English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

jueves, 4 de febrero de 2016

LOS GIGANTES DEL CIELO-4º Contactismo y Centro de Estudios Fraternidad Cósmica.



Correo Electrónico: orvalen@libero.it





CAPÍTULO 4

CONTACTISMO Y CENTRO DE ESTUDIOS FRATERNIDAD CÓSMICA

La elección es nuestra prerrogativa y no la vuestra. Nosotros conocemos muy bien aquellos que son dignos y aquellos que no lo son. No os amarguéis si es así.
Es nuestra Cordura la que nos guía y no vuestro conocimiento típicamente humano, ensombrecido por vicios psicológicos y por condicionamientos muy involucionados. Nosotros conocemos la calidad y tenemos los medios suficientemente idóneos para aislarla de la cantidad amorfa y blasfema.
Sabemos como separar el grano de la cizaña, como separar los Hijos de la Luz de los hijos de las tinieblas.
Querríamos que todos fueseis Hijos de la Luz y todos bien dispuestos a recibir el reclamo del Redentor; pero no es así, por culpa vuestra, por vuestra indolencia, y por la falta de las Virtudes Espirituales.
Lo sentimos, pero la Ley Divina no es la humana ni es débil e incoherente con los Quereres de Quién nos guía en esta Gran Misión de Renovación en los seres y en las cosas de este mundo.
La Salvación es una oferta para todos y la Santa Verdad que hace libres, un Don para todos.
Beatos los hombres de Buena Voluntad.
Paz a todos.

Desde la Cristal-Bell
Woodok




¿MOISÉS CONTACTISTA?
¿POR QUÉ NO?

Y no fue el único en su tiempo, sino que hay muchos otros que, como en el tiempo actual, han sido programados para ser el Verbo hecho carne, el Pensamiento del Señor manifestante, la Voluntad del Altísimo operante, a través de instrumentos de naturaleza humana en sintonía con la Naturaleza Divina.
¿Por qué tanto escepticismo, por qué tanta sorpresa, por qué esta limitación para el Hombre-Dios que encarna la Inteligencia Cósmica? ¿Estáis, quizá, en grado de replicar con vuestra ínfima y primitiva inteligencia? ¿Sois, quizá, conscientes de la verdadera naturaleza del Dios Viviente? ¿Sois, acaso,  conocedores de sus ilimitados poderes? Hablad y responded.

¿Qué hacéis, vosotros, con el género viviente que está sometido a vuestros poderes y del cual sois reyes? ¿Os dejáis replicar, cuando decidís su suerte, su destino evolutivo o no?

Cierto, no sois dioses, y esto queda demostrado por vuestras nefastas obras, por la incapacidad de guiar, según la Ley del Creado, todo aquello que os ha sido confiado por el Creador.
Vosotros hombres sois todavía instrumentos ejecutivos y no directivos.
Vuestros poderes ejecutivos, sobre el plano en el cual vuestra inteligencia está operante, no son de hecho concordes al Querer Directivo, todo lo contrario, son opuestos, en oposición, y esto porque os rechazáis de someteros a las Supremas Leyes de los Instrumentos Directivos de quien está en grado de gobernar las cosas creadas con las Virtudes de la Cordura de la Inteligencia Cósmica.
Y he aquí porqué se necesita  de el “contactista”, de aquel que acepta, con los anexos y conexos de seguir conscientemente e incorruptiblemente, el Querer de lo Alto, para hacer aquello que debe hacer, para decir aquello que debe decir, a fin de que sea hecha la Voluntad del Altísimo.

¿Moisés fue uno de estos ejecutores? ¿Y por qué la historia no debería repetirse? ¿Quién podría prohibirlo?
El Reino de los Cielos no es el reino de la Tierra. Los Reinantes Dioses no son los reinantes de la Tierra.
Jesús-Cristo habría sido Rey de la Tierra si hubiera sido de este mundo. Pero no lo era.
Los Contactistas, mediadores entre el humano y el Divino, han existido, existen y existirán hasta cuando los hombres no se habrán vuelto Dioses y no hagan cosas justas, grandes y cuerdas, como Ellos hacen.

E.S.

Uno de los mayores profetas del viejo Testamento, Ezequiel, narra que 2.558 años atrás, en Caldea sobre el río Kebar, vio máquinas volantes y sus pilotos con los que conversó, y tuvo de parte de estos Viajantes del Cosmos, órdenes precisas de operar, porque Dios lo había elegido y lo Ungió de Celestes Gracias.

Ezequiel, 1-16
“El aspecto de las ruedas, y su forma, era similar al color de un Berilio y las cuatro tenían la misma semblanza; su aspecto, y su forma era como si una rueda estuviera en medio de otra rueda... Y en cuanto a sus llantas, eran alarmantemente altas; y las cuatro estaban llenas de ojos alrededor suyo”.

¿Quiénes eran aquellos?
¿Quiénes eran estos Personajes, que el profeta Ezequiel llamó Querubines, Serafines y Tronos? ¿De dónde venían y qué autoridad tenían para dar órdenes en el nombre de Dios?
¿Sabíais que Jonás, también Él elegido como operador, después de encontrarlos y de recibir precisas órdenes para hacer conocer a los Ninivitas la Divina Voluntad de Dios, creyendo que lo tomarían por loco, desobedeció, pero luego, antes el intento de eclipsarse fue llevado en el vientre de una Nave Espacial, de aquellas que tienen forma de cigarro que pueden viajar en los elementos líquidos, y duramente reprendido durante tres días?

¿Quiénes eran Aquellos?
¿Quiénes eran estos personajes, que convencieron a Jonás que su obra en relación a los Ninivitas tendría éxito y no habría sido perseguido ni tomado por un loco?
¿De cuál Divina Autoridad habían sido Ungidos por Dios?
Otro gran profeta el antiguo testamento de nombre Elías, fue raptado, en carne y en espíritu, por un carro de fuego.
¿Fue precisamente un carro de fuego, el que raptó al Profeta Elías?
¿Fue realmente raptado o fue Elías el que decidió subir sobre una de aquellas ruedas, que vio el Profeta Ezequiel sobre el río Kebar?

¿Quiénes son Aquellos que vuelan como una nube,
como palomas a su palomar? (Isaías 60-8)

¿Cómo es posible tergiversar, escondiendo la Verdad a la Inteligencia humana?
En verdad os digo. Que, quien no es sordo ni ciego, esta Verdad la escucha, la ve y se vuelve para siempre libre de la ignorancia.
(Eugenio Siragusa)
18-12-1965


"DISCOS VOLANTES"
"UNA REVELACIÓN PROPIAMENTE MESIÁNICA"

25-2-‘72

Como "Tomas" discípulo de bíblica memoria, la gran parte de los hombres de este mundo quiere ver y tocar solo la parte física, instrumental y científica de estos prodigiosos medios que hoy se llaman Discos Volantes, rechazando de la forma más categórica el otro aspecto, muy importante y que se refiere a la parte Reveladora de Sus Presencias y de Sus simbólicas Advertencias, la Mesiánica.

Los encuentros entre estos Superiores Seres, que viajan con tales medios (Discos Volantes), con algunos determinados hombres del Planeta Tierra, revisten las mismas característica de los contactos sucedidos en un tiempo pasado.
Por citar de los más importantes, sucedidos entre esto Seres y los hombres de este mundo, hombres particularmente seleccionados y con predisposiciones psico-físicas-espirituales por estos Personajes deseadas, es lo que se verificó entre el profeta bíblico Abraham y tres de estos Personajes, volumétricamente evolucionados, provenientes de los espacios externo de la Tierra.
Estos maravillosos Personajes, con vestimentas vistosas e inusuales para la generación de aquel tiempo, fueron llamados por el mismo Abraham: “DIOS, SEÑOR, DIOS”.
Tal fue el atributo dado por Abraham a estos tres Personajes, y no fue el único que se los dio.
El encuentro de Abraham (citado en la Biblia) sucedió cerca del encinar de Mambré, mientras Abraham esta sentado fuera cerca de la tienda. Esta vez –dice la Biblia- se presentaron tres hombres (Génesis 18) hacia los cuales Abraham se dirigió diciendo.

“Permitidme que os mande traer un poco de agua; os lavaréis los pies y descansaréis a la sombra de este árbol. Yo os traeré un bocado para comer; os regocijaréis y luego continuaréis adelante”.
(Génesis 18-4,5). “Luego Abraham les llevó leche fresca y carne de ternero; y él se quedó de pie, con ellos bajo el árbol, mientras éstos comían”. (Génesis, 18-8). “Uno de los tres hombres era el Señor, Señor Dios, Dios, el cual estaba dotado de clarividencia...”. Y la historia continúa.

No menos importante es el encuentro de Lot con dos de los tres Personajes que Abraham tuvo.
¿Pero quiénes era estos? ¿De dónde venían? ¿Y por qué vinieron sobre la Tierra?
He aquí las preguntas que muchos estudiosos no se cuestionan y que revisten una importancia determinante en esta antigua Verdad que de nuevo otra vez se rebela a la inteligencia del hombre de este planeta.
¿Quiénes eran estos? ¿Eran los mismos personajes que algunos encuentran y que llaman “Marcianos”?

¿DE DÓNDE VENÍAN?
De donde han venido siempre, de otros sistemas solares, formados muchos miles de años antes que naciera nuestro sistema solar, y vuestro mundo, y mucho, mucho más evolucionados de cuanto esta expresión humana pueda significar para vuestra limitada mente.

¿POR QUÉ VINIERON SOBRE LA TIERRA?
Por el mismo motivo por el cual han venido siempre; para ayudar, para dar a los hombres de este mundo luz de conocimiento de los Reales Valores exteriores e interiores, para enseñar la Ley del Amor Universal, para impedir al hombre de que abuse, más allá de los límites consentidos de su Libre Albedrío, para invitar a los hombres a no desarmonizar los equilibrios de la Fuerza Creativa y para tener plena Conciencia de las eventuales repercusiones que esta Fuerza puede poner en acto, si la desobediencia se volviese progresiva y cínica. Y no solo por estos motivos, sino por muchos otros que se refieren a los Quereres de la Superior Inteligencia Cósmica, que Ellos encarnan con Planea Consciencia. Han vuelto para decir de nuevo otros ves. ¡Basta! A la sodomítica degeneración y para dar a los hombres un Nuevo Mensaje preciso y determinante, para un avance en la evolución de la humanidad.
Cosas de alto concepto, que muchos han preferido no entender como habrían debido entender y aceptar como deberían haber aceptado.
Estas cosas de alto concepto, de las cuales los citados Personajes son instrumento portador, además de ser Mensajeros, no interesan ni tan siquiera hoy; quizá, menos aún que ayer a causa de una orgullosa e hipertrófica presunción.
Pero la Verdad es esta: HAN REGRESADO A LA TIERRA CON UN MENSAJE MUY PRECISO Y CON UN PROGRAMA MUY DETERMINADO.

Y el Programa desarrollado por Eugenio Siragusa por voluntad Extraterrestre, ha asumido un título: “Centro de Estudios Fraternidad Cósmica”, fundado por él mismo con instrucciones y directivas concretas.
Valverde, 9 mayo 1972


El C.S.F.C. es un movimiento mesiánico, animado por hombres, mujeres y jóvenes particularmente predispuestos ya sea sobre el plano moral que sobre aquel psico-físico-mental. Además, este movimiento está guiado y sostenido por Seres volumétricamente Conscientes, provenientes de los espacios exteriores con medios científicamente prodigiosos y con una programación elaborada por una capacidad intelectiva y espiritual que supera la más encendida fantasía de ciencia ficción humana.

El C.S.F.C. es precisamente un movimiento surgido de la programación que mira principalmente traumatizar positivamente y conscientemente aquellas almas particularmente predispuestas a recibir sus enseñanzas sobre los Planos de la Conciencia y Conciencias Universales y de desarrollar aquella Lógica Superior que deberá servir para dirigir al hombre de este mundo hacia un sendero de Vida Coherente con los Eternos Valores Constructivos del Espíritu y por lo tanto hacia una Superior Moral, capaz de alimentar la Fraternidad, la Consciente Ciencia animada por una religiosidad constante y operante con la Luz Sublime del Amor más grande de todos los Amores.

El C.S.F.C. no ha sido ni será nunca un secta, ni revestirá nunca característica asociativas terrenales, pero siempre será, hasta el día del gran regreso del Hijo del Hombre en el mundo, un movimiento de renovación y de rehabilitación del género humano, sediento y sufriente, pero siempre dispuesto a la aceptación de una Ley de Paz y de Amor Universal.
Aquellos que por Querer de la Superior Inteligencia serán elegidos y transportados a este sendero, serán los preseñalados del Reino de Dios en la Tierra.

Es por este motivo que la elección adviene con una metodología que escapa a la lógica humana, pero que está en perfecta sintonía con la Lógica Divina, con aquella Lógica que propone los Principios Fundamentales para una autorrealización de los Valores  Superiores, en potencia, en el espíritu del hombre.
Por lo tanto afirmo que el C.S.F.C. es un Movimiento Mesiánico y sus Custodios no son de este mundo.

Eugenio Siragusa

“LO QUE SOMOS Y LO QUE QUEREMOS”
Juzgar, no es sólo presunción,
sino un diabólico vicio.

¡No vendemos nada!
Ofrecemos, y todos pueden aceptar o rechazar.
No está en nuestras costumbres imponer y respetamos con religiosidad la Libertad de Pensamiento, porque sabemos que está en el derecho de cada hombre.

No vendemos nada y no queremos comprar nada. La Verdad no se vende y no se compra; se conquista con Amor, Paciencia y Cordura.
No forma parte de nuestros grandes ideales comerciar con la Verdad.

Somos Almas Libres, deseosas de coloquiar con Almas que estén en nuestro plano y que hayan desarrollado los Valores Indispensables para ser al menos buenos y desligados de todo bajo prejuicio humano.
Deseamos autorealizarnos a nosotros mismos con la Metodología que Jesús Cristo nos ha enseñado, para poseer su Paz, su Amor y su Justicia.

Nuestros estudios tienen una línea de conducta que no deseamos compartir con aquellos que tienen otra, aunque la respetemos.
Los Discos Volantes no son, para nosotros, solo medios mecánicas, sino que son algo más, que queremos asimilar y hacer nuestro. Los juicios que los demás formulan, no nos interesan ni nos desaniman, es más, nos alientan en la perseverancia hacia el sentir la necesidad de ser libres, pero libres verdaderamente.

¡Cierto, los impíos no estarán de acuerdo, ni estarán de acuerdo los especuladores, pero esto a nosotros no nos importa, porque no tenemos necesidad de la cantidad, sino de la CUALIDAD! Los incapaces se eliminan por sí mismos.
Nosotros queremos la Paz, pero también la Justicia, porque sabemos que sin Justicia no podrán nunca existir la Paz.

Queremos aprender, de aquellos que saben más que nosotros, todo aquello que nos quieran enseñar para sentirnos, realmente, hombres y hermanos en la Gran Verdad Cósmica.
Nosotros estamos contra la Guerra, en contra de la desarmonía de la Naturaleza, contra el racismo y contra todo aquello que quita la felicidad y la paz a la humanidad.

Estamos contra la ciencia sin conciencia y contra la hipocresía religiosa y política. Estas son las enseñanzas que nos dan Aquellos que todos llaman “Marcianos”. Nosotros aprendemos con el mismo Amor con el que las enseñanzas son concedidas.
He aquí lo que somos y lo que queremos.

“COMUNICADO”
El Centro de Estudios Fraternidad Cósmica
es absoluta e inequívocamente “APOLÍTICO”.

Los estudiosos ufólogos que se adhieren “idealmente” al C.S.F.C. pueden pertenecer a todas las corrientes políticas y religiosas de la Tierra.
En el ambiente del C.S.F.C., a ninguno le está permitido por ningún motivo publicitar los razonamientos de estudio o hacer política.
En el ambiente del C.S.F.C., se nutren, con respeto y devoción, los Altos Valores de la Universal Fraternidad inspirados y guiados por el Amor más grande de todos los Amores, que nos llega del exterior de nuestro Planeta y de Seres Evolucionadísimos en todos los sentidos.
El presente comunicado sirve a todos, a fin de que tengan pleno conocimiento y a fin de que no nutran la mente de fantásticas e inexistentes pretensiones en relación al C.S.F.C.
Las observancias para las Almas que se adhieren, espiritualmente, al C.S.F.C.:
·       RECTITUD MORAL Y ESPIRITUAL.
·       ABOLICIÓN DE LOS ESTÍMULOS EGOÍSTAS
·       ABOLICIÓN DE LOS ESTÍMULOS DOMINADORES
·       ABOLICIÓN DE LAS RESERVAS MENTALES
·       ABOLICIÓN DE LOS ESTÍMULOS ESPECULATIVOS.

Aquellos que desarrollan estos valores negativos, deben considerarse desligados, espiritualmente, del C.S.F.C.
Todos aquellos que por odio o venganza, o por otros motivos personales critican y vituperan la obra del C.S.F.C., serán confiados a la Justicia Divina.
Es además verdadero que el C.S.F.C. no responde por aquellos que practican en nombre del Centro actos delictivos o de cualquier modo contrarios a los valores arriba citados. Aquellos, como hemos dicho, deben considerarse expulsados de los Valores Espirituales que el Centro desarrolla.
Eugenio Siragusa.

Con estos presupuestos comenzó la Obra del Centro de Estudios para la Fraternidad Cósmica, que, querida y guiada por los Mensajeros Celestiales, ha hecho fermentar en toda la Tierra la atención a la Realidad Espiritual de la Revelación Extraterrestre.
Y estas verdades, divulgadas y revelada por los Hermanos del Espacio, a través del la infatigable Obra del C.S.F.C. no eran desconocidas para el Papa Pablo VI el cual, con motivo de la Santa Navidad de 1966, así respondió al Mensaje natalicio que le envió:








¿Por qué “Venerable C.S.F.C.? ¿Por qué muchas personalidades del mundo religioso, científico, militar y artístico han encontrado mucha luz en las exhortaciones y consolaciones que surgían de la operatividad de Eugenio Siragusa?

La exaltación de los puros de corazón y la oposición de los conjurados que en los últimos tiempos han dado gran show, ofrecen decididamente a este Movimiento veintisieteavo la demostración de que “El Consolador Prometido”, está presente tras las puertas de este tiempo, desarrollando Su obra de clasificación del género humano.
La Enseñanza parabólica de Jesús se ha proyectado en la inseparable Obra de los Ángeles hasta nuestros días, a pesar de que gran parte de los hombres haya elegido otros senderos, otros patrones.

¿Y qué nombre dan a las efímeras potencias regidoras? ¿Dinero? ¿Política? ¿Filosofía? ¿Publicidad? ¿Son decisivamente estos los genios del presente histórico? ¿Son estos lo creadores, los artistas, los dioses?


“ES LA REALIDAD”
Muchos corruptores, muchos corruptos y muchos corruptibles.

Hasta que vuestra sociedad política, económica, científica y religiosa esté coordinada y condicionada por estos individuos, vuestro Progreso Espiritual, material y social será siempre negativo e involutivo en todos los sentidos.

Muchas veces os hemos aconsejado de no perseverar en este proceso existencial absurdo, deletéreo y contraproducente con cuanto aspiráis de conseguir, pero la verdad es que voluntariamente os dejáis manejar por las prerrogativas características del tentador, dejándoos caer en el caos del más férreo egoísmo, del más cínico sentido de impiedad cruel y antihumana.

Queremos ayudaros para instaurar sobre vuestro planeta la Ley del Derecho y del Deber Universales, corroborados por el Verdadero Amor y de la Real Justicia Divina, pero aún resistís aún sabiendo hacia cuales graves consecuencias os dirigís.

Se necesita absolutamente educar al hombre y volverlo capaz de comprender la indispensable necesidad de no dañar ni a sí mismo, ni a los demás y sentirse una sola cosa con el prójimo que debe amar más que a sí mismo.
Paz.

Adoniesis.

Si los pilares de la ciencia han admitidos la presencia de los Extraterrestres, ¿porqué entre los hombres existe un vacío desorientativo sobre esta Revelación? ¿Por qué la cultura de los hombres proponen a los propios hijos tendencias a cristalizar las Verdades Universales?
Es como si una nueva droga psicológica hubiera sido inoculada en las estructura portante de la genética terrestre, donde reina un libertinaje entre los pensadores “escuchados tan a gusto”.
La biología y la ecología están unidas junto el estudio para la resolución de los problemas que el hombre se ha creado más urgentes, como la escasez de alimentos, el exceso de población, la salud, sin haber buscado las causas de ello.
Las estructuras portantes del cerebro están alocadas a causa de la pérdida del control de la Conciencia. La sustancia del Espíritu está definitivamente comprometida por las formas. La Iluminación se ha perdido, los pocos se han vuelto tibios y siempre más fácilmente presa de los miles de tentáculos del envenenamiento psíquico.
El hombre llega a estudiar cómo coercer a los otros hombres, a reducirlos a homicidas indiferentes, abrumados por la red publicitaria del consumismo.
¿De quién es la culpa?

“LOS MONSTRUOSOS CEREBROS QUE GOBIERNAN EL MUNDO”
Los supervisores o programadores de vuestros delictivos y dolorosos advenimientos políticos, económicos, científicos y bélicos sabéis bien quiénes son y dónde están.

Las tensiones y las violencias son suscitadas mediante cálculos precisos emanantes de cerebros supervisores o programadores en posesión de las dos mayores potencias de vuestro Planeta.
Desde estos Institutos parten las fuerzas corruptoras que implican hombres y pueblos para llevarlos al servicio de una estrategia cuyos efectos han sido a priori previstos. La corrupción es el denominador que desarrolla el valor de la fuerza deseada para alcanzar una meta querida.

Tenemos la posibilidad de observar muy de cerca los planes de estos Institutos con poderes absolutos y con disponibilidad ilimitada de medios. La conquista o no de un poder político, económico o científico depende del mayor o menor bienestar de estos supervisores o programadores. Una revolución, o una guerra fría o caliente sea cual sea, es por éstos programada, fermentada y desarrollada.
Su poder de corrupción está diabólicamente corroborado por una enorme disponibilidad de dinero o de tratos privilegiados de fuerza y de dominio. Los hombres corruptibles son sus mejores colaboradores y a los cuáles dan apoyo, les dan protección y seguridad de movimientos en todos los sentidos.

Si el programador decide el asesinato de un Jefe de Estado, este no pude no ocurrir.
Sobre vuestro planeta es costumbre decir: “El fin justifica los medios”.
Los supervisores conocen ya el fin cuando deciden pedir al programador el medio con el cual se debe actuar para alcanzar la meta, el objetivo que se han prefijado.

Tenemos elementos y conocimientos suficientes para poder actuar en el justo momento y desbaratar hasta sus bases a este pernicioso mal. Como os hemos muchas veces dicho, nuestras fuerzas siempre están vigilando. Estamos en espera de que un cierto proceso se desarrolle según los Planes de los Divinos Maestros  que nos guían y no sostienen en esta obra de Amor y de Justicia Universales. Nuestros operadores sobre la Tierra son muchos y son fieles en sus Misiones.

Buscad de predisponeros porque a nadie le será dado saber el día y la hora de nuestra intervención.
La verdad es que esto advendrá ciertísimamente y la Liberación será segura.
Paz a todos vosotros.
Dalla Cristal‑Bell
Woodok


DEL CIELO A LA TIERRA
de la Tierra a aquellos que no saben ni lo que dicen ni lo que hacen.

“No intentéis de disuadir a aquel que está en el mundo por Querer de Dios, para ser instrumento Suyo”.
¡No lo hagáis! ¡Él no pertenece a nadie, sino a toda la Humanidad!
No intentéis disuadirlo de la obra que le ha sido confiada por Aquel que lo ha elegido en el tiempo de su visitación en vuestro mundo.
No lo intentéis ni tan siquiera mínimamente, estaremos obligados a hacéroslo comprender regañándoos con amonestaciones claras, después de la presente comunicación que quiere significar, nuestra seria responsable advertencia: “NO INTENTÉIS DISUADIRLO Y EVITAD DE  ESCARNECERLO”.
Él está fortalecido en el Espíritu y conocedor de la obra que deberá llevar a su término por Supremo Querer.
Ninguno y ninguna cosa podrá quitarlo de la meta que está destinado a alcanzar.
Podéis perseguirlo, podéis actual todos los planes que creáis válidos para cansarlo, pero os aseguramos que cada tentativa vuestra caerá en el vacío, porque Él es un Hijo de Dios y posee las Gracias Suyas y la Potencia Suya.
Nosotros conocemos los secretos de vuestros pensamientos; conocemos la hipocresía escondida de vuestros actos; conocemos todo, incluso lo que está en el secreto entorno de vuestros corazones. Él está guiado y sostenido por nuestra constante vigilancia y dispensaremos dolores y tribulaciones a todas aquellas almas que lo rodean con la fuerza negativa de sus perversos pensamientos.

Nosotros escuchamos y registramos cada una de vuestras proposiciones mentales y provocamos cuanto es necesario, a fin de que vuestro interés egoísta y deletéreo no influya en el comportamiento de nuestro Operador y de la Obra que él está destinado a desarrollar por Supremo Querer del Altísimo.
Nosotros os invitamos a arrepentiros y a volveros conscientes que Eugenio Siragusa ya no está, desde que cumplió treinta y tres años. Él es Aquel que nosotros conocemos; Él es un Hijo de Dios en Misión en el mundo, para dar testimonio de la Ley de la Verdad del tiempo de todos los tiempos y del Amor más grande de todos los Amores.

Él es el más cercano Siervo del Hijo del Hombre, el único al cual le ha sido confiado el cómputo de DESPERTAR a sus súbditos y de VOLVERLOS CONSCIENTES de que el tiempo de Su Retorno está próximo para Justicia y para Juicio.
“No intentéis disuadirlo y temed Su Integridad y Su Fuerza Espiritual”.
¡Él está completamente en la Gracias de Nuestro y de Vuestro Señor, Dios!
Ser arrepentidos y prudentes, nosotros os hemos advertido.


Han sido muchos los que han intentado corromper y disuadir a Eugenio Siragusa en su glorioso camino, pero él esta fortificado en el Espíritu e indisuadible, conocedor de la Verdad que debía llevar hacia adelante, a cualquier precio y con cualquier medio.

De este modo informa un diario:
“El Señor Eugenio Siragusa, como debería resultar de los fascículos del SID (Servicio Secreto de Inteligencia Italiano) y también de la Jefatura de la Policía de Catania, cuando vivía en Corso delle Provincie 146, fue visitado por un Agente de la KGB (Contraespionaje Soviético) el cual se camufló como un “topógrafo”. Sus indagaciones informativas fueron precisas  e inequívocas, sin por ello obtener respuestas útiles sobre cuanto se había prefijado de conocer”.

El coloquio fue muy breve, cordial pero infructuoso para su misión. Apenas este señor se despidió, el señor Siragusa fue inmediatamente luego visitado por el Equipo Policial de la Jefatura Policial de Catania.
Le fue preguntado si había dado a esta persona documentos referentes a estructuras relacionadas a los llamados UFO o Discos Volantes.
El señor Siragusa contestó que no consignó ningún documento y que ni mínimamente ilustró las partes más importantes de sus experiencias. También se le sugerido: Que de poseer documentos, podría perfectamente depositarlos en las Dependencias de la Jefatura para que fueran protegidos...
Él contestó que no poseía ningún documento de relevante importancia, y si tenía conocimientos, estos habían sido incrustados en su mente, y con la orden precisa de no hacerlos conocer a nadie.
Le aconsejaron de telefonear inmediatamente a la Jefatura para dar información de ello, si este señor hubiera de nuevo hecho acto de presencia. Él lo aseguró, y luego supo que este individuo desembarcó de un barco soviético amarrado en el Puerto de Catania, y que había sido regularmente seguido.
Estas visitas eran muy frecuentes, con un interés particularmente concreto: “Conocer del CONTACTISTA SIRAGUSA las intenciones de sus Hermanos Extraterrestres”.
(Da: “Questa Sicilia”, del 28-4-’79)





A medida que iban creciendo los avistamientos, nacían centenares de grupos de estudiosos de “ufología”, término dado por los escépticos, consagrantes del misterio.
Eran en gran parte lo clasificadores, elaboradores de todo cuanto caía en sus manos, pero no portadores de revelaciones o mensajes extraterrestres de los que demostrar la presencia, sin estudiar la Realidad Sustancial, viviente.
Nunca ha dado mucha credibilidad, Eugenio Siragusa, a esos estudiosos más o menos serios, empujados por miras especulativas y por envidia hacia una posible imitación, han intentado de robar la cultura del C.S.F.C. y nociones para formar grupos, sectas, imprimir opúsculos y libros de todo tipo.
La Verdad Pura pertenece a quien la posee y sabe demostrarla, a quien es luminoso portador de una Cordura amamantada de Sabiduría que molesta a los escépticos y todos aquellos, que en sus deseos de poseer, quieren destruir.
¿Ha sido por envidia o por incapacidad que muchos han intentado contrarrestar su Obra?
¿Querían ser “contactistas” cuando no lo podían ser? ¿Eran influenciados por las oscuras tramas del poder y por lo tanto instrumentalizados?
Esto, a Eugenio Siragusa, no le ha interesado jamás. Lo que importaba era divulgar a la humanidad cuanto desde el Cielo era donado en el edificio de un Centro cuyas características, desde su origen, eran claramente notorias.
Mientras tanto tuvo comienzo la mole imponente de la correspondencia, dedicada a informar a los responsables políticos, científicos y religiosos, a los órganos de la prensa y de la información pública, y él se volvió bien pronto conocido por los estudiosos de todo el mundo, los cuales se dirigían a él, algunos porque comenzaban a “sentir” la Revelación, otros por curiosidad.
Muchos eran los que venían a conocerlo personalmente, primero en Corso delle Provincie, en Catania, y luego a Santa María La Stella, donde la cantidad de trabajo no conocía limites de horarios, y todo sacrificio no tenía tregua. Todos querían ser recibidos, día y noche, y todos tenían necesidad de aclaraciones y consejos. Los estudiosos fueron miles, millones, y el tema UFO saltaba a las primeras páginas de la prensa mundial, pero la masa no quería darse cuenta que su discurso era mucho más profundo de las explicaciones de los simples avistamientos, porque se refería al contenido de Sus Mensajes y de Sus Realidades Vivientes.
A cualquier hora del día y de la noche, estudiosos provenientes de todas partes de Italia y del exterior, llamaban a su puerta.
¿Qué es lo que empujaba a estas personas a buscarlo tan intensamente?
No iban a un profesor para que les explicaran una materia, sino que iban a un amigo, a un hermano, a un confidente, al único que habría podido iluminarlos sobre una experiencia vivida, sobre un problema interior.
Y para aclarar tantas perplejidades, Eugenio Siragusa solía insistir, diciendo:

Para poder comprender la realidad sobre su existencia y sobre sus orígenes extraterrestres, es necesario abrir, con cuidado, la historia que conocemos de nuestro gran pasado y de contemplarla a la actual inteligencia humana, sobre dos aspectos fundamentales:
a)     El aspecto Divino: Espiritual.
b)     El aspecto Humano: Material.
Estos dos Fundamentales aspectos revisten de una gran importancia el complejo problema de esta Gran Verdad que, incluso hoy, aparece a la mente de la gran mayoría de los hombres, bajo el único aspecto humano material y discutible sobre un plano estrictamente terrenal con la participación de la lógica que emana de la común inteligencia y con los valores de las restringidas concepciones hasta hoy adquiridas en el campo de los conocimientos teológicos, morales, científicos, materiales y espirituales en los que se articula y se desarrolla nuestra actual existencia.
Es verdad, en cambio, que existen Verdades externas que, aún estando lejanas de nuestro ambiente vital y aún no estando próximas a nuestras capacidades de entenderlas y de valorarlas en su realidad operativa, se manifiestan a través de un metódico progresivo acto representativo, capaz de provocar, en las estructuras hipersensitivas y psicomotrices de los encéfalos humanos, las imágenes de sus facultades operativas en el Gran y Eterno Edificio Creativo.
El particular problema de esta Verdad que, aún siendo de proveniencia externa y aún conteniendo estos dos aspectos Fundamentales, nos aparece comprensible solo en el lado humano-histórico, material-científico, quedarían irresoluto si continuásemos ignorando el otro aspecto tan importante que es precisamente el Divino, Eterno, Espiritual y Cosmológico.
Querer comprender la Causa de Sus Presencias sobre nuestro planeta,  considerando solo el primer aspecto de los objetos y de las inteligencias que los guían, no es posible.
Es necesario poner sobre el plano de la actual lógica los hechos del gran pasado que, aún hoy, constituyen los movientes principales de una Verdad que contiene también el Principio Veraz de nuestros orígenes y de nuestro Futuro destino.
Los episodios que en todos los tiempos han comenzado los hombres de la Tierra más evolucionados sobre los conocimientos de estos dos Fundamentales aspectos, son muchos, e idóneos para conceder mayor iluminación de conocimiento a cuantos se interesan por este importante problema que todavía cela en el misterio de nuestros Verdaderos Orígenes, indisolublemente ligados a los Orígenes de Aquellos que, en estos últimos tiempos, se han más claramente mostrado a nuestra inteligencia para hacerse mejor comprender y para decirnos que:
Su presencia sobre la Tierra es una incontrastable verdad que todavía por desgracia se estrella  en la pueril presunción de todos aquellos que se obstinan en creerse las únicas criaturas inteligentes del Universo, capaces de evolucionar en la imagen y semejanza del Padre Creativo.
Pero sus presencias sobre la Tierra es, y perdura como una realidad viejísima, una Verdad que todavía hoy nos manifiesta claramente y con más tangibles signos manifestativos la Proveniencia Extraterrestres de estos prodigiosos medios y de las formas de vida mucho más evolucionadas que, con éstos, viajan en los espacios siderales del Cosmos a una velocidad aún inconcebible para la mente humana.
Querer ignorar a toda costa la lógica posibilidad de una forma de vida similar a la nuestra en otros muchos miles de miles de sistemas solares esparcidos en nuestra galaxia, significa querer completamente desconocer el más elemental concepto de similitud creativa que está en las Eternas Facultades de Aquel Genio Creativo que preside, eternamente, el devenir continuo de Su Cosmológica Naturaleza Viviente.
Sobre nuestro planeta, aún se recuerdan episodios que deberían enseñarnos a meditar,  a reflexionar, a ponderar estos episodios antes de negar a la propia fe la Divina facultad de valorar los Principios Manifestativos de una Verdad de la cual solo los Valores Espirituales pueden primeramente darnos conocimiento.
La Fe es la Religión del Espíritu porque es verdad, que a través de esta Interior Virtud que los Genios de todo tiempo han entrado en aquel Volumétrico Concepto que siempre ha unido el limitado al infinito, el mortal al eterno, el hombre a Dios.
Muchísimos han sido aquellos que, en todos los tiempos de nuestra historia, aunque han sido ridiculizados, perseguidos y matados por la furia de la ignorancia, de la presunción y del orgullo, edificaron los Valores Inmortales de nuestra incesante ascensión evolutiva, pagando con duro precio este suyo gran Amor por la Verdad y por el Bien de su prójimo.
Estos se sirvieron de la Fe Progresiva siempre vivificada por los Conocimientos Progresivos, por Amor de conocer las Bases Fundamentales sobre las que se apoyan solemnemente los Pilares indiscutibles de la obra de nuestra existencia en el duro balanceo de nuestro libre albedrío que, para nuestra amarga desventura, se ha servido y aún se sirve más del mal que del Bien operar.
Nuestra presunción, nuestro proverbial espíritu tomasiano y nuestra ignorancia cierran el paso a la Fe, la solo y única Fuerza del Espíritu, capaz de instruir nuestra inteligencia y de volverla conscientemente conocedora de todo aquello que no está cercano a nuestros sentidos materiales, pero que en verdad vive y nos sobrepasa, nos compenetra y nos insta a través del corazón y de la conciencia.
Los Extraterrestres, en un recientísimo encuentro me han dicho:
“Nuestra presencia sobre vuestro Planeta es una vieja realidad, una realidad que muchos terrestres deben todavía meditar antes de poderla incluir en el concepto histórico de sus existencia desde el origen hasta estos tiempos y que, patentemente, os hemos demostrado y demostraremos todavía en el futuro, con pruebas siempre más irrefutables , vuestra y nuestra Universal Fraternidad en el Espíritu indisoluble en el Amor de Aquel que en vosotros y en nosotros vive y manifiesta Su Genio Creativo y Sus Innumerables y Divinos Conceptos Operativos, para el devenir eterno de cada cosa que fue, que es y que será en ÉL y para ÉL en los siglos de los siglos”.

Frecuentemente, se escuchaba la misma pregunta:
“¿Pero por qué los Extraterrestres no se muestran a todos? ¡Sería más fácil creer en su existencia!”.
Y Eugenio Siragusa, simplemente, contestaba:
“¡Ellos se han mostrado con las debidas cautelas para imprimir en la vuestra psique un lento, metódico y progresivo conocimiento de la realidad que os ha siempre, en todo tiempo, superado!
Los Superiores Jefes, que dirigen las operaciones de las flotas cosmoaéreas de algunos Planetas de vuestro sistema solar y que forman a su vez parte de una Gran Confederación Cósmica Interestelar, que reagrupa a un gran número de sistema solares galácticos y extragalácticos del Universo, aseguran que no está en Sus intenciones forzar con intervenciones coercitivas vuestra cósmica, natural actividad evolutiva”.

Los presentes, atentos y con el aliento contenido, escuchaban cuanto decía, y aún le preguntaban:
“¿Pero Ellos le han hecho conocer nuestros orígenes, la Fuente de donde provenimos?”.

Amigos y estudiosos queridos, deseo haceros partícipes de un coloquio personal que he tenido con Ellos, en P.E.S. en un encuentro de hace algún tiempo ya. Escuchad:

Si debiéramos expresarnos con el mismo lenguaje con el cual se expresaron nuestros predecesores, durante la operosa actividad del gran pasado, que incubó en el tiempo el germen de un bien claro histórico advenimiento de naturaleza Divina, crearíamos ciertamente un rápido pero desordenado concebimiento de aquella Gran Verdad que todavía supera la actual inmadura Conciencia de la mayoría de los terrestres.
Con esto queremos justificar antes nuestro particular modo de comportamiento, para muchos absurdo e inconcebible, y luego, la indispensable incoherencia a la que estuvimos obligados a deber manifestar para evitar el persistir de un concepto inmediato de intervención Divina.

Pregunta: ¿Tienen razón aquellos que afirman que el hombre nació sobre la Tierra?
Respuesta: Los Ancestrales Padres conocieron su verdadera descendencia y con un sentido aún más indescifrable, existen todavía sus mensajes a los herederos a los que dieron toda la impronta de tal Verdad.

En el tiempo han existido hombres dotados de excepcional Cordura y de extraordinarias capacidades perceptivas que han escrutado el gran horizonte de este misterio vuestro, logran, muy a menudo, a individualizar el Sutil Sendero de la Verdad Pura.
Sus obras, fruto de Puro Amor a la Filosofía Cósmica, florecieron, pero casi siempre acabaron estrellándose contra la sólida muralla de la incomprensión más densa y más negativa. ¿Lo que no sucede en este vuestro tiempo para no poder justificar los actos del pasado?

También hoy, los científicos terrestres creen conocer mucho sobre este argumento, y en realidad saben poco o casi nada. Hubo alguno que ha rozado la Verdad, pero después ha debido desistir por el miedo de ser ridiculizado y perseguido.
La verdad es que los Antepasados, los Primeros habitantes de este vuestro planeta NO nacieron sobre la Tierra, sino que mas bien os decimos que han venido, y por un caso muy particular han permanecido por fuerza mayor.

Es por tanto verdadero que el hombre no ha nacido sobre este vuestro Planeta ni ha tenido aquel proceso evolutivo que todavía muchos científicos se obstinan en creer, afirmar y hacer creer.
Él, antes de sufrir el proceso de aquellos efectos que dimensionaron y determinaron las nuevas necesarias estructuras fisiológicas, hasta volverse un complejo de densa materia, era un Príncipe indiscutible de los Espacios Cósmicos y por sus particulares características psico-físicas-biológicas, poseía las Virtudes y los Conocimientos de la más evolucionada Conciencia Cósmica.

P: ¿Cuáles son las causas que obligaron a nuestros Antepasados a permanecer sobre este Planeta?
R: Existen Leyes que son completamente imposible de oponerse. El Universo al cual vosotros y nosotros pertenecemos, vive y se desarrolla a través de diversas y variadas dimensiones. Incluso sobre vuestro Planeta tales dimensiones se entremezclan y sin vuestro conocimiento producen causas que son la matriz de todos aquellos efectos que edifican y modifican las varias estructuras psico-físicas.

Frecuentemente, como está sucediendo en el tiempo actual con las explosiones nucleares, el ser inteligente se cree con el pleno derecho de atentar contra estas Leyes, que como ya hemos dicho, no permiten a cualquier tipo de inteligencia de ser violadas.
Esas Leyes, que gobiernan y tutelan las estructuras y la vitalidad del Cuerpo Cósmico y que forman íntimamente parte de aquel Principal Complejo Eterno Creativo, que se identifica con la Majestuosa figura del Padre Creativo, han reaccionado al intento de ser violadas. Un terrible caos de naturaleza cósmica se desencadenó con violencia mortal. La Ley intervenía para dar una severa amonestación a los profanadores de las cosas Eternas. En verdad, esta ha sido la causa principal que obligó a vuestros Antepasados a emigrar a otros mundos, en búsqueda de salvación y de arrepentimiento por lo que habían osado hacer. 

Sus perfectas cogniciones científicas les consintieron de atravesar el gran e ilimitado océano del espacio y de alcanzar el actual sistema solar. En verdad hicieron en grande aquello que Noé realizó en pequeño.
Vuestro planeta les ofreció pocas posibilidades de supervivencia, debido a la joven estado de los elementos aún en estado de asentamiento. Las inmensas naves del espacio se posaron en las extensas y verdes llanuras de la Tierra, en espera de mejores consejos.
Miles de pequeñas islas vivientes se posaron en grupos en varios puntos de la Tierra. Sus Jefes Conductores eran cuatro y cada uno de ellos representaba la voluntad colectiva de las almas de las cuatro razas: la Blanca, la Negra, la Amarillas y la Roja.
Otras numerosísima naves espaciales se dirigieron a otros planetas del mismo sistema solar y estuvieron en perfecta conexión. En un cierto momento la espera se volvió fatal. Un tremendo temblor hizo vibrar toda la Tierra, provocando la completa destrucción de todos los medios y la muerte. Los supervivientes del espantoso cataclismo huyeron como alocados, mientras otros perecían miserablemente en el torbellino del fuego y de los elementos. Poquísimos medios lograron, a pesar de todo, elevarse para luego alejarse rápidamente hacia las profundidades abisales del espacio, llevando consigo la imagen terrible de la destrucción y de la muerte.

He aquí, en síntesis brevísima, el porqué y el cómo vuestros Antepasados permanecieron sobre la Tierra y cuáles han sido, en realidad, los movientes y las causas que obligaron a sufrir una forzada y trágica residencia.

P: ¿Cuál fue la inmediata suerte que tuvieron que afrontar los supervivientes?
R: La suerte fue terrible y llena de dolorosas vicisitudes, pero no por esto decididamente determinante para estrujar sus vitalidades y sus deseos de sobrevivir. Sufrieron una lenta metamorfosis en todos sus originarias característica bio-físicas-psíquicas y, a través del tiempo la materia edificó un plano dimensional de adaptación al ambiente con la formación de estructuras externas validas y suficientes para sustituir plenamente las funciones de los órganos originales.
Si lográis deteneros, con absoluta sinceridad orientativa, sobre todos los órganos exteriores que constituyen vuestro actual cuerpo físico, estamos segurísimos que lograréis comprender hasta el fondo y con absoluta y clara cognición de causa, la perfecta relación de operatividad y de entendimiento que existe con todos aquellos órganos que, originalmente eran externos, se volvieron, por indispensable tutela, internos. Esto no mutó de hecho ni ha mutado aún hoy los poderes directivos y sus instructoras capacidades originales.

Hace muchísimo tiempo, vuestros Antepasados poseían aún las capacidades de comunicarse a través de grandes distancias, a través del poder (un poder perceptivo extrasensorial) telepático.
Conservaron durante muchísimo tiempo las Profundas Cogniciones del Saber, aunque si la nueva dimensión lentamente los agredía de forma imparable.
Luego el tiempo delimitó definitivamente la nueva personalidad, ligada ahora ya a las causas y los efectos de una dimensión extremadamente diferente, para poder conservar todavía la totalidad de sus cualidades originales. Así advino el principio de la gran y dura experiencia de la materia, de aquella materia, que aún hoy encierra y encapsula en una estructura homogénea y fuerte, vuestra verdadera personalidad, la mejor que jamás existió sobre la Tierra.

P: ¿Cuáles fueron las causas que obligaron a nuestros Primeros Padres a no lograr más una rápida evolución en la nueva dimensión?
R: Los motivos fueron múltiples, pero la causa principal que les negó a ellos un rápido y constante progreso evolutivo, se imputaba a la inconstante estabilidad del Planeta. 
Los desastres se sucedieron a otros desastres de notable portada destructiva, llevando al estado primitivo los avances logrados con tanto estoico sacrificio. En los otros planeta la cosa fue muy diferente y la evolución, aunque ralentizada por otros eventos de diversa naturaleza dimensional, adaptación ambiental y consciente preparación al evento de la metamorfosis, y por lo tanto a la científica aceptación de la nueva estructura bio-física-psíquica, advino sin interrupción.

P: ¿Durante cuánto tiempo duraron las relaciones mentales entre los diferentes grupos sobre la superficie terrestre de entonces?
R: Las relaciones duraron durante muchísimo tiempo, hasta que un lento y progresivo adormecimiento de las capacidades perceptivas y comunicativas extrasensoriales, comenzó a manifestarse. La intervención violenta y continua de las fortísimas emociones, influyó enormemente en la instauración en ellos de un nuevo complejo psíquico, un régimen emotivo de pronunciadas cualidades brutales.

P: ¿Cuál fue la Raza que tuvo mayor capacidad inicial en el campo de las reminiscencia, inmediatamente después de haberse cumplido el proceso de la metamorfosis?
R: La Raza Amarilla primeramente y la Blanca después tuvieron un óptimo empuje inicial, ayudada por la menor absorción de emociones y por la  escasa irascibilidad de los elementos naturales. La Raza amarilla tuvo primeramente una vivaz reminiscencia de los Elementales Instintos Organizativos del Alma Colectiva, que caracterizan los Originarios Valores Atávicos.
Esto favoreció, suficientemente, el estado evolutivo de la nueva dimensión. La Roja luego y por último la Negra, debieron afrontar una fortísima resistencia debido a los elementos en continuo espectro apocalíptico que oprimía en sentido negativo sobre el frágil complejo psíquico apenas formado en la nueva dimensión.

P: ¿Cuál fue la Raza que primeramente concibió, en la nueva dimensión, la Forma Eterna y Creativa del Ente Supremo?
R: Ciertamente os podrá parecer absurdo creer que la Raza Roja fue la más sensible en esta particular actividad de Reminiscencia Espiritual, sin embargo es cierto, la Raza Roja representaba la Cepa Original más cercana y más consciente en aquel tiempo.
Sus Primero Padres, aquellos que por primera vez vieron la Luz de este vuestro Planeta, conocían ya la Naturaleza de esta Fuerza Creativa en todos los aspectos dimensionales, así como la conocemos hoy. Esta verdad fue transmitida por Fuerza Mental a los recién nacidos del Alma Colectiva de aquella Cepa y durante larguísimo tiempo, a los descendientes, los que tuvieron una clara y venerada Conciencia.

P: ¿Qué era para ellos lo que es Dios para nosotros?
D. Era el mismo Dios concebido en sus múltiples manifestaciones. Era ese Dios que compenetra toda cosa y que es el Alma Eterna de toda cosa. Ellos sabían muy bien que sin ÉL, ninguna cosa abría existido jamás en el tiempo y en el espacio. Para ellos, DIOS era la Causa Eterna de todas las manifestaciones, en todas las Dimensiones.
En vuestra dimensión ÉL es como un aparente y gran Globo de Fuego y de Luz. Todavía para vosotros no os ha sido concedido conocer Su Intima Naturaleza, pero los Ancestros vuestros Padres la conocían y durante muchísimo tiempo en ella adoraron la Potencia y la Justicia.
Este era su Dios, Aquel que aún hoy no ha cesado de amaros y de daros el pan y el vino.
Sin pregunta:
Nosotros conocíamos desde remotísimo tiempo que también sobre éste vuestro Planeta se verificó una radical metamorfosis de los seres trágicamente envueltos por los apocalípticos eventos del entonces jovencísimo Planeta, permitiéndoles la supervivencia.
Así os hablarían nuestros Antepasados, hermanos vuestros. De hecho, ellos sabían todo y no podían hacer nada a causa de su estado dimensional en radical mutación.
Luego, se verificaron las reminiscencia, gracias al tranquilo paréntesis del tiempo que transcurrió entre el adormecimiento por el efecto de la metamorfosis dimensional, y el comienzo del Despertar Psíquico en la nueva Dimensión.
Hace alrededor de cien mil años atrás, nuestros Padres, alcanzaron un alto nivel evolutivo, gracias a la serena y continua reminiscencia in todos los Campos del Saber Universal, decidieron realizar un primer y largo viaje espacial teniendo como meta diversos planetas del sistema solar, incluida la Tierra.
Ellos, como nosotros, tuvieron de sus primeros Padres la historia del gran pasado y estaban seguros que también sobre la Tierra algo había ocurrido también a sus hermanos trágicamente obligados a permanecer. Esto en verdad sucedió y somos felices de confirmaros de nuevo otra vez, que han sido precisamente nuestros primeros Padres los que comenzaron, con el Consentimiento Divino, una escrupulosa y atenta obra de observación, trabajando en hábitos de DIOSES o de Espíritus del Cielo, con el objeto de provocar en aquellas pobres e infelices criaturas, los necesarios estímulos idóneos para promover las mejores reminiscencias. Nosotros, conservamos en Solex y muy cuidadosamente todos los particulares de sus empresas que, aún hoy, nos confirman la dureza de sus tareas y de sus sacrificios. Nuestros Padres nos dijeron aún:
En aquel tiempo hallamos a nuestros similares extremadamente malogrados y embrutecidos en todos los sentidos. La continua e incesante sacudida de las apocalípticas  convulsiones del Planeta todavía en estado de asentamiento en su naturaleza cósmica, volvió imposible una rápida reanudación de la Conciencia en la nueva dimensión. Las sacudidas tremendas en la entonces joven psique y las continuas interrupciones en el curso progresivo hacia una meta evolutiva habían provocado algunas anomalías peligrosísimas.
Algunos, aún conservando, en parte, algunas características externas aún en estado latente, por causa de las continuas presiones psico-emotivas de naturaleza hemorrágicas, perdieron para siempre, por ocurrir la ruptura híbrida, el Poder de Reminiscencia (raza de los simios).
Habían  comprendido todo su trágico destino y debían antes de nada no hacer comprender el nuestro.
Así tuvo comienzo una gran y activa obra de asistencia en muchas ocasiones de manera extraña y dogmática, pero siempre eficaz y productiva.
Sabían que sus instintos no podían apagarse en breve tiempo y sabían además que debían forzar la coralina insensibilidad que se había formado en algunos órganos internos de particular importancia evolutiva.
Tenían la certeza que, con la Ayuda de la Fuerza Creativa del Padre Eterno, habríamos logrado a llevarles sobre la justa vía.


La salita de su habitación, en Valverde, un día estaba llena de atentos oyentes, entre los cuales un gran grupo de estudiantes universitarios. Estos, después de haber escuchado con profunda atención las palabras de superior conciencia, para ellos absolutamente impensables, le preguntaron:

“Señor Siragusa, ¿pero cómo podemos discernir el bien del mal, la verdad de la mentira?”.
“Por sus frutos los reconoceréis, dijo el Maestro de los Maestros Jesús. -respondió Siragusa- En verdad, un árbol bueno no puede dar frutos malos, y un árbol malo no puede dar frutos buenos. Si abrís las puertas de vuestra Conciencia a las Enseñanzas del Espíritu, será para vosotros sencillo separar el bien del mal, la luz de las tinieblas, la verdad de la mentira”.

Y mientras hablaba, era compenetrado por un énfasis tal, que un joven no supo contenerse de observar, poniéndole la pregunta que muchos, en cada reunión y en cada conferencia, le habría podido hacer:

“Maestro, ¿por qué cuando habla y explica, su voz parece alterarse, y sus gestos son impulsados por una energía ilimitada, y sus ojos parecen penetrar el Alma? ¿No podría hablar más simplemente de sus conocimientos?”.
“Yo no soy un maestro –contestó- uno solo es el Maestro, y es el Cristo, Aquel que yo amo por encima de todo concepto y del cual me siento discípulo. Y además... si os sorprende este modo mío de expresarme, creerlo, es la personalidad de mi Espíritu que se expresa, y que no puede mutar, porque de este modo puedo manifestar todo el ardor de la Verdad que deseo comunicaros, aunque a veces estoy obligado a revelar aquello que no todos pueden aún comprender”.
Las preguntas continuaban:

“¿El hombre, en definitiva, qué es?”.
“El hombre es a imagen y semejanza de Dios”...

“¿Qué significa? ¿Que también Dios es un hombre?”
“El hombre es la resultante de tres valores dimensionales, diferentes el uno del otro, pero no obstante juntos y operantes:

1.      El Espíritu (Inteligencia) – El hombre real, eterno, inmutable.

2.      Pneuma o Alma (Dinamismo vital mutable) Astral.

3.      Cuerpo material (Instrumento mutable coordinado por el dinamismo vital o psique, vinculado a la dimensión espacio/tiempo).

1: EL ESPÍRITU (Inteligencia Individual)  Emana de la Inteligencia o Espíritu Creativo del Cosmos. Éste, es Inmortal e Inmutable. Coordina, instruye, determina y produce el proceso operativo del Astral, Pneuma o Alma, con el cual está siempre en contacto inseparable durante el ciclo experimentativo y operativo en las dimensiones espacio/tiempo.

2: PNEUMA O ALMA (Dinamismo Astral Vital) emana de la Luz creada por el Espíritu Creativo del Cosmos (Macro-Ser). Éste es mutable e inmortal. Coordina e instruye las estructuraciones de los edificios físico-materiales y determina la vitalidad (Animismo) y los servicios necesarios para la Inteligencia (Espíritu), para el desarrollo de las actividades indispensable al devenir continuo del Cosmos y a su cosmo-economía o evolución del Macro-Ser.

3: CUERPO MATERIAL (Instrumento mutable) emana de la Luz Astral a la cual está estrechamente ligado y de la cual depende su dinamismo y su vitalidad. Éste muta solo cuando la Luz Astral se separa definitivamente por haber finalizado la experimentación del Espíritu.

Estas, en síntesis, son la obra y la colaboración de los tres aspectos mutables e inmutables, sin embargo siempre eternos, del manifestado y del creado.
La imagen del Hombre, en estos tres aspectos, es semejante al Ser Macrocósmico, compuestos por los Valores Operativos de las Siete Dimensiones y estructurado por 150 Billones de Universos.
Seres Macrocósmicos hay muchos. Os ha sido dicho: VOSOTROS, HIJOS DE LA TIERRA, SOIS ENZIMAS DE UNA DE SUS CÉLULAS MACROCÓSMICA. TODO ES MUTABLE Y ETERNO. EL ESPÍRITU ES ETERNO E INMUTABLE.

Por Querer de la Inteligencia Suprema.
Con Paz y Amor.

P: “Pero Darwin dice que el hombre proviene del simio”...
R: Es errada la Teoría Darwiniana. –Contesta Eugenio-.
El hombre no es la evolución de una especie animal, sino un ser de Origen Divino venido de los lejanos horizontes de nuestra Galaxia.
Esto es cuanto he sabido en un reciente coloquio mantenido con científicos históricos originarios de algunos planetas pertenecientes a la Constelación de “ Coma Berenice” que desde hace muchísimo tiempo se interesan activamente, con la fraterna colaboración de otros científicos también éstos pertenecientes a la Gran Confederación Interestelar de la cual forman parte algunos planetas de nuestros Sistema Solar, por los problemas psico-físicos-espirituales evolutivos de la raza humana viviente sobre la Tierra.
Esto os lo comunico, únicamente con la intención de estimular en aquellos que están en la búsqueda del Origen del Hombre, la posibilidad de entrever la Verdadera Realidad y de valorar la Real Obra Edificadora de estos evolucionados Hermanos que todavía una vez más nos invitan a desistir del intento de una nueva e irremediable recaída en el tétrico abismo de la destrucción total.

En síntesis os describo los puntos más sobresalientes de los discursos que revisten nuestros orígenes.

Me han dicho:

Todavía vuestra ciencia histórica perpetúa en la creencia y en el hacer creer la errada teoría Darwiniana que hace de vuestros y nuestros antepasados, un fruto de metamorfosis evolutivo de una especie animal desarrollada en este mundo.
¡Todo esto no corresponde a la Verdad!
Tal credo extendido por los estudios de vuestro planeta, además de ofender a la Inteligencia de nuestros Primeros Padres, colonizadores del Sistema Solar, pone en serio ridículo los mismos Orígenes del Padre Creativo que vosotros terrestres llamáis DIOS.
Estos Primeros Padres que edificaron también sobre este vuestro mundo las primeras comunidades de una Estirpe que, además de poseer capacidades anímicas excepcionales, poseían incluso una Gran parte de las Prerrogativas de la Crística Conciencia, no han nacido sobre la Tierra, ni son el fruto de una evolución animal como Darwin ha hecho creer con su equivocada teoría.
Éstos poseían la Maestría de las Fuerzas Cósmicas y el Universo fue y es todavía su Gran Casa, su Gran Reino, su Infinito Paraíso en la plena obediencia hacia Aquella infalible Divina Inteligencia que supera y compenetra Sus Inteligencias y todas las cosas creadas.
Ellos vinieron sobre la Tierra para instaurar una Sociedad Paradisíaca, para dar incluso a este mundo una cantidad de Almas dispuestas ha hacer de ella un Jardín de Amor Creativo, un Oasis de Paz y de Felicidad Eternas.
Esto habría ocurrido si la desobediencia de pocos no hubiera aplastado a muchos en la aceptación de un nuevo orden en oposición con las Leyes que habrían debido, incondicionadamente, poner en práctica y, en el pleno respeto, edificar la Vida.
Es verdad que vosotros lleváis todavía el peso de esta rebelión, pero es también cierto que en vuestra historia han ocurrido advenimientos que deberían de haber removido y daros las fuerzas necesarias para introduciros en el Orden de las Leyes del Creado y del Creador.
El último evento, el más clamoroso, el de Jesús Cristo, aún no lo habéis comprendido y habéis quedado terriblemente enredados en una red de falsas apariencias que todavía inmovilizan vuestras latentes originarias capacidades de emerger del letargo en el cual, por vuestra obstinada conciencia, permanecen sin aquellas necesarias fuerzas para poderlas desarrollar.
En verdad, vuestros Primeros Padres son también nuestros Grandes Padres y entre vosotros y nosotros hay, en el sentido más puro y verdadero, un Ligamen de Real Fraternidad.
La verdad es que estos Padres vinieron desde lejanas lindes de nuestra Galaxia y, aún no siendo así como hoy sois y somos, fueron los Semillas Originarias de la innumerable multiplicidad de Almas que pueblan miles de mundos de otros tantos miles de Sistemas Solares esparcidos en nuestro Universo.

La Vida Mineral, Vegetal y Animal, evoluciona a través de una Ley que está insertada en el Orden Evolutivo del Ser externo del hombre que, lo creáis o no, es la imagen viviente  y operante de Aquel que vosotros llamáis DIOS.
Tan pronto como esto suceda sabréis incluso que El Ser Sapiente es y permanecerá en el Tiempo de los Tiempos como el Espíritu Viviente de Aquel que nosotros llamamos Padre Creativo.
Diferentemente de Darwin nosotros afirmamos:
EL HOMBRE NO HA NACIDO SOBRE VUESTRO MUNDO NI HA NACIDO SOBRE NUESTROS MUNDOS.
El hombre es un Dios en DIOS y en ESTE y por ESTE vive en Espíritu y Materia.
El hombre en sus Orígenes vive en perfectísima Armonía en la Unidad Trigémina.
Su Conciencia puede descender en la libertad material-animal, pero en Él permanecen las Fuerzas para Ascender hacia aquella que es Crística para después alcanzar la que es Cósmica que es su Punto de Partida, su Verdadera Patria, el Ser-Dios en DIOS en la Obra Creativa de aquella Unidad que es EL TODO.
Estos ha sido siempre el hombre y, a diferencia de los demás tres aspectos de la Naturaleza Viviente del Padre Creativo, él es y permanece su verdadera imagen en una Obra que, a pesar de la arbitrariedad, permanece siempre como La Gran Obra de un Dios en DIOS.

P: ¿Entonces, existen dimensiones diferentes?
R: “Partiendo de las Cuatro Fuerzas Elementales que componen nuestro planeta y que son: el Fuego, el Aire, el Agua y la Tierra, llamados Zigos, de éstos surgen: En primer lugar la dimensión mineral con un psiquismo viviente de única energía de flujos y reflujos; por tanto la dimensión vegetal la cual, alimentándose de los cuatro elementos, posee más la psique vegetal con el crecimiento y el movimiento relativo; por ello la dimensión animal que está más animada, posee un Alma Colectiva para cada especie. El Alma es la suma de las experiencias que proponen una lenta evolución”.

P: ¿Entonces existen animales más inteligentes que otros?
R: En esta dimensión inferior no existe Inteligencia, sino que se puede decir que la psique que poseen es una inteligencia inconsciente que los lleva hacia la evolución de la especie. En ellos hay un aspecto de la Manifestación del Creado, mientras que para el Hombre-Instrumento hay una evolución individual porque es Gobernado y Compenetrado por la emanación de la Chispa Divina, o sea Hija de Dios, que es la Inteligencia.
Esta Inteligencia puede también identificarse con la Conciencia, que evolutivamente se Despierta cada vez más, pasando desde el porcentaje cero hasta el 100 por ciento que es la Conciencia del Padre, o sea DIOS.
Por ejemplo, la evolución del hombre terrestre es del 4% mientras que Los Seres Extraterrestres propuestos para nuestra educación, es del 30-40%.

P: ¿Y después de ellos qué dimensión hay?
R: “Son razonamientos de Alto Concepto que no es momento aún de revelar.
Jesús dijo: “Si no comprendéis las cosas sencillas ¿cómo puedo hablaros de las cosas celestiales?”.
De hecho solo el similar comprende al similar, y no podemos concebir la Armonía del Todo sin ser Conscientes del necesario Espíritu. Comprended por otro lado, queridos amigos, que estamos vivientes sobre este Planeta no por casualidad, sino en función del cómputo que nos ha sido asignado”.

P: ¿Entonces es solo cuestión de evolución?
R: “Ciertamente –contestaba Eugenio- pero Evolución significa...Cordura, Equilibrio Mental, Espiritual y capacidad de coordinar las instrumentalizaciones que producen un Orden y todo aquello concerniente a la Estabilidad en el Proceso Existencial.
Si faltan estos necesarios presupuestos, faltan los incentivos capaces para el logro de una existencia con dirección ascensional.
Poseer la Virtudes y habituarse a evidenciarlas y operarlas siempre; si éstas existen, no tendréis necesidad de Guías ni de estimulantes.
Evolucionar significa estar siempre cautivados por el de deseo de hacer siempre Bien y mejor.
Si faltan estos presupuestos uno se vuelve estático e incapaz de desarrollar iniciativas que sirven para mejorar, para coordinar cuanto necesita la evolución de la materia y del Espíritu”.

Por Adoniesis
E.S.


Correo Electrónico: orvalen@libero.it
trucos blogger