamente y con plena conciencia a la juventud.
Si descuidáis ulteriormente sus naturales exigencias, pondréis en fermento negativo sus avanzados ideales de justicia, de paz y de amor.
Sus reacciones de odio y delictivas se amplificarán y sería difícil contenerlas. Sus procesos genéticos han sufrido profundas modificaciones y si este proceso fuese ignorado, sus dinamicidad psíquica estará seriamente turbada con consecuencias graves.
Es bueno que sepáis aún que la vibraciones mentales de vuestros jóvenes están vinculadas por ideales comunes, aunque en parte son instrumentalizados por las fuerzas oscuras del poder egoísta que quiere dividir, en lugar de unir.
Sobre nuestro Planetas la juventud es la continuación, no solo de la especie, sino también de los Altos Valores Espirituales, Morales, Sociales y Científicos de nuestra evolucionada civilización. Hacia ellos está dirigida nuestra máxima atención y nuestros cuidados están vivificados por el perfecto conocimiento del continuo proceso evolutivo de la especie.
Nosotros observamos que la juventud terrestre es abandonada a sí misma o dirigida y vuelta estéril, o peor aún, instrumentalizada, para objetivos no ciertamente nobles.
Sabed finalmente que los jóvenes de vuestro Planeta poseen escondidos poderes psicofísicos que no se deben descuidar, sino educar y poner en provecho para una relación decididamente evolutiva en todos los campos de vuestro plano existencial.
Os exhortamos a cuidar seriamente y con completa conciencia a vuestra juventud.
Paz.

Desde la Cristal-Bell
Woodok
Nicolosi, 4-2-1977

Otro grave error de la ciencia médica que “gritó el milagro” son los logrados transplantes de órganos vitales de un cuerpo a otro, y el transplante del corazón parecía el máximo logro de las conquistas científicas. Después cuando llegaba el llamado “rechazo”, la ciencia permanecía muda e impotente. ¿Qué había sucedido en realidad?
Cada cuerpo tiene un movimiento vibratorio propio de intensidad X, por lo tanto aplicando un órgano de dicho cuerpo sobre otro con movimiento vibratorio Y, existe incompatibilidad y por lo tanto rechazo.
Eh aquí como se expresa Adoniesis en tal propósito:

(Catania, 23 mayo 1968).
La ciencia médica terrestre está cometiendo terribles delitos anímico-espirituales.
Mutilar un cuerpo antes del tercer día del llegado redimensionamiento, quiere decir disolver restrictivamente los ligámenes psicofísicos que subsisten aún sobre planos dimensionales hasta hoy ignorados por la ciencia terrestre.
Quitar un órgano vital antes del tercer día conlleva un daño irreparable al fallecido.
Él es privado de la indispensable necesidad de poder concebir la experiencia y de transferirla sobre el plano anímico-espiritual donde residen todas las otras experiencia vividas.
Pero la ciencia de este planeta, que ignora esta Inmutable Ley –Ley mejor confirmada por el Genio Universal Crístico, Jesús – se deja coger por el ilusorio convencimiento de que tal arte no provoca ningún daño y que practicarla produce beneficio.
¡Yo afirmo que tal arte comporta una gravedad irreparable y permite el más terribles de los delitos que el hombre haya realizado nunca!
El camino tomado por la ciencia médica terrestre, para desvelar las anomalías del músculo cardíaco y de los demás órganos vitales arqueados por actos negativos, está equivocada y cargada de desagradables espasmos que prefiero no enumerar.
Me está solo consentido resaltar la realidad de los inconscientes actos que vuestra ciencia edifica con cínica ligereza y sin ningún sentido de cristiana responsabilidad.
Es verdad que hasta que  no evitéis minar la armonía de los elementos que instruyen las estructuras genéticas de la Fuerza Vital, no podréis ni podremos nosotros resolver la dolorosísima cuestión de vuestros enfermos físicos y psíquicos.
Muchos terrestres se preguntan el porqué no intervenimos drásticamente para mutar radicalmente estas negativas situaciones que afligen vuestra humana naturaleza.
Yo respondo que es vuestra obstinación la que nos impide de hacerlo, en cuanto no queréis crear los presupuestos solicitados por nosotros.
Uno de estos Valores Positivos Eternos es la Ley del “rechazo”, o mejor dicho, de la incompatibilidad del carácter insertado en la estructuras energéticas de un órgano respecto a otro.
Es una Ley que actúa y determina, aunque vuestra ciencia lo intuye y frecuentemente querría prácticamente cambiar la determinación que, aunque impedida temporalmente, permanece latente y lista para reaccionar a la mínima descompensación traumática de la actividad psíquica.
Yo afirmo que los transplantes son delitos terribles y las consecuencias gravísimas.
Os he dicho cuanto tenía que deciros.

ADONIESIS desde la Astronave PAX

“¿Pero cómo podemos saber lo que debemos hacer, para obrar bien y no mal?”.

“CONOCEMOS EL MAL PERO PRACTICAMOS EL BIEN”
El conocimiento del mal nos proviene de la práctica del Bien.
Sobre vuestro planeta sucede un proceso completamente inverso: El conocimiento del bien os proviene de la práctica del mal.

La culpa es de este proceder si aún hoy andáis a tientas en el laberinto del dolor y de las disoluciones morales, materiales y espirituales.
Vuestra lenta ascensión evolutiva es debida a la indolencia de vuestra psique acomplejada por los vicios que las experiencias negativas os han propuesto como método y frecuentemente como ley de vida.

 Vuestros ídolos materiales han suprimido todo deseo de vuestro espíritu; han vuelto su Luz privada de sus Valores Sublimes y Eternos; sois solo materia animada y pobre, porque no habéis sido capaces de volverla móvil, educada, consciente de ser un instrumento válido y conceder a vuestros espíritu la alegría de un descanso feliz en el mundo.
Nosotros no matamos. El homicida y el asesino en nuestra Confederación no existen.
Nuestras Leyes no permiten a nadie matar o matarse. Nadie tiene el derecho de usar violencia mortal contra quien sea.  Conocemos muy bien la Ley Insuprimible de Causa-Efecto y somos Conscientes que ésta es Justicia Eterna del Ardiente-DIOS sobre todo aquello que vive y se evoluciona para estar siempre en orden y equilibrio para su continuo devenir.
Nosotros adoramos la vida. La vida es el más Sublime Don de la Suprema Inteligencia Creativa. Es el más grande Acto de Amor del Ardiente-Dios. La Vida tiene para nosotros un propósito altamente Divino, un propósito preciso y determinante, un propósito coherente con los Designios de la Inmutable Ley del Flujo y del Reflujo del Cosmos.

Nosotros no hacemos la guerra porque no da horror, porque produce muerte, dolor, destrucción. No hacemos la guerra porque es una aberración mental bestial; porque es un acto absurdo, inconcebible para una Conciencia que ha concebido la Luz de la Verdad y del Amor más grande de todos los Amores. Nuestra Confederación es un ejército pero no de guerra: De Paz, de Justicia y de Verdad.
La Paz es para nosotros el Símbolo Supremo del Bien Universal. Sin Paz no sabríamos vivir. La Paz para nosotros es indispensable.

Tenemos potentísimos medios solo para defendernos pero jamás para atacar. Nuestra Superior Ciencia nos permite de ser casi invulnerables. Nuestro deseo más sentido es el de llevar ayuda allá donde se necesita. Somos Portadores de Luz allá donde reinan las tinieblas. ¡Nosotros queremos solo amar, amar, amar! Nuestro ejército está armado de Amor, ¿entendéis?
Nuestra Ciencia está interesada solo en los Valores Positivos. La evolución tecnológica y científica está dedicada a la producción de máquinas capaces de agilizar nuestra operatividad productiva y de volverla eficiente para nuestras necesidades y también para nuestra tranquilidad. Nuestros Científicos no se dedican a la construcción de artefactos nucleares. Conocen energía mucho más potentes que aquellas que vosotros terrestres conocéis, pero las usan solo para construir las comodidades para todos y principalmente para impedir la degeneración de las Fuerzas Naturales. Nuestra ciencia ha alcanzado un desarrollo tal como para consentirnos el Conocimiento y la práctica de los Valores Dimensionales Absolutos ya sea en el campo de la Física en general que en el campo de la Psíquica y Espiritual. Nuestra ciencia, finalmente, nos concede la alegría de conocer las Bellezas de la Creación para una rápida y mejor evolución Moral, Espiritual y Material.

El dolor no lo conocemos, porque evitamos la fuerzas negativas que lo procuran.
El dolor es fruto de la ignorancia. Nosotros no tenemos motivo para llorar o lamentarnos. Somos felices y libres de ser, aún cuando somos obligados a sufrir el sufrimiento que nos concede el amar a quien odia y rechaza el Amor. Vosotros terrestres pertenecéis a aquellos que procuran sufrimientos a quien os ama.
El Bien para nosotros es la Fuente de toda nuestra alegría material, moral y Espiritual. Sin esta Positiva Fuerza Universal nos sentiríamos privados de aquellas Gracias que el Ardiente-Dios dispensa sobre nuestros mundos y sobre todas las cosas creadas.
Hacer el mal significa fustigar el Espíritu y volverlo indigno ante la Suprema Inteligencia. El mal, además de ser el opuesto al Bien, es fruto de la ignorancia, es la linfa de los demonios malvados y de todos aquellos que se alimentan de negativismo, que son incapaces de amar. El mal niega la alegría al Espíritu y la felicidad al Corazón. El mal suprime todos los nobles Sentimientos del Alma en ascensión evolutiva.
La hipocresía es el mal mimetizado que consiente a los incapaces de servirse de los seres que aman la ignorancia para subir sobre el pedestal para después mostrar aquello que en realidad no son.
¡La hipocresía es la no-sinceridad!
Nosotros no conocemos el placer de nos ser verdaderos. No sabemos mentir al prójimo nuestro. ¡Para nosotros ser hipócritas quiere decir ser mentirosos! Engañadores de la buena fe.

Sobre nuestros Mundos el hambre la satisfacemos sin preocuparnos. El problema de la muerte por hambre no existe. Nosotros no nos preocupamos de lo que comeremos o de qué vestiremos. Nosotros producimos el Bien, trabajamos solo para la Paz, y la riqueza de nuestro trabajo pertenece a todos, nadie excluido. Nadie tiene más con respecto a otro y a ninguno le falta.
Todos tienen su Pan y su Pez. ¡Acordaros!
Luego nuestra Ciencia provee todo para nuestra felicidad.
La droga, como vosotros la llamáis, es la linfa del embrutecimiento en todo sentido.
La droga no es solo la instigadora del subconsciente, sino que es también la deformadora de toda regla de vida sobre el plano biofísico y sobre el anímico-espiritual. La droga es finalmente, el brutal carcelero de la Conciencia, la tenaz fustigadora del corazón.
¡Drogarse quiere decir ser bellacos!
Es un acto delictivo que nosotros despreciamos con horror.
La Justicia es el Perfecto Equilibrio, la Armonía de cada una de nuestra Ley. La Justicia Universal es la Ley Eterna del Creador Ardiente-Dios. Jesús trajo sobre la Tierra esta Ley pero vosotros no la habéis aceptado, porque habéis preferido vuestra ley. Una ley egoísta y llena de defectos.
En nuestros Mundos el uno ama al otro como a sí mismo.
En nuestra Confederación a nadie le está permitido, y por ningún motivo, perjudicar de negatividad los Elementos Básicos que están en el Alfa de nuestra vida, y en la Santidad de los Valores Físicos y Anímicos nosotros tutelamos con religiosa atención el armónico operar de los Elementos que forman parte instrumental de la Armonía Creativa. El Aire, las Aguas y las Tierras son para nosotros como la leche y las caricias de la Amorosa Cuidadora. Sin su Armoniosa Operatividad, sabemos que no podríamos vivir prolongadamente y felices.
Nosotros no matamos a los animales por placer sino solo por necesidad, por la extrema necesidad de supervivencia. Nosotros aceptamos el sacrificio en cuanto ha sido puesto a nuestra disposición solo como ofrecimiento como deseo de evolución, como Don de Aquel que Es, el dispensador de lo necesario para nuestra vida física y anímica.

Del Cielo a la Tierra.

El hombre ha hecho de la caza un deporte sanguinario, y cada año millones de fusiles se dirigen a las aves y otras criaturas de la fauna terrestre, ahora ya extinguiéndose, provocando con esta antinatural coerción ecológica el proliferar de las víboras y de otros animales peligrosos para las cosechas e para la integridad humana, además de la alteración del equilibrio vital de la naturaleza.
¿Cómo podemos definir a estos hombres que hacen de la caza un deporte, y no un medio de necesaria supervivencia?

“DE UN EXTRATERRESTRE EN SERVICIO SOBRE EL PLANETA TIERRA”
“He tenido entre mis manos una tórtola herida de muerte por la furia asesina de los hombres”.
Los hombres sienten placer matando lo que debería vivir para la leticia de las Almas y para la felicidad de la Creación.
Éstos matan, matan por el cínico placer de ver morir la Belleza y el Bien que el Creador dispensa para volver alegre la vida y para tutelar la armonía y el equilibrio de las cosas creadas y útiles en la obra evolutiva de las especies vivientes sobre la Tierra.
Los hombres deberían sentir asco y horror por lo que hacen en el nombre de esa civilización que creen de poseer.
Los habitantes de este mundo saben el mal que hacen y se obstinan en perseverar, aún sabiendo que quitan para siempre de sus ojos todo aquello que el Espíritu acaricia y el corazón ama.
Su indiscriminada locura asesina se descarga violentamente sobre la criaturas que no saben ofender, sino solo amar, perpetuar la especie para obedecer al instinto de las Leyes Eternas de la Creación, para volverse útiles en el proceso evolutivo de todo aquello que es, que nace, crece y se transforma edificando Belleza y Armonía, Equilibrio y Alegría para el Espíritu Viviente.
¡Hombre! ¡Hombre de la Tierra, cuánto más haces!
Arrepiéntete, no masacres las cosas que deberías amar y tutelar.
No mates por el placer de matar y no seas violento con las cosas que te han sido confiadas por la Infalible Inteligencia Creativa.
No vuelvas un desierto el sendero de tu vida y de la vida de tus futuros. Todo se ofrece a te con Amor en el justo momento de tus indispensables necesidades. Deja, oh hombre, que cada cosa tenga el tiempo de reproducirse y de repoblar el cielo, la tierra y las aguas, con el propósito de que sea copiosa la Providencia en las horas de necesidad. Tú has lo que necesites, pero con Amor y Santidad, con devoción y con respeto a la Ley del Sacrificio. No destruyas si no quieres ser destruido; haz sobrevivir si quieres sobrevivir.
Nosotros te invitamos a prohibir la caza y proveer para que los animales tengan descanso y paz en el ámbito de sus Leyes y para que el hombre regrese a ser su benefactor y el instrumento eficaz para la cuerda evolución de la especia del Edificio Creativo de este mundo.
¡Hombre, no mates por el placer de matar, sino solo por la extrema necesidad de sobrevivir!
Esta es la Ley que debes respetar si realmente eres más evolucionado que los animales.

(Catania, 28 abril 1970).

Los oyentes meditaban en silencio, no replicaban ni polemizaban. Solo una señora, tímidamente, le preguntó:

“¿Es usted vegetariano?”.
“No, -contestó Eugenio – así como no lo era Jesús, porque el hombre, para un perfecto equilibrio del crecimiento de su cuerpo biofísico, necesita de todo elemento existente en la célula Tierra; ya que el hombre es la Resultante de los Tres Reinos Inferiores a él sometidos (mineral, vegetal, animal), he aquí que con la alimentación de estos Tres Reinos, el hombre ayuda a la Evolución de éstos a través de transformación en si mismo. Quitar el vegetal, o el mineral, o el animal significa desarmonizar el propio crecimiento e impedir la evolución de uno de los Tres Reinos Inferiores confiados a él”.

Escuchad y meditad:
Los árboles, los animales, el agua, el aire y la tierra son los elementos vivificantes de vuestras existencia, son parte de vosotros mismos.
Su grande Amor es donarse, integrarse en el Proceso Evolutivo a través del Poder Transformante de vuestra obra.
Vuestro Astral es alimentado por la Energía que se sublima a través de la Binaria Vía Evolutiva vida-muerte, muerte-vida. Vuestro cuerpo físico es la resultante de aquello que, aparentemente, está muerto.
El Mineral, el Vegetal, el Agua, el Aire y la Tierra se vuelven una sola cosa en cada uno de vosotros y a través de vosotros ascienden hacia un mejor destino.
Si de vuestra bocas salen blasfemias y de vuestras obras delitos, sus destinos de vuelven infelices, así como el vuestro, por no haber construido su santificación, computo que os corresponde a vosotros, y del cual sois responsables.
Ha sido dicho: “No es lo que entra por la boca lo que hace daño, sino aquello que sale de la boca”.
Espero que habréis comprendido para poder así amar, respetar y custodiar con Amoroso Cuidado todo cuanto es para vosotros un preciso deber y respetable Gracias a la Potencia Creante del Padre de todas las cosas.
Paz.

Hoara
Desde la Cristal-Bell


Toda cosa viviente tiene una relación interdependiente y, solo cuando tendremos Plena Conciencia de ello, lograremos a conquistar la armonía de nuestra salud, porque será como el nacimiento de un coloquio con los Dinamismos Vivientes de cualquier naturaleza o dimensión, incluso sobre el plano microscópico:

“¿Es posible comunicar con la dimensión de la vida microbiana?”.

Contesta ADONIESIS
Si se conoce el Sistema de Comunicación, esto es sin duda alguna posible.
¿Pero se ha preocupado alguna vez vuestra ciencia de desarrollar el Sistema?
Vuestra ciencia siempre se ha preocupado de matar, pero nunca de educar, nunca de coloquiar, nunca de desarrollar los presupuestos ideales para un conocimiento real de las actividades que actúa la vida, aunque sea breve, de estos Seres Vivientes que llamáis “microbios”.
Su prodigiosa actividad, puesta sobre un plano armónico, determina el desarrollo de un edificio positivo excelente y constructivo en todo sentido. No es así, cuando este plano armónico es represivamente puesto en una sintonía equivocada y con procesos totalmente contraproducentes para el natural equilibrio de sus existencias.
Con una colonia de microbios, se puede dialogar solo cuando éstos se hallan en una posición de particular predisposición. Esta predisposición es siempre el Amor más grande de todos los Amores.
El Sistema no es difícil si os dedicáis a los ultrasonidos y hacéis una cuidadosa investigación en este sentido.
Las Colonias Micróbicas son sensibilísimas y si el lugar de diálogo es justo, no os será difícil programarlos positivamente con Valores Operativos deseados por vosotros.
Si sois capaces de amaestrar un perro, un mono y muchos otros animales, no veo el porqué no deberíais ser capaces de educar, amaestrar los microbios. Esto sin duda alguna es posible si os dedicáis con Amor y Perseverancia hacia el Sistema que os permitirá coloquiar y de responder Positivamente a sus necesidades.
 Todos los Seres Vivientes pueden ser programados, pero con Amor.
El hombre debe antes de nada Amar para Educar y Programar armónicamente a los Seres que de él dependen.


“En todos los países del mundo es practicada –en los estudios reservados para tal fin-, la Vivisección. Para nosotros es peor que un delito. ¿Ellos que dicen sobre esto?”.

“EL EXTRATERRESTRE ADONIESIS HABLA SOBRE LA VIVISECCIÓN”
Vosotros terrestres no comprendéis el lenguaje de los animales, nosotros sí.
Estamos en condiciones de comprenderlos y de vivir en medio de ellos sin temer las reacciones que surgen de la necesidad de supervivencia.
Sabemos incluso que el hombre terrestre es despiadado contra ellos y que la ciencia los sitúa en un estado de sufrimiento atroz. Vuestra ciencia desconoce el más elemental sentido de piedad, y lo que es peor, ignora incluso las capacidades de los animales de informar al Alma Colectiva de la especie a la cual pertenecen, sobre lo que sufren a través de la ciega violencia del hombre.
La vivisección que se practica sobre vuestro planeta demuestra claramente la miseria de vuestra involución y las incapacidades de desarrollar Amor por las especies animales, que de Amor os dan tanto. Pero vosotros no sois capaces de comprender, y entonces os permitís de realizar estos terribles delitos y de coartar, con el peor de los dolores, a aquellos que están para serviros.
Paz.

“Si nosotros  nos debemos comportar con gran responsabilidad hacia los seres inferiores, ¿qué debemos pensar de la “justicia humana” que aplica la pena de muerte?”.

Catania. 6 mayo 1963

“LA GRAN RESPONSABILIDAD DE LA PENA DE MUERTE”
Vosotros terrestres, y mucho menos vuestros científicos, no conocéis las verdaderas causas que inducen a tantos hombres a cometer delitos.
¡Vosotros ignoráis que los verdaderos culpables de tantos trágicos advenimientos que se verifican día tras día, hora por hora, sois todos vosotros! En vuestra decadente e inestables sociedad, faltan todavía los presupuestos ideales para evitar el crecimiento de este monstruosísimo mal, que tanto más mal os procura.
 Vuestros científicos, que frecuentemente creen de haber individualizado la fuente de la cual emanan las anomalías psicológicas que disponen a los individuos a cometer obras delictivas, desconocen, en verdad, la reales causas que actúan en la formación de una conciencia criminal.
No basta con saber que quién comete el delito es psíquicamente anormal, es necesario conocer, ser profundamente conscientes de las causas que inducen a la psique a volverse así.
El Alma de toda individual criatura es la Fuerza Motriz de la vida exterior, es la Energía que instruyen la existencia física.
Esta, aun habiéndose individualizado, vibra en común con el Alma Colectiva y se compenetra en ésta asumiendo de pleno las vibraciones del ambiente en el cual se manifiesta.
Es resabido lo que frecuentemente se verifica sobre vuestro Planeta. Un ser que vive su existencia en medio a los lobos, se compenetra y adquiere las vibraciones de aquel Alma Colectiva, asumiendo sus más notables características.
Esto para haceros mejor entender que en la sociedad humana sucede la misma cosa.
Y por tanto es verdad que una sociedad como la vuestra, donde vibran una multitud de efectos delictivos, es un gran mal incluso para aquellos que desean permanecer justos y mansos.
Vuestro cerebro es similar a una central emisora y receptora, y si en éste actúan excitaciones de notable entidad y de naturaleza inversa a la natural actividad a la cual éste está originalmente propuesto, se verifica un poder de percepción extrasensorial desordenado y capaz de absorber las vibraciones de los instintos delictivos.
Vosotros terrestres sabéis muy bien con cuál energía y vivacidad homicida operan los soldados en la guerra.
¿Os habéis preguntado el por qué, en esas particulares situaciones, una masa de hombres, antes honestos trabajadores y padres ejemplares de familia afectuosos y llenos de Amor, sufren una tal violenta crisis de conciencia hasta el punto de matar y hacerse matar?
¿Os habéis alguna vez preguntado cuál puede ser la causa real de tal fuerza delictiva?
¿Quién, en verdad, los habrá empujado a cometer actos tan malvadamente delictivos?
Si vuestros científicos conocieran la reales causas, muchos males del género humano podrían evitarse a tiempo.
Pero ellos ignoran y muchos inocentes sufren los efectos terribles de su ignorancia.
Todos aquellos que sobre la Tierra matan, se matan, o cometen obras delictivas, son víctimas de vuestra absurda e inconcebible sociedad. Vosotros, en verdad, sois asesinos de vosotros mismos y os propináis con inconsciencia los venenos que cada vez más intoxican vuestra psique, hasta el punto de volverla insensible presa de las vibraciones delictivas que pululan en vuestra Alma Colectiva.
Cuando habéis castigado con la muerte a los seres que han cumplido obras delictivas, habéis cometido una doble falta.
La primera falta es la de haber desobedecido a las Leyes de Dios.
La segunda falta es el de haber hecho expiar a los demás la suma de vuestras culpas.
Nosotros decimos vuestras culpas, porque es verdad que toda la sociedad es culpable de los crímenes que se cometen sobre vuestro planeta.
En un tiempo, algunos de nuestros predecesores debieron ser preelevados y llevados al exterior durante muchísimo tiempo. Éstos, por una forzada muy larga presencia sobre vuestra Tierra, fueron gravemente contaminados, a pesar de las necesarias prevenciones, por vibraciones muy nocivas.
Sobre nuestros mundos, dirigimos la máxima atención y damos una grandísima importancia a aquello que vosotros terrestres preferís ignorar.
En nuestras sociedades no existen Tribunales que condenan a muerte y que instruyen prácticas delictivas.
La prevención hacia el eventual desarrollo de vibraciones nocivas para el Alma Colectiva, es muy rígida e idónea para impedir en toda circunstancia el desarrollo.
Nuestros científicos no dan opiniones sobre ello ni se limitan a formular informes o periciales psiquiátricos, como hacen vuestros científicos. Ellos desarrollan una intensa y concienzuda obra y sus cómputos están llenos de abundancia y de cordura para volver siempre más perfecto el equilibrio de la psique y de los todos los demás sistemas sensibles a la degeneración.
Toda nuestra sociedad está vivamente interesada en la felicidad de toda el Alma Colectiva y de la Santidad de esta.
Esto no lo hace vuestra sociedad y esto no lo desarrollan vuestros Jefes políticos, científicos y religiosos. Para nada se preocupan de todo aquello que puede verdaderamente volver felices a los hombres de la Tierra.
Nosotros observamos las violencias que cometéis y nos lamentamos.
Quisiéramos ayudaros, ¿pero qué hacéis vosotros para animarnos?
A parte del hecho de que ya son muchos los creen en nuestra existencia y que con Amor cooperan, ¿cuáles serían las reacciones de muchos contra nosotros y contra nuestros dictados?
Muchos sobre la Tierra han dicho aquello que nosotros os podríamos decir.
¿Cuál ha sido el resultado?
¡Persecuciones, instigaciones hostiles, amenazas de aislamiento y de muerte!
¿Qué dijo diferentemente de lo que nosotros os podríamos decir, AQUEL que fingís de venerar y que crucificasteis?
Nosotros os conocemos muy bien y sabemos, sobretodo, lo que se necesita para sanar estas graves dolencias.
Mejor que nosotros lo sabe DIOS, Aquel que dispone con Infalible Saber Divino.
¡Lo podríais saber y poner en práctica también vosotros!
Nosotros sabemos que no debemos matar ni tan siquiera si debemos defendernos.
Vosotros esto no lo habéis querido nunca reconocer, y en todo momento, estáis dispuesto ha hacer con aquel cínico carácter que os caracteriza.
Uno de los medios que nosotros utilizamos para defendernos es aquel de hacer caer en letargo a los agresores para impedirles de cometer actos deplorables ante el Padre Creativo.

Del Cielo a la Tierra.

Una tarde, después que el último visitante se había marchado, Eugenio que finalmente se pudo recostar, volvía en el pensamiento a la reunión de hacía pocas horas antes, particularmente vivaz y reñida, y en su mente los pensamientos eran dolorosos, martilleantes.
No le dio mucho peso al cansancio porque en él estaba la alegría de haber dado todo de sí mismo; incluso aquella noche no cenó, como frecuentemente sucedía, no tanto por la extracción de la versícula biliar que le impedía digerir, sino porque la falta de tiempo no se lo consentía.
Su corazón, más de en una ocasión, parecía ceder, pero luego él se hallaba dialogando con Ellos, y entonces todo sufrimiento se transformaba en Beatitud, y toda pregunta hallaba respuesta:

Dilecto hijito:
En verdad, yo digo:
Es muy oportuno responder convenientemente a aquellos que dicen: “No está Dios en ti, al parecer no es ÉL, sino el diablo”.

Diles a éstos:
“AQUÉL que llamáis DIOS no tiene rivales. ÉL es el todo y el mal no es un fin en si mismo, sino más bien yo digo: El mal es causa para entender el Bien, si no fuera así, ¿cómo en verdad habríais comprendido el Bien?”.

Diles aún a éstos:
“AQUEL que llamáis DIOS ¿porque ha impuesto a Su Hijo perecer tan míseramente para regenerar el mal del mal sufrido o para provocar el Bien, el Bien deseado?”
Insensatos son éstos, si piensan que el mal sea un designio en sí mismo.
Tontos son aquellos que edifican el mal para hacer caer a los demás en el mal edificado: ¡Aquel es el diablo!
Demonio es aquel que no tiene temor en Dios y se vuelve culpable de aquello que edifica por el delito de poner a los demás en condición de matar, de odiar, de poner su pensamiento en venganza o de suprimir el Don de la Vida. Ese es el demonio que comete el mal con el propósito del mal y por ello disfruta, aún sabiendo que no ha hecho otra cosa que una obra de perdición para su prójimo.
En verdad yo digo:
“Nadie mataría a su prójimo, ni odiarían, ni propondría venganza, ni suprimiría el Don de la Vida si los malvados de corazón se arrepintieran de haber sido atrapados por tal maléfico deleite”.
El demonio vive, si vivos están los instintos que le dan la linfa y lo personifican.
El demonio muere, si a éste bien antepuesta la Serenidad de la Conciencia y las Virtudes del Espíritu Santo.
Diles aún a éstos:
AQUEL que llamáis DIOS pone las Almas a prueba por Amor de Purgación y de Glorificación jamás para la perdición, jamás para demoler el Espíritu, sino que más bien yo digo: Para la Purificación y para ensalzar el Espíritu en los Planes de Su Reino.
Esto, en verdad, hace el PADRE porque ÉL sabe de deber hacerlo por Amor del Bien, de aquel Bien que Glorifica Su Nombre.
Por tanto es verdad que aquel que Edifica en Amor, Justicia y Verdad, está CONMIGO y en Mi Nombre hablará ahora y siempre en eterno.

Las salas de las conferencias estaban siempre llenos hasta lo increíble, y la atmósfera que se respiraba pasaba desde el interés agudo y profundo de los verdaderos investigadores de la Verdad, hasta el interés superficial de los curiosos, de las acusaciones polémicas que inevitablemente surgían, especialmente por parte de aquellos que amaban ostentar una arrogante presunción mezclada por la radical incapacidad. Pero Eugenio Siragusa, aún en la hoguera ardiente de su saber, solo en medio de una marea de hombres encendidos entre pensamientos  y sentimientos desordenados, no se cansaba nunca de enseñar, humildemente y cuerdamente, con Paciencia y sobre todo con un Amor alimentado de Conocimiento por su difícil misión.
Recordamos que en una conferencia tenida en Bologna el 4 de marzo de 1972, donde estaban como intervinientes el Físico Paolo Ingrao, el Escritor Quixe Cardinale, el Parapsicólogo Doctor Cassoli, el Padre Dominico Ubaldo Tomarelli y otros, el religioso dijo: “No me maravillaría en absoluto de que la “ballena” de Jonás hubiera sido de metal...”.


Recordamos también que en Wiesbaden, donde cada año se reunían  los más importantes ufólogos y contactados del mundo, Eugenio Siragusa fue invitado en 1963 en el lugar de Georges Adamski, ocupado por su parte en la Corte de la Reina de Holanda.
También en Wiesbaden, Hermann Oberth, maestro de Werner Von Braun, padre de la misilística moderna, realizó importantes declaraciones sobre su convencimiento de la existencia de los Discos Volantes y de que su proveniencia era de otros mundos.
Reuniones, conferencias, simposium, mesas redondas... El muy buscado Eugenio Siragusa hablaba incansablemente desde los micrófonos de muchas ciudades, tanto en Italia como en el extranjero.

“Nosotros somos Hijos de DIOS –decía-, pero también Hijos de la Tierra, así como lo son las enzimas de una célula de nuestro cuerpo que catalizan las reacciones necesarias para la vida de la misma célula”.
“¿Pero y si estas enzimas decidieran de no actuar según las leyes de la vida? La célula se enfermaría, minando nuestra misma vida. ¿Qué decir de nosotros hombres, enzimas de la Célula Tierra en el Cuerpo Macrocósmico de DIOS, que hacemos de todo para destruir, en lugar de edificar?
¿Qué entendemos nosotros que sea la ECOLOGÍA? ¿Someter las Leyes de la Naturaleza a nuestra voluntad? ¿Subvertir los Ligámenes Cosmofísicos de nuestra Madre-Tierra?
“Poned las cosas en su justo lugar” – insistía Eugenio Siragusa.

Severa amonestación del Científico Extraterrestre ADONIESIS a los científicos de todo el mundo:

“EL HOMBRE NO SEPARE AQUELLO QUE DIOS HA UNIDO”.
Al hombres ha sido concedido de desunir aquello que él une, pero no cuando DIOS ha unido antes incluso de que el hombre fuera, antes de que el Universo se manifestase.
Busque la ciencia terrestre de poseer la Verdad que instruye armónicamente, en la obediencia consciente a las Fuerzas Creativas, la Vida y toda cosa Creada y subordinada a la Inmutable Ley del Flujo y del Reflujo Cosmológico.
Indague la ciencia terrestre, haga suya la Verdad y de ella se sirva con el fin de educar al instrumento del hombre terreno y todo cuanto le ha sido confiado por la Suprema Inteligencia Cósmica.
Los hombres de la tierra deben alcanzar al Plena Consciencia de su obra en el Edificio Cosmogónico.
La ciencia no debe desfigurar, no debe volver caótica, monstruosa y destructora la Fuerza Creativa de la Suprema Inteligencia: DIOS.
Recuerde y medite la ciencia terrestre cuanto ha sido dicho y transmitido para los futuros:
“Vosotros sois a Su imagen y semejanza”.

Por el Extraterrestre ADONIESIS.
E.S.

La Ecología debería por tanto estudiar el equilibrio entre la Naturaleza del hombre y la Naturaleza de Dios, mientras que lamentablemente la inteligencia humana está dirigida a autodestruirse, minada peligrosamente por el envenenamiento psíquico.

A la Humanidad del Planeta Tierra
“LA NATURALEZA ESTÁ EN LOS LIMITES DE LA RESISTENCIA”.
Vosotros, hombres de la Tierra, queréis todavía ignorar hacia que males estáis andando al encuentro debilitando las reservas naturales de vuestro Planeta.
¡No queréis sobrevivir!
Las Férreas Leyes que gobiernan la Armonía Evolutiva de los Elementos que componen las estructuras del Devenir continuo de todas las especies vivientes sobre la Tierra, incluidos vosotros, sufren un continuo estrés de autodefensa y por lo tanto de reacción contra vuestro irresponsable obrar.
El equilibrio de la Naturaleza ha llegado al punto hipercrítico y las retorsiones que este grave estado propone son terriblemente hipercaóticas. Graves son vuestras irresponsabilidades y más grave es el perseverar con tanto cinismo hacia lo irreparable.
Os hemos advertido muchas veces invitándoos para tomar en seria y religiosa consideración la grave situación que habéis creado con vuestra ciencia sin conciencia, pero con amargura para nosotros, hemos notado vuestra insensibilidad y también el hipócrita proceder de vuestro mínimo e incapaz interés hacia nuestras reiteradas y anhelantes advertencias.
Vuestro mundo está atravesando un período di excepcional gravedad gracias a vuestro indiscriminado operar sobre sus reservas equilibrantes de su Naturaleza Cosmofísica.
Su vida ha sufrido un stress de notable intensidad por causa de la actividad nuclear y por las fuerzas energéticas negativas desarrolladas por esta.
El Anillo Magneto-Esférico ha sido minado en su proceso fluídrico y el Núcleo Ígneo-Cósmico ha sido puesto en un estado vibratorio anormal. El Eje Magnético terrestre produce oscilaciones tremendas con el peligro de una desastrosa fuga de los polos actuales.
En suma, vuestro Planeta está en Crisis y si no evitaréis en tiempo útil producir ulteriores desequilibrios, los dolores serán irreparables y vuestra supervivencia será mínima.
Tened la Conciencia de comprender estos nuestros anhelos y evitar que vuestra naturaleza se sirva de sus Leyes de Defensa que querrían ser: “Destrucción del Género Humano” y de sus perversas obras.

Adoniesis
16.12.1971



Un fenómeno fue visible contemporáneamente por tres Estados Europeos: España, Suiza y Francia, en la noche del 12-6-1974, fiesta del Corpus Christi. Tal fenómeno, que parecía haber incendiado el cielo a una altísima altitud, indicaría la consecuencia de un impacto entre el hidrógeno y el oxígeno en una falla atmosférica provocado por el envenenamiento de suspensiones que, oxidándose, presionan sobre el oxígeno.
Este proceso hace pensar que si la reacción del hidrógeno con el oxígeno explotase en cadena, toda la atmósfera se incendiaría.
¿Cuál es entonces, la realidad del empeoramiento? El saqueo se produce con instrumentos cada vez más perfectos que la ciencia produce. El envenenamiento químico en la atmósfera pesa tres cuartos de tonelada producidas, al año. Los vertidos de productos químicos en las aguas de ríos, de lagos y de mares están produciendo la muerte de los microorganismos, especializados en la producción de oxígeno que es con mucha diferencia muy superior al producido por los pulmones verdes continentales.
El lema socioeconómico de deber alcanzar las mejores cotas productivas está escondido detrás de platónicas palabras de seguridad ecológica, y ahora ha propuesto usar cargas nucleares para abrir más fácilmente pozos petrolíferos, depósitos subterráneos de agua y de gas, yacimientos de metales, presas naturales y lagos artificiales para el agua...
Hay incluso proyectos para derretir los glaciares polares y desviar las corrientes del aire atmosférico.
Mientras tanto, el potencial radiactivo tiene un período de agotamiento de miles de anos. Por lo tanto el envenenamiento aumenta, sin que tenga el necesario mínimo tiempo para neutralizarse. Este es el irreversible envenenamiento en el aire, en las cadenas alimentarias, en los lugares donde se habita.
En conclusión, el hombre, aunque no hace con gran ruido la guerra, está transformando el completo planeta en un cementerio.
La Ecología se ha vuelto una materia de enseñanza universitaria, pero desgraciadamente concede un gran espacio a los esquemas analíticos y a las clasificaciones, sin concentrar con todo propósito hacia el único motivo que la ha empujado a volverse urgente: LA ECOCATRÁSTROFE.

¡Atentos! ¡Atentos! Hombres del planeta Tierra, el Fuego, el Agua, el Aire y la Tierra no os darán tregua hasta el día que comprenderéis que estos son parte inseparable del Espíritu Creativo del Cosmos.
Los Espíritus Elementales os destruirán si no lograréis a restablecer el equilibrio allá donde lo habéis seriamente y egoístamente turbado.
Habéis comprometido de un modo irreparable vuestra misión de tutela hacia las cosas que os han sido confiadas por la Suprema y Eterna Ley del Devenir.
¡Vuestra diabólica sed de destruir os ha puesto ante un Severo Juicio y ante una Pesada Condena! Los Espíritus Elementales serán vuestros acusadores y también los ejecutores de la Pena, fruto de vuestro inconsciente operar.
El Fuego, el Agua, el Aire y la Tierra os negarán el aliento de la vida y toda cosa se derrumbará con una furia imparable de sus titánicas fuerzas, movidas por la Inviolable Ley de Justicia Divina.
Beatos aquellos que han dado aliento a las Trompetas y que se han empleado con Amor y Dedicación para la Salvación de los Instrumentos Creativos de Dios. Esos tendrán por amigos al Fuego, al Agua, al Aire y a la tierra y todas las cosas que viven en el seno de la “Madre Tierra” y que están ligadas a la Luz Purísima del Supremo Arquitecto de la Creación.
Los “Zigos”, enemigos de los impíos, custodios vigilantes de la Armonía Creativa, Ejecutores de la Justicia Universal, están sobre la Tierra para impedir al hombre de separar cuanto Dios ha unido y de destruir aquello que Dios ama y que es Muestra de Gracias para la felicidad de aquellos que heredarán Su Reino en la Tierra.
Atentos por tanto, atentos porque es verdad, que la Fuerzas Elementales actúan en cada cosa que de ellos depende, porque son por ellos comandadas. Trenes, barcos, aviones, máquinas en general y todo cuanto es Psique Emanada de las Fuerzas Primarias de la Materia, serán los medios de destrucción para el hombre, vuelto genio del mal, enemigo del Dios Viviente.
¡No temáis vosotros que amáis a Dios en cada Real Suya Divina Manifestación, no temáis! Dios os ama.

Del Cielo a la Tierra
S. M. La Stella, 22 agosto 1971


“OJO POR OJO, DIENTE POR DIENTE”
Explosión atómica subterránea en Nevada. “Inmediata represalia de los Zigos”.

Os habíamos más veces advertido de que los “Zigos” habrían inmediatamente reaccionado contra el diabólico perseverar de vuestra ciencia desarmonizante y destructiva. Habéis hecho oídos sordos, como se dice en la Tierra.
¡Meditad y Deducid!
Si se desencadenase la reacción de los “Zigos” no tendréis escapatoria, porque sus Fuerzas son Titánicas e Incontrolables. Si alguno aún ignorase quiénes son los “Zigos”, está bien que sepa: “Los Zigos” son las Fuerzas Primordiales de la Naturaleza. Son los Instrumentos de la Economía del Cosmos, son los Elementos con los cuales La Inteligencia Creativa elabora el manifestado. Estos son: El Fuego, el Agua, el Aire y la Tierra. Si continuareis atentando contra su Equilibrio Operativo, sus Fuerzas atentarán contra vosotros.
Hemos considerado un deber repetiros la amonestación. La elección es vuestra.
Paz.

Woodok desde la Cristal-Bell
Nicolosi, 6 abril 1977
Vistosos y apocalípticos títulos han cubierto cabeceras de revistas, y la reunión de 2000 científicos en 1971-72 concluyó proféticamente de que la humanidad “estaría en los límites de la existencia” dentro de 10 años.
Esto debería ocurrir en el 1982... ¿Y qué se ha hecho hasta ahora? ¿Quién tiene la valentía aún de hacer sonar las alarmas?
Pocos, mientras que todo inexorablemente está ya en fase irreversible.
Durante las noticias del 28-06-1979, a las 13.00 horas, un ecólogo ha descubierto incluso ¡que el envenenamiento de un lago había sido debido a la orina de los bañistas! Sin comentarios.








04-06-1973: Diario de radio de las 13.30 horas- El locutor ha anunciado que el Mar Mediterráneo muy pronto se volverá un “mar muerto” sin fauna y sin flora, a causa del tremendo envenenamiento producido por las descargas de las petroleras.

No os entusiasmáis para nada de los hombres que os quieren realmente bien; sino, al contrario, seguís, alabáis y veneráis a quien os quiere mal, a quien desea la destrucción de todo aliento de vida sobre vuestro planeta, amáis a aquellos que os procuran sufrimiento y muerte.
¡Tontos! ¡Tontos! ¡Tontos!
Jacques Cousteau ha gritado y continúa gritando en el desierto, así como hizo un hombre de bíblica memoria.
La muerte esta con la zarpa afilada y preparada para segar vidas y, como siempre, lo sabéis, sois irresponsables, sois indiferentes y cínicamente egoístas.
Los hombres dedicados al Bien de la Creación, vosotros incluidos, han dedicado sus asistencias a las reservas en todo campo para deciros que podíais evitar la catástrofe, que podéis, si lo queréis, hacer sobrevivir las generaciones futuras.
Jacques Cousteau es uno de estos hombres; una Luz de Amor y de incondicional, desinteresado Bien. Él, como muchos otros, surgidos del seno de la Madre Tierra y del Supremo Amor de Dios, os dice: La Humanidad será una cloaca de cadáveres y la muertes de la Naturaleza su tumba.
¡Arrepentiros!

12.9.1976
Por un extraterrestre en servicio
Sobre el Planeta Tierra.

“A LOS GOBERNANTES DE LA TIERRA”
“No mediquéis los efectos. Debéis sanar las causas”.

No lograréis resolver nada si no os dedicáis seriamente y responsablemente para eliminar las causas que alimentan siempre más la desarmonía de la Real Ley de vuestra vida.
No saldréis del caos galopante si dedicáis vuestras atenciones a los efectos. Es necesario evitar las causas deletéreas que producen distonías en el Sistema alimentando el desorden, la injusticia, el desamor y todo cuanto produce dinamismo hipercrítico, hipercaótico.
Se necesitan Leyes Cuerdas y respeto absoluto e incondicional hacia todo aquello que, positivamente, elabora los elementos para una sana y robusta existencia del hombre.
Se necesita evitar el derroche inútil de las Reservas Naturales, coordinándolas bien y con directivas útiles en todas las direcciones de vuestro Planeta.
Se necesita Honestidad, Cordura y la aplicación total de la Inteligencia en las estructuraciones útiles de la ciencia positiva y constructiva.
Se necesita estimular al máximo la Fraterna Concordia y alimentar, incluso con severidad, las buenas costumbres de una sociedad aristocráticamente Espiritual más allá de políticamente correcta y pacífica.
Se necesita, como hemos dicho más veces, poner las cosas en su justo lugar, dirigiendo el máximo y escrupuloso cuidado hacia la fuerzas que se predisponen hacia la degeneración.
Se necesita actuar cuanto antes si, verdaderamente, queréis evitar una irreparable catástrofe sobre vuestro Planeta.
Nosotros podemos seriamente y fraternamente ayudaros si solo os predisponéis a pedírnoslo con Amor y con Espíritu de Fraternidad Universal.

Del Cielo a la Tierra.
ADONIESIS
Valverde, 14 julio 1974

“DEL CIELO A LA TIERRA”
Decidnos: “¿Que es lo que, en realidad, sois vosotros, habitantes de la Tierra?”.
Hemos puesto una pregunta a un notable Doctor de vuestra sociedad. La pregunta fue la siguiente: “¿Debe o no debe vivir el virus del cólera?”.
La respuesta del profesor fue: “¡No!”.
Le preguntamos: “¿Por qué No?”.
Y el Doctor nos dijo: “¡Porque produce sufrimientos, destrucción, muerte!”.
Nosotros a su vez le hemos dicho: “¿Debe o no debe vivir el hombre que, no menos que el virus del cólera, produce más sufrimiento, más destrucción, más muerte?”.
El Doctor lloró solamente sin dar una respuesta. ¡Había comprendido!

ADONIESIS

Pero si el hombre no sabe edificar la Armonía sobre el propio Planeta, ¿qué podría llevar consigo en la exploración de otros planetas?



Correo Electrónico: orvalen@libero.it
trucos blogger